Los partidos del Pacto del Botánico acuerdan incorporar la Agencia Valenciana de la Energía en los Presupuestos

Los grupos que conforman el Pacto del Botánico han acordado impulsar en el próximo año la Agencia Valenciana de la Energía, una entidad para producir y comercializar electricidad procedente de fuentes renovables. Tras varias semanas de desacuerdo por las reticencias del PSPV sobre la formula jurídica, los socialistas han pactado con Compromís y Unides Podem constituir la entidad de derecho público a través de una enmienda a la ley de Acompañamiento a los Presupuestos.

La agencia, que estará adscrita a la Conselleria de Economía, pretende ser el motor público de la transición energética, con capacidad de impulsar proyectos y negociar con ayuntamientos las instalaciones de renovables, en aras de descentralizar y democratizar el sistema energético. El acuerdo, alcanzado este jueves en comisión parlamentaria, calma algo el tono entre los socios de Gobierno, que mantienen un fuerte conflicto en el Consell sobre el modelo de tramitación de las plantas fotovoltaicas.

El ente público tiene como objetivo conseguir la autosuficiencia energética y la descarbonización de la economía valenciana, fomentando el uso de energías renovables, de las instalaciones de autoconsumo y de la eficiencia energética. Entre sus funciones está la de producción y comercialización de energía, pero también la de ejecutar “las medidas necesarias” para conseguir los objetivos en materia de energías renovables, ahorro y eficiencia energética. También podrá “introducir las medidas y acciones necesarias para el desarrollo e implantación de las fuentes de energía renovables, el autoconsumo energético y las comunidades energéticas”.

A la agencia le corresponderán las políticas de eficiencia energética, ahorro y lucha contra la pobreza energética, repartidas en distintos departamentos del Gobierno valenciano. Con este diseño, asume el impulso de políticas dispersas, las competencias de energía que actualmente tiene el Ivace, pero no las autorizaciones de las plantas de renovables. La presidencia de la agencia será para la Conselleria de Economía Sostenible, competente en política energética, y la vicepresidencia para el titular de Transición Ecológica. La agencia tendrá un consejo rector que no podrá estar integrado ni por diputados, dirigentes de partidos ni profesionales en activo en puestos de dirección en el sector energético.

Los grupos que conforman el Pacto del Botánico han acordado impulsar en el próximo año la Agencia Valenciana de la Energía, una entidad para producir y comercializar electricidad procedente de fuentes renovables. Tras varias semanas de desacuerdo por las reticencias del PSPV sobre la formula jurídica, los socialistas han pactado con Compromís y Unides Podem constituir la entidad de derecho público a través de una enmienda a la ley de Acompañamiento a los Presupuestos.

La agencia, que estará adscrita a la Conselleria de Economía, pretende ser el motor público de la transición energética, con capacidad de impulsar proyectos y negociar con ayuntamientos las instalaciones de renovables, en aras de descentralizar y democratizar el sistema energético. El acuerdo, alcanzado este jueves en comisión parlamentaria, calma algo el tono entre los socios de Gobierno, que mantienen un fuerte conflicto en el Consell sobre el modelo de tramitación de las plantas fotovoltaicas.

El ente público tiene como objetivo conseguir la autosuficiencia energética y la descarbonización de la economía valenciana, fomentando el uso de energías renovables, de las instalaciones de autoconsumo y de la eficiencia energética. Entre sus funciones está la de producción y comercialización de energía, pero también la de ejecutar “las medidas necesarias” para conseguir los objetivos en materia de energías renovables, ahorro y eficiencia energética. También podrá “introducir las medidas y acciones necesarias para el desarrollo e implantación de las fuentes de energía renovables, el autoconsumo energético y las comunidades energéticas”.

A la agencia le corresponderán las políticas de eficiencia energética, ahorro y lucha contra la pobreza energética, repartidas en distintos departamentos del Gobierno valenciano. Con este diseño, asume el impulso de políticas dispersas, las competencias de energía que actualmente tiene el Ivace, pero no las autorizaciones de las plantas de renovables. La presidencia de la agencia será para la Conselleria de Economía Sostenible, competente en política energética, y la vicepresidencia para el titular de Transición Ecológica. La agencia tendrá un consejo rector que no podrá estar integrado ni por diputados, dirigentes de partidos ni profesionales en activo en puestos de dirección en el sector energético.

Los grupos que conforman el Pacto del Botánico han acordado impulsar en el próximo año la Agencia Valenciana de la Energía, una entidad para producir y comercializar electricidad procedente de fuentes renovables. Tras varias semanas de desacuerdo por las reticencias del PSPV sobre la formula jurídica, los socialistas han pactado con Compromís y Unides Podem constituir la entidad de derecho público a través de una enmienda a la ley de Acompañamiento a los Presupuestos.

La agencia, que estará adscrita a la Conselleria de Economía, pretende ser el motor público de la transición energética, con capacidad de impulsar proyectos y negociar con ayuntamientos las instalaciones de renovables, en aras de descentralizar y democratizar el sistema energético. El acuerdo, alcanzado este jueves en comisión parlamentaria, calma algo el tono entre los socios de Gobierno, que mantienen un fuerte conflicto en el Consell sobre el modelo de tramitación de las plantas fotovoltaicas.