Ciutat Vella ante la nueva normalidad: los vecinos reclaman la recuperación de los espacios públicos para uso ciudadano

Una escena de la Plaça Redona, en València, sin turistas.

Zonas de València como el entorno de la Lonja y el Mercat Central o de la catedral que habitualmente están repletas de terrazas, mobiliario de las diferentes tiendas de souvenirs y franquicias e incluso de top manta, al calor de los miles de visitantes que pasean por sus calles, han quedado casi desiertas con motivo de la crisis del coronavirus.

Con el avance en la desescalada la actividad se ha ido recuperando poco a poco, pero está aún lejos de los niveles previos a la pandemia, por lo que los vecinos han recuperado para el uso ciudadano multitud de espacios hasta ahora casi intransitables de una forma tranquila.

Ante esta situación, la asociación de vecinos Amics del Carmen ha lanzado la campaña 'Ciutat Vella oberta y saludable' para reivindicar una mayor protección del espacio público para el uso y disfrute tanto de los residentes como de los visitantes a partir de la entrada en la nueva normalidad el próximo 22 de junio, tras la finalización del estado de alarma.

"Caminamos hacia una nueva normalidad que queremos afrontar con confianza y seguridad para todos. No se trata del aforo de los locales de ocio, se trata de hacer compatibles y saludables todos los usos del barrio: tomarse una copa, jugar, pasear, ir al colegio, comprar, vivir y relacionarse. Y todo ello manteniendo la distancia de seguridad y las normas sociales que la persistencia de la pandemia exigen", explica el presidente de la entidad, Lluís Mira.

El dirigente vecinal ñade que se trata de que todo el mundo, vecinos, comerciantes, hosteleros, trabajadores, visitantes y turistas estén tranquilos y confiados: "Es una responsabilidad que nos implica a todos, incluido el Ayuntamiento. Por este motivo Amics del Carme lanza una encuesta especialmente a los vecinos pero también a los que trabajan o la disfrutan con objeto de recabar sus propuestas para construir la nueva normalidad".

Así, la asociación plantea algunas propuestas que pide completar y valorar, entre ellas, dar prioridad al viandante frente a otras formas de movilidad, lo que requiere un control efectivo del tránsito rodado, instalando de una vez las cámaras de control de vehículos.

En segundo lugar, garantizar un ancho de paso peatonal no inferior a 3 metros en todas las calles de manera que las personas puedan desplazarse por ellas seguras y sin obstáculos.

También proponen mantener limpios y en condiciones los jardines y plazas, preservándolos como espacios de encuentro y de juego y monitorizar los flujos de acceso de personas a Ciutat Vella con el fin de prevenir concentraciones excesivas de personas que impliquen riesgos para la salud.

Por último, piden asegurar la transparencia y la corresponsabilidad de la Junta de Distrito en el cumplimiento de las medidas necesarias para garantizar la seguridad y la tranquilidad de todos.

"Estas medidas se matizarán y complementarán con las que se aporten en la encuesta que Amics del Carme comienza a distribuir a partir de este martes", afirma Mira.

La campaña de recogida de opiniones, concluirá con una merienda-asamblea el día 30 de junio, a las 19.00 horas de la tarde en el Parterre.

"La nueva normalidad no es solo responsabilidad individual. La tenemos que construir entre todos en el espacio que compartimos y en el que interactuamos en el barrio. Y es responsabilidad del Ayuntamiento velar porque Ciutat Vella sea un lugar confiable, abierto y saludable", asegura el presidente de la entidad.

Por su parte, la presidenta de la Federación vecinal de València, María José Broseta, asegura que la nueva normalidad, no será tan nueva si no se construye desde los barrios: "Hay un debate candente sobre el uso del espacio público para la vecindad y los viandantes. Los barrios, las calles, plazas y jardines deben ser espacios abiertos y saludables y animamos aquellas asociaciones que quieran compartir esta iniciativa a nivel de su distrito a contactar con la Federación para llevar a cabo el proyecto".

Los comerciantes piden que se cumplan las normas

Al respecto, desde la Asociación de Comerciantes del Centro Histórico de València han comentado que no creen que sea necesaria una legislación más restrictiva en cuanto a ocupación del espacio público de cara a la nueva normalidad, sino más bien que se cumpla la legislación existente, así como las distancias de seguridad y se sancione al que no cumpla con los permisos que tiene concedidos, así como a los vendedores ilegales que ocupan amplias zonas peatonales.

La entidad se ha mostrado muy preocupada de cara al futuro: "La gente del área metropolitana no está viniendo al centro porque ven complicado el tema de la accesibilidad y los clientes que trabajan en oficinas están teletrabajando; a eso se añade las obras que se van a iniciar en la plaza de la Reina o plaza del Mercado, que son siempre complicadas para el comercio de alredor; nos tememos que lo peor de la crisis va a llegar entre octubre y noviembre".

Etiquetas
Publicado el
16 de junio de 2020 - 22:18 h

Descubre nuestras apps

stats