Entrevista a la portavoz de Ciudadanos en las Corts Valencianes

Ruth Merino: "No creo que Ximo Puig y Vicent Soler sean todo lo reivindicativos que tienen que ser en la reforma del sistema de financiación"

Ruth Merino, portavoz de Ciudadanos en las Corts Valencianes, en el edificio de trabajo de los grupos parlamentarios.

Ruth Merino se afilió a Ciudadanos en 2015, atraída por la propuesta política de un espacio de centro liberal. Técnica de Hacienda en la Administración Pública, entró en el Parlamento Valenciano en 2019 como mano derecha de Toni Cantó, que la nombró portavoz adjunta, con responsabilidades en la dirección del grupo parlamentario. La abrupta marcha de Cantó al Partido Popular provocó una crisis en el grupo parlamentario que se resolvió con la designación de Merino como nueva portavoz. De talante más moderado y dialogante que su antecesor, la diputada responde a las preguntas de elDiario.es sobre el futuro de la formación y los pactos en las Corts Valencianes.

¿Cómo ha ido este primer mes como síndica?

Hará esta semana un mes. Aterrizando, pero bastante acoplada.

¿Ha cambiado mucho la dinámica?

Bastante. No en número de horas, porque pasaba mucho tiempo aquí, pero es un trabajo diferente. Antes tenía más visitas, reuniones con colectivos, mucho trabajo de despacho, preparando iniciativas, cubriendo a Toni [Cantó] cuando no estaba y ahora se ha dejado más el trabajo de la mesa y es mucho más amplio, hay muchas atenciones a los medios, visitas a empresas, a municipios por la Comunitat Valenciana.

¿Qué líneas se plantea para la dirección del grupo parlamentario?

Fue de las primeras cosas que pensé. De forma interna, hay algunos cambios como la redistribución de comisiones entre los diputados y la línea es trabajar juntos por el proyecto. Nos reafirmamos en la meta que tenemos todos: hacer un buen trabajo de oposición y ser propositivos y constructivos. En el aspecto más político queremos seguir estando en el centro liberal, tendiendo la mano a la oposición, siendo constructivos y siendo firmes frente a los nacionalismos y haciendo política útil, que es para lo que Ciudadanos está aquí.

¿Tras la marcha de algunos fundadores, de los fontaneros del partido y de varios cambios de línea ideológica, qué es Ciudadanos ahora?

Ciudadanos nació para hacer frente al nacionalismo y en eso sigue estando al pie del cañón, no hemos dejado esa batalla. Nació siendo un partido que al estar en el centro podía pactar con izquierda y derecha y eso lo seguimos haciendo y se ve en los gobiernos autonómicos y municipales. La política útil pensando en los ciudadanos, en las familias, en los autónomos, la que de verdad importa a las personas con independencia de que haya habido salidas o entradas sigue presente. La esencia de Ciudadanos sigue siendo la misma.

Los que se han marchado critican que el partido ha cambiado.

Nosotros seguimos en esa oposición firme como cuando empezamos. El partido sigue estando en el centro, como ha estado siempre.

¿No quería arrancar preguntándole por su antecesor, pero cómo ha sido la marcha de Toni Cantó?

El día que dejó el escaño nos impactó. Pero a los pocos días, vino, se despidió y asumimos su marcha, más allá de sus razones. Pasamos página. Este proyecto sigue y Ciudadanos sigue en su labor de oposición, que es para lo que los ciudadanos nos pusieron aquí. Vamos a seguir lo que queda de legislatura con más fuerza todavía.

Las salidas como la de Cantó para irse al PP, el cambio de ideario cuando aún estaba Albert Rivera -la renuncia a la socialdemocracia-, la moción de censura en Murcia y la respuesta de parte del partido, compartir gobiernos con el apoyo de Vox y en otros lugares con el PSOE... ¿Pueden haber mareado al votante o generado cierto descontento?

Es probable que la comunicación haya fallado en algún momento, además lo ha reconocido la dirección del partido, concretamente en el caso de Murcia. Pero hay que explicar bien por qué los gobiernos en distintos sitios son con un partido y con otro y la razón es porque nosotros no miramos con quién pactamos, más allá de que no creo que pactemos nada concreto con un partido independentista o secesionista, con partidos radicales, pero pactamos medidas, presupuestos, no pensando en las siglas sino en la medida concreta. Nos hace falta saber comunicarlo bien a la gente, pero creo que es lo que la gente quiere, que acordemos medidas concretas.

Volviendo a las Corts Valencianes. ¿A nivel de oposición, qué idea tienen para diferenciarse del PP? ¿O pactarán medidas en bloque para hacer oposición?

No hemos pensado si pactar medidas en bloque o no, no nos vamos a negar a hablar con el PP, como hemos hecho en otras ocasiones. La estrategia es centrarnos en sanidad, en economía, proponiendo cosas al Botánico, intentando participar para mejorar las cosas en la Comunitat Valenciana y también criticando lo que consideramos que hacen mal. Estamos tan por la labor de tender la mano y ser críticos con el Gobierno como de hacer oposición.

Es un cambio de línea respecto a lo que fue el anterior síndic, con una oposición muy dura, aunque en otoño intentó pactar los Presupuestos. En lo que resta de legislatura hay dos grandes temas para los que los partidos del Pacte del Botànic necesitan su apoyo: la reforma de la ley electoral y la reforma de la ley de À Punt.

Bueno, no es tanto cambio, hace unos meses estábamos negociando los presupuestos. Ojalá nos dejen volver a plantear medidas para el próximo año, como en cualquier otra ley. Hace poco negociamos la reforma de la ley del Síndic de Greuges. Sobre À Punt, nuestro compañero Fernando Llopis está en ello, atendiendo a las aportaciones de los expertos, con criterio y sentido común. Sobre la ley electoral, lo mismo: no nos vamos a negar en redondo, como harían partidos extremistas, sino que vamos a intnentar mejorar cualquier cosa.

Llevaban en su programa la reforma de la ley electoral. ¿Van a apoyar la propuesta que ha planteado el Pacto del Botánico?

El Botánico ha presentado una propuesta idéntica a la que presentaron ya y nuestra postura era que , como no aceptaban nuestras propuestas, no íbamos a apoyarla. Veremos cuando se negocien las enmiendas si nos dejan mejorar algunos aspectos.

¿Qué aspectos?

La proporcionalidad, que los votos valgan lo mismo en cualquier parte. Es insignia de Ciudadanos; pensamos que el voto tiene que valer lo mismo independientemente de donde viva el ciudadano. También hay otras cosas que se pueden negociar, pero es algo que tendremos que ver cuando se pongan sobre la mesa y nuestra diputada Mamen Peris se siente a negociarlas.

Hay quién considera que ustedes están más dispuestos a votar la reforma por la bajada del listón al 3% para entrar en el Parlamento valenciano.

No depende en exclusiva de la bajada del listón electoral. Nunca nos hemos negado a bajarlo, pero queremos que esta ley sea consistente y buena para los valencianos e intentaremos mejorarla. No estamos pensando exclusivamente en la bajada del listón.

¿La proporcionalidad es una línea roja?

No sé decirlo de forma tan radical. En todas las negociaciones hay cesiones que hacer, hay que ver cómo se plantea esa reforma. Si no aceptan nada, sí podría ser una línea roja, pero hay que ver las negociaciones.

¿Les preocupan las elecciones en Madrid?

Nos preocupa como cualquier proceso electoral. Algunas encuestas nos dan datos muy malos, otras nos dan datos mejores. Confiamos en que nuestro candidato es muy bueno y confiamos en que la gente sepa valorar nuestro trabajo en las consejerías y la necesidad de que un partido de centro siga existiendo para no tener que depender de extremos a la hora de gobernar. Los resultados no serán malos.

Hablábamos de la negociación de los presupuestos, que en la votación se quedaron en un casi -Ciudadanos se abstuvo en los presupuestos y rechazó la ley de medidas fiscales-. ¿Si usted hubiera sido la portavoz en ese momento, qué habría votado?

A la ley de acompañamiento lo tengo bastante claro; en los impuestos sí soy más radical. El Botánico no quiso aceptar nuestra reforma, que era mucho mejor que la suya y, por tanto, pusimos la línea roja; hubiera votado lo mismo. Y en los presupuestos creo que la abstención estuvo bien. Pedíamos muchas cosas, las negociamos, algunas se admitieron y nos explicaron por qué. Creo que la abstención fue una buena decisión.

¿Cuál es la situación a nivel orgánico? ¿Tienen pensado un coordinador autonómico?

No tenemos novedades. Sabemos que están en ello [desde la dirección y el comité autonómico] y que sonaron varios nombres. Se habló de María Muñoz y de Fernando Giner y creo que cualquier compañero puede hacer un buen trabajo.

María Muñoz defendió la semana pasada su posición en el Congreso sobre la reforma del sistema de financiación. Usted, también como técnico de Hacienda ¿Cómo cree que debería desarrollarse la reforma? ¿Qué votarían si se trasladara la propuesta de Compromís, que es la misma que la de la Generalitat Valenciana y el informe de expertos?

Estuvimos en contacto con ella esas semanas y la enmienda que presentó era mucho más completa y beneficiosa para los valencianos. Al final Compromís cedió ante el PSOE y Podemos para volver a prorrogar la puesta en marcha del sistema, aunque hace muchos meses que se dio un plazo. Esto es una patada para adelante y nadie se pone de verdad a llevar esta reforma. No costaría tanto porque existen informes de expertos a nivel nacional y autonómico, que pedimos que se atiendan los dos, por la singularidad de la Comunitat Valenciana. Al final quedó en una propuesta descafeinada que da un nuevo plazo, no hacía referencia al informe de nivelación ni al informe de expertos.

Usted conoce las carencias de la administración en materia de financiación ¿Es sostenible el sistema actual? ¿Confía en que el Gobierno presente este año la base del nuevo sistema?

Hace tiempo que no es sostenible. Tenemos una media de deuda de 10.000 euros por habitante, es una barbaridad y hace mucho tiempo que estamos sobreendeudados y con déficits desbocados. No confío porque llevan muchos años dando largas porque les interesa más hacer otras cosas y no piensan en la situación de los valencianos y de los servicios fundamentales, que se prestan a costa de déficit. Tampoco creo que el presidente Puig ni el conseller Vicent Soler sean todo lo reivindicativos que tienen que ser.

¿Aunque no depende de usted, Ciudadanos apoyaría la reforma que plantea la Comunitat Valenciana?

Ojalá tengan mucho en cuenta la reforma que plantean los expertos valencianos, pero es algo que se tiene que ver con todas las comunidades autónomas. Lo que hay que conseguir con esta reforma es que todos los españoles, independientemente de dónde vivan, tengan el mismo acceso a los servicios públicos fundamentales con la financiación que sea necesario para ello. Es un tema complejo y no se puede negociar de forma bilateral. Hay comunidades muy perjudicadas y hay que buscar el equilibrio.

Etiquetas
Publicado el
24 de abril de 2021 - 22:50 h

Descubre nuestras apps

stats