La portada de mañana
Acceder
Los países más vulnerables al coronavirus están en América Latina y Europa del Este
Los seguros privados de salud se hacen fuertes en Madrid
Opinión – Contra la ignorancia, siempre, por Antón Losada

La custodia del territorio, cuando las organizaciones ecologistas gestionan espacios naturales

El marjal de Almenara.

La custodia del territorio es una herramienta que utilizan las entidades ecologistas para la conservación de los espacios naturales cuyo objetivo es establecer conversaciones entre propietarios, administraciones y usuarios de estos lugares para lograr una gestión conjunta que apueste por su conservación y desarrollo sostenible.

Acció Ecologista-Agró es una de las organizaciones que se han acogido a esta figura de gestión conservacionista en espacios como la Casa Penya, en el marjal de Almenara; el Tancat de la Pipa en l'Albufera; La Costera en Puçol; el marjal de Rafalafell i Vistabella; o L'Ombria de Benirrama. Los ecologistas consideran que no se puede proteger el medio ambiente "al margen de las personas. De la relación entre propietarios y usuarios nace la necesidad de llegar a acuerdos".

Se trata de una herramienta más para la conservación de espacios naturales, una figura para el desarrollo de proyectos de biodiversidad financiados gracias a entidades públicas y privadas que trabajan por medio de voluntariado. Con ello se consigue "crear un clima de acercamiento de la sociedad al territorio", que es algo que ya estaba haciendo Agró "pero sin papeles".

Para el desarrollo de la custodia del territorio se establecen acuerdos formales con pequeños propietarios y empresas locales, empresas grandes, administraciones (ayuntamientos, conselleria, Confederación Hidrográfica del Júcar...), así como otro tipo de acuerdos con cazadores, pescadores, ganaderos, excursionistas, ciclistas... "No se puede hacer custodia si no se llega a acuerdos y no se negocia con todos estos actores", explican desde la organización ecologista.

Algunos proyectos

En l'Albufera, donde existe una dispersión del terreno en pequeños propietarios, sobreexplotación y multitud de usos e intereses económicos dispares, Acció Ecologista dispone de un acuerdo de custodia con la Confederación Hidrográfica del Júcar en el Tancat de la Pipa en el que desarrolla un proyecto de restauración ecológica (filtros verdes) para su uso público en educación ambiental, voluntariado, difusión y sensibilización. Colabora con la Confederación, la Conselleria de Medio Ambiente, SEO-Bird Life y la Universitat de València.

En el marjal d'Almenara colabora con la conselleria, el Ayuntamiento de Sagunto, Prodoca, Inferco y algunos propietarios privados en proyectos de conservación de la biodiversidad (reserva de fauna, punto de anfibios, censos y seguimiento de especies prioritarias), educación ambiental y voluntariado y puesta en valor de puntos estratégicos por medio de restauración y participación ciudadana.

En L'Ombria de Benirrama (La Vall de Gallinera), Acció Ecologista-Agró trabaja en la conservación y mejora de la biodiversidad vegetal. En concreto, gracias a las ayudas de la Convocatoria Medioambiental Fundació Bancaixa y Bankia, ha desarrollado trabajos de desbroce selectivos y de restauración de márgenes de piedra seca, tanto en las tres parcelas adquiridas desde 2019 por la entidad ecologista como en otras dos propiedad del Ayuntamiento de esta localidad de la Marina Alta.

Etiquetas
Publicado el
29 de marzo de 2021 - 07:27 h

Descubre nuestras apps

stats