La Universitat de València y la Fe analizan la exposición al SARS-CoV-2 en menores asintomáticos para preparar la vuelta al cole

Doctor José V. Castell.

Un estudio clínico epidemiológico observacional puesto en marcha por la Unidad Mixta Universitat de Valencia (UV)-La Fe de Hepatología Experimental analizará, a lo largo de las próximas semanas, el grado de exposición al virus SARS-CoV-2 de menores asintomáticos para preparar el regreso presencial a las aulas.

Los menores, de entre 3 y 14 años, participarán voluntariamente en un estudio de cohortes estratificado por edades que inician la escolarización obligatoria (3-4 años, 5-6 años y 11-12 años), con el objetivo de "conocer y abordar con base científica el regreso presencial a las aulas el próximo curso académico 2020-2021", según ha informado la institución académica en un comunicado.

La investigación ha sido promovida por el doctor José V. Castell, catedrático de Bioquímica y Biología Molecular de la Facultad de Medicina de la UV y director de la Unidad Mixta, y aprobada por el Comité Ético de Investigación Biomédica del Hospital La Fe.

El estudio cuenta con la colaboración del Equipo de Pediatría y enfermería del Centro de Salud Campanar de Valencia, Departamento la Fe, para el reclutamiento de sujetos y recogida de datos y muestras biológicas, en colaboración con el Instituto de Investigación Sanitaria del Hospital La Fe (IIS La Fe), que cuenta con autorización del Instituto de Salud Carlos III para llevar a cabo estudios de detección de la Covid-19, y la empresa de biotecnología Biotech BIONOS, para las determinaciones analíticas.

Para ello, se aprovecharán las visitas previstas para las revisiones de los niños/as dentro del Programa del Niño Sano, que se lleva a cabo para la emisión del certificado escolar al inicio de cada etapa educativa y la vacunación sistemática. La participación en el estudio es voluntaria y requiere el consentimiento informado de las familias. También pueden participar los hermanos convivientes de los menroes que toman parte. La información para ser incluidos en el estudio los posibles participantes está centralizada a través del correo covidschoolkids@gmail.com.

En el estudio se abordan dos circunstancias singulares: la de niños que pudieron verse expuestos al coronavirus en las etapas previas al confinamiento, algunos de ellos con síntomas compatibles con un proceso viral y/o gripal pero que no fueron correctamente identificados los patógenos causantes del proceso y la de aquellos menores que han convivido durante el confinamiento, en su entorno familiar, con padres/convivientes positivos para SARS-cov2, no han desarrollado clínica de la enfermedad y se desconoce cuál es su situación frente a la Covid-19.

"Queremos conocer cuál ha sido el grado de exposición, inadvertida o no, al Covid por la población infantil; su eventual respuesta frente al virus, si existen portadores asintomáticos y si la población infantil constituye realmente un reservorio del virus, como se ha afirmado", ha señalado el profesor Castell.

Primer centro en realizarlo

El proyecto ha despertado un notable interés en el equipo de pediatría y enfermería del Centro de Salud Campanar que se convertirá en el primero en llevar a cabo un estudio de esta naturaleza.

"La respuesta que estamos recibiendo por parte de las familias está siendo muy positiva", ha indicado la pediatra Marta Castell, co-IP del estudio clínico. "Hemos organizado un sistema informatizado online de recogida de datos de los niños/as y los progenitores que se muestran muy colaboradores y están participando de manera muy activa en la cumplimentación de datos clínicos", ha añadido Carmen Toledo, pediatra del Centro y miembro del equipo investigador.

El doctor Castell ha apuntado que el confinamiento estricto ha sido la estrategia preventiva que, por el momento, se ha mostrado más eficaz. "Gracias a esta medida se ha conseguido disminuir los contagios y ahora, poco a poco, comienzan a relajarse las medidas. Esto da lugar a un escenario complejo, con muchas incertidumbres, especialmente en los niños/as, de cara a la progresiva vuelta al colegio en septiembre de 2020", ha recalcado.

Con vistas a esa inminente vuelta a la escuela y al colegio, el estudio pretende saber el estado de los niños en relación a la Covid y si, como consecuencia de ello, "ha habido una respuesta inmunológica contra el virus", detalla el especialista.

Recogida de datos

La investigación consiste en una recogida sistemática de datos mediante la cumplimentación de un cuestionario epidemiológico online y la toma de dos tipos de muestras biológicas en los niños (muestra orofaríngea y de sangre). Con ellas, se examinará una eventual presencia asintomática de virus en la nasofaringe, y la existencia de una respuesta inmunitaria contra el virus.

Para ello van a utilizarse dos procedimientos paralelos de detección de material genético del virus por PCR de alta sensibilidad, detectando individualmente varios genes del virus y el título de anticuerpos IgM e IgG específicos.

El resultado del estudio pondrá en evidencia, en una población bien definida y representativa de un departamento de Salud, si los menores se han visto expuestos al virus, si hay menores portadores asintomáticos (tienen el virus, pero no síntomas de la enfermedad), y si pudo haber una eventual exposición previa (episodios virales en enero-febrero de etiología no definida) que se haya traducido en un respuesta inmunológica del menor.

En el caso de que algún indicador resultase positivo, se estudiará asimismo el entorno familiar y las personas con que hubiera podido tener contacto el menor durante el confinamiento (padres, hermanos y cuidadores habituales).

En el caso de detectar anticuerpos contra el virus, se realizará un seguimiento en los 3-6 meses posteriores para conocer la persistencia del nivel de anticuerpos en sangre, ha precisado Anaís González, coordinadora de Enfermería del CS Campanar, que también participa en el proyecto.

Los pediatras que forman parte del estudio señalan, que todo ello posiblemente ayudará a adoptar unas medidas de actuación y de seguimiento de cara a la vuelta a las aulas y las clases presenciales. Todo ello contribuirá a diseñar unas medidas "más personalizadas" de prevención y de seguimiento para la actividad lectiva presencial en los meses venideros. El material biológico sobrante del estudio será conservado en el Biobanco del IIS-La Fe para futuros estudios.

Etiquetas
Publicado el
30 de junio de 2020 - 16:49 h

Descubre nuestras apps

stats