Pilar Lima: "Si hubiéramos realizado un confinamiento total tendríamos menos colapso sanitario"

Pilar Lima, portavoz de Unides Podem, en un acto del partido.

Pilar Lima (Valencia, 1977) es la coordinadora de Podemos en la Comunitat Valenciana y, desde la pasada semana, la primera portavoz parlamentaria sorda de las Corts Valencianes y del Estado Español. Lima ya fue la primera senadora con discapacidad auditiva en la pasada legislatura y ha acompañado a Pablo Iglesias en sus proyectos electorales desde la fundación de Podemos, siendo parte de sus listas en las primarias y sus órganos directivos.

Trabajadora social de formación, fue elegida máxima responsable de la rama valenciana del partido en una votación muy ajustada -ganó por 38 votos respecto a la siguiente candidata, Naiara Davó- y con un proyecto en el que no se integraron los miembros del grupo parlamentario. El pasado enero, la formación acordó por amplia mayoría cesar a Davó como portavoz Parlamentaria y que Lima coordinara los trabajos del grupo en su lugar, una decisión que ha llevado a algunos consejeros a recurrir al comité de garantías. La portavoz atiende a elDiario.es al finalizar su primera semana como nueva responsable de la formación en las Corts Valencianes en una conversación telemática y destaca sus prioridades para el curso político.

¿Cómo ha sido esta primera semana como portavoz?

Todavía estoy asimilándolo, haciéndome con las funciones nuevas. Asumo el cargo con mucha responsabilidad, seriedad y espero estar a la altura de lo que Unides Podem espera de mí.

Este jueves tendrán la primera sesión de control al Consell y la pregunta al president de la Generalitat. ¿Cómo la están preparando?

No puedo contar mucho, pero irá en relación con la pandemia, con que haga el menor daño posible. Es muestra de la gran preocupación que nos invade y seguimos velando por que se cumplan los acuerdos del Botànic.

Lleva como diputada casi dos años. ¿Que las Corts Valencianes no estuvieran adaptadas para las intérpretes en lengua de signos le ha supuesto muchos problemas para trabajar?

Evidentemente, el problema no soy yo, es que nuestro entorno tiene muchísimas barreras. Es una lucha añadida que me acompaña al hacer mi trabajo. Hacer funciones de representación política significa también pelear por la accesibilidad de todos los colectivos. Agradezco el trabajo de las Corts para facilitarme el trabajo.

¿La Cámara le concederá más tiempo para intervenir, no?

Por mí, ojalá que me dieran todo el tiempo posible. Se pidió, también por el PSPV, un poco más de tiempo. Lógicamente también tenemos la opción de ampliarlo como se hace en otros ámbitos como un examen de oposiciones; hablamos de una interpretación de lengua visual a lengua auditiva que requiere un tiempo y las Corts lo tienen en cuenta.

¿Cuáles son las líneas que quiere impulsar en el grupo parlamentario como síndica?

Conjuntamente con los partidos que componen la coalición, con coordinación y cohesión, nuestra prioridad es continuar con la gestión de la pandemia. Ayer recibimos una buena noticia que es la ampliación del Plan Resistir con 18 millones de euros, que viene ligado con el escudo social botánico, porque las restricciones están siendo muy duras y las consecuencias para la hostelería, para el sector del ocio, del turismo y las pequeñas y medianas empresas son muy graves y tenemos que paliarlas. Si hablamos de sanidad pública, como segundo punto de nuestras prioridades, ponemos el foco en la desprivatización y la reversión a lo público, mejorar las condiciones laborales de los trabajadores de la sanidad pública. Otra línea fundamental van a ser los fondos europeos, no queremos una gestión opaca, queremos velar por que se destinen a paliar la crisis y salir de ella, con mucho cuidado a la gente y sin dejar a nadie atrás. Además, tenemos pendiente de aprobar la Agencia Valenciana de Energía como paso previo a un organismo capaz de crear nuestra propia energía renovable.

Creemos que es fundamental un cambio de modelo productivo; ya hemos visto que cuando vienen mal dadas se desestabiliza nuestra economía, tenemos una economía muy tercializada, dependemos muchísimo del turismo de masas, lo cual al principio no nos ha permitido producir nuestras propias mascarillas; hemos visto unos déficits muy importantes, debemos apostar por un modelo diferente. Y para nosotras es muy importante la línea de vivienda. Estamos viendo a los compañeros a nivel estatal cómo están peleando la ley de la vivienda. Lamentablemente el PSOE la ha paralizado por centrarse en intereses electorales, en las elecciones catalanas; no es tolerable que las familias y los jóvenes queden atrás por intereses electorales, lo fundamental es que todo el mundo tenga acceso a una vivienda digna. En la Comunitat Valenciana, con Unides Podem estamos a la vanguardia en la gestión y adquisición de vivienda pública, somos un referente para el resto de España con el decreto que regula el derecho de tanteo y retracto. Hay que atreverse a regular el precio del alquiler, la vivienda es lo último que nos queda en un confinamiento, es la barrera contra el virus.

Algunas de las prioridades que comenta son cuestiones que, si no dependen directamente de Presidencia de la Generalitat (como el Turismo y los fondos europeos), este departamento tiene bastante influencia en ellas, como en Sanidad. ¿Les preocupa esta concentración en el Palau de la Generalitat sobre la gestión de la crisis y la recuperación? ¿Tiene demasiado peso Ximo Puig en la toma de decisiones?

Bueno, es el Gobierno del Botánico y está formado por tres espacios políticos que hemos firmado un acuerdo y nosotras nos lo creemos muchísimo. Es la base para que se cumplan los acuerdos y nosotras seguiremos reforzando al Gobierno en su gestión con el objetivo de cumplir los acuerdos.

Lo decía porque el otro socio del Gobierno, Compromís, manifestó en varias ocasiones sus quejas, expresando que no se estaba escuchando a los socios en la toma de decisiones. En la última reunión, el vicepresidente segundo y representante de Unides Podem en el Consell, Rubén Martínez Dalmau, no expresó con demasiada contundencia su posición sobre las restricciones, pero ustedes al día siguiente lanzaron un comunicado pidiendo prácticamente un confinamiento estricto, con el cierre de colegios y medidas más severas. ¿Hay una descoordinación entre el partido y el Consell? ¿Les gustaría tener más peso en la toma de decisiones?

No, no podemos hablar de descoordinación. Nuestra apuesta es trabajar los tres espacios en los que tenemos un papel diferente pero con cohesión. Además, los distintos papeles son importantes siempre que estén trabajados con coordinación. Los cargos públicos representan las posiciones de sus partidos y nosotras decidimos comunicar nuestra preocupación, asesoradas por los datos de nuestros expertos. Lamentablemente, si hubiéramos realizado un confinamiento total tendríamos menos colapso sanitario o los datos serían diferentes; la sanidad ahora mismo se encuentra en una situación de desborde. Nosotras tenemos lealtad absoluta a las decisiones que el gobierno tomó, con restricciones muy duras. Esa gestión debe ir acompañada de un escudo social fuerte y esto lo aplaudimos, las ayudas actuales superan a las del año pasado. Este Gobierno tiene voluntad de cuidar a estos sectores y de paliar las consecuencias de las restricciones; nuestra apuesta y nuestro reto es salvar vidas.

¿Les preocupa que en las manifestaciones de hosteleros y sector turístico aparezcan miembros de la extrema derecha?

La extrema derecha se combate con medidas como las del Plan Resistir, con un escudo social botánico, con gestión de gobierno para que nadie se quede atrás.

En el último Consejo Ciudadano, en la ponencia que hizo, se mostró muy dura con Ciudadanos y las negociaciones de Presupuestos, pero hay leyes como la reforma de la ley electoral para las que van a necesitar contar con ellos. ¿Cómo va a ser la relación con la oposición? ¿Creen que Ciudadanos puede ser un aliado en el Botánico?

La ley electoral está a la vanguardia y es referente a nivel estatal y a nivel democrático, es la ley más feminista en términos de paridad, y en representación con la bajada del listón al 3%. Esta ley merece todos los apoyos del Parlamento, no vemos motivos para votarla en contra. La pandemia no paraliza los temas pendientes y los derechos democráticos fundamentales deben continuar.

¿Que Ciudadanos se acerque al Botánico les preocupa o les agrada?

Su ideología puramente neoliberal debe quedar atrás. Esta crisis ha demostrado que las políticas de las derechas no ayudan, las privatizaciones no pueden imperar nunca más, esto nos debilita como sociedad. Es una cuestión de coherencia: las políticas de derechas son absolutamente incompatibles con las luchas que llevamos a cabo y la prioridad de la vida, la derecha prioriza la economía. Si Cantó está tan preocupado por llegar a acuerdos con el PSPV que nos deje gobernar y deje de aprovechar la pandemia para atacar.

En ese mismo Consejo Ciudadano, en el que se votó el cese de Naiara Davó y el cambio de portavoz, dijo que había que “deconstruir prácticas nocivas de antaño”. ¿A qué se refería?

Soy pulcramente respetuosa con la organicidad y con que las deliberaciones se debaten en los órganos de los partidos; creo que eso es lo mejor para el proyecto.

¿Por qué la dirección que usted encabeza decidió que había que hacer un cambio en la portavocía? ¿Había algo que no funcionaba con la anterior portavoz?

Como decía, esas deliberaciones y esos debates ocurren dentro del partido y de la dirección de coalición. Se tomaron las decisiones para el mejor funcionamiento del grupo parlamentario. Buscamos más cohesión, más coherencia y más coordinación con los partidos que componen la coalición, siempre con una mirada colectiva.

Pero la otra parte que se presentó a las primarias les reprocha un incumplimiento de programa, ese separar las tres patas del partido, sin hablar de personas, sino de espacios, que es algo que le sucedió a Antonio Estañ, que terminó ocupando dos cargos cuando manifestó lo contrario.

En ningún momento se habló de ocupar cargos. La Asamblea vota una dirección política, una coordinación de espacios y un proyecto. Hablamos de las tres patas, gobierno, grupo y partido, como tres espacios que se arropan entre sí, coordinados, pero por encima de nombres y apellidos. Cualquier interpretación personalista de esto vulnera los principios democráticos de las organizaciones.

¿Les preocupa que esta tensión haya crecido tanto hasta el punto de que una parte del partido haya impugnado la decisión y que parte del grupo parlamentario se negara a apoyar a la primera la decisión del partido?¿Les preocupa que genere división en el grupo parlamentario?

Esta ha sido una decisión por mayoría del consejo ciudadano, una decisión democrática que se ha deliberado y debatido en los órganos correspondientes. Lo que nos preocupa es la pandemia y no podemos parar ni un minuto. El grupo parlamentario está muy centrado en lo que toca. Otra cosa que quiero decir es que no me habrá visto en dos semanas hablar de lo que no toca cuando no toca.

Volviendo a la pandemia. Los expertos que se reúnen con Ximo Puig han comenzado a hablar de una tendencia positiva, remarcando que no se pueden relajar las restricciones, pero parece que la presión asistencial va a amainar. ¿Qué pasos creen que hay que dar? ¿Son optimistas?

Sería más optimista si nos hubieran escuchado hace 25 días cuando pedimos un confinamiento. Quizá tendríamos unos datos diferentes a los que hay ahora. Sí compartimos que salvar la Semana Santa no puede ser una prioridad, debemos salvar vidas. El virus se está llevando a muchos compatriotas y esto depende de fortalecer la sanidad pública, de un cambio de modelo productivo, de mejorar las condiciones laborales de nuestros sanitarios, de quién nos cuida, del sector de la limpieza, que también forma parte del personal de primera línea.

Etiquetas
Publicado el
7 de febrero de 2021 - 01:55 h

Descubre nuestras apps

stats