Ribó y el representante de Compromís por la Generalitat votarán contra la ampliación en el consejo del Puerto de València

El alcalde de València, Joan Ribó, con las plataformas vecinales y ecologistas.

El alcalde de València, Joan Ribó, se ha reunido este miércoles con las principales plataformas ciudadanas y ecologistas, así como con las asociaciones de vecinos de los barrios de la fachada marítima, con el objetivo de fijar un frente común contra la polémica ampliación norte del Puerto de València tal y como está planteada, es decir, con una declaración de impacto ambiental (DIA) del año 2007 basada en una normativa de 1986 y que no ampara las importantes modificaciones que se han implementado en el proyecto original.

En concreto, Ribó ha constado las objeciones a la infraestructura de entidades como la Comissió Ciutat-Port, la Federació d'Associacions Veïnals de València, Litoral per al Poble, Acció Ecologista-Agró, Ecologistes en Acció, Per l'Horta, Fridays for Future, asi como de las asociaciones de vecinos de Natzaret, La Unió-La Punta, El Grau, El Cabanyal, Castellar-Oliveral, Pinedo y Amics de la Malva.

Antes del encuentro, el primer edil ha anunciado que tanto él como el representante de Compromís en el consejo de administración de la Autoridad Portuaria de Valencia (APV) por parte de la Generalitat Valenciana, Iván Castañón, votarán en contra de la adjudicación de la concesión de la nueva terminal de contenedores a la compañía TIL, filial de MSC, en la reunión en la que este punto se someta a votación, salvo que finalmente se apueste por tramitar una nueva DIA, algo que ya ha descartado el presidente del Puerto, Aurelio Martínez.

"Pediré que se haga una nueva DIA porque creo que hay una serie de riesgos; por ejemplo, no sabemos de dónde vendrá los 1,37 millones de toneladas de material de relleno procedentes de recursos naturales que no están contemplados en los informes; otro tema importante es el impacto paisajístico que tendrán las grúas en las playas del Cabanyal y la Malva-rosa; pero por encima de todo hay un problema de movilidad", ha comentado Ribó.

El alcade ha destacado que para él este "es el problema más importante" por lo que implicará la llegada de varios millones más de contenedores y todo lo que supondrá en cuanto a tráfico de vehículos pesados en València y el área metropolitana: "Lo que no permitirá este alcalde nunca es que esto suponga un aumento de movimiento de vehículos por la ciudad y no puede suponer la ejecución de un acceso norte que ya está en los estudios iniciales. Este es un tema que, si no afecta a València directamente, sí que afecta al área metropolitana".

Sobre la afección a las playas del Parque Natural de l'Albufera, Ribó ha comentado que mantuvo horas antes una reunión con la directora general de la Costa y el Mar del Ministerio para la Transición Ecológica, Ana María Oñoro, a quien trasladó su preocupación tras tener conocimiento de los resultados de la segunda parte de un estudio de la Universidad Politécnica de València (UPV), según el cual, el frente dunar de esas playas solo recupera de forma natural un 16% de los 168.000 metros cúbicos de arena perdidos entre los años 2015 y 2020.

El informe 'Estudio sobre de los cambios del frente dunar y las playas del sur como consecuencia del temporal Gloria. Actualización de las líneas de costa', coordinado por el doctor Josep Pardo Pascual, concluye que en el periodo analizado las playas del sur de la ciudad de València sufren “una gran pérdida de volumen de arena y un potente retroceso de las dunas de primera línea” propiciada "por los últimos temporales y el efecto barrera del puerto, que afecta a la no estabilidad de las playas y del parque natural de la Albufera”, según el el vicealcalde y concejal de Ecología Urbana, Sergi Campillo, quien también ha participado en el encuentro, junto al edil de Playas, Giuseppe Grezzi.

Según las conclusiones, solo en este periodo se han perdido 427.498 metros cúbicos de arena en todo este frente marino, de los que 168.744 mertros cúbicos corresponden a las dunas, provocando un retroceso en muchos sectores de El Saler y una fuerte bajada a la cota de la playa, por lo que la capacidad de defensa de la playa ha bajado sustancialmente.

El informe se pregunta dónde ha ido a parar “toda la arena que fue arrastrada durante estos temporales” y concluye que “si bien no hay una respuesta definitiva, debemos suponer que ha ido a depositarse en profundidades en que no llega a ser removilizada y, por lo tanto, no se facilita la recuperación del perfil de playa anterior”.

En este sentido, el estudio asegura que “los procesos de regeneración natural solo consiguen recuperar de forma muy parcial la morfología previa y, por este motivo, el volumen de arena disponible ha sufrido una disminución y todo el sistema ha dado un paso más hacia una mayor fragilidad”.

En concreto, “el volumen devuelto al sistema playa-duna no alcanza el 23% del material perdido en la fase erosiva. Así, en la playa se ha recuperado un 27,8% del volumen de arena perdida entre octubre de 2015 y marzo de 2020 y en el frente dunar se ha devuelto solo el 16% entre octubre de 2015 y marzo de 2020”.

El informe concluye que “resulta evidente que esta secuencia de grandes temporales, y muy especialmente el de enero de 2020, marcan un hito en un proceso de disminución progresiva de la arena disponible en las playas del término municipal”.

Todas las playas de la ciudad han sufrido en los últimos cinco años una pérdida de anchura, a excepción de la playa de Pinedo (en la zona entre espigones) y la playa de la Garrofera. La pérdida es especialmente notable en el Muntanyar de Pujol, que ha perdido 5,02 metros de ancho en cinco años, la Gola del Perellonet (-7’21m) y la playa de la Punta (-7’11 m).

Campillo ha insistido en la necesidad “de acelerar al máximo el proyecto de regeneración de las playas del sur, que está presupuestado en 28 millones de euros y que forman parte del parque natural de la Albufera”. En palabras del edil, “es urgente que el Gobierno central intervenga”.

Las entidades vecinales piden que se desmonten los diques de abrigo

La presidenta de la Federació d'Associacions Veïnals de València, María José Broseta, ha criticado antes de la reunión con Ribó "la dejación de funciones que ha hecho el Gobierno central en el tema de la ampliación, al ceder al Puerto de València la responsabilidad de decidir si debe realizar una nueva declaración de impacto ambiental (DIA)" y ha insistido en que "por las afecciones que va a tener la infraestructura en las playas, en los barrios del Marítim y en la movilidad vamos a movilizarnos con todas las entidades para que no sea posible llevarla adelante".

En la misma línea, la portavoz de la Comissió Ciutat-Port, Amparo Puchades, ha considerado que no son tiempos para estos grandes proyectos: "Yo soy del sur y los que vivimos allí podemos comprobar día a día los costes que nos han traído todas las decisiones que se han tomado tan negativas como la ZAL o la ampliación sur, y de una vez por todos exigimos anteponer el valor territorial en beneficio de todos".

En este sentido, tras el encuentro, la plataforma vecinal y ecologista ha exigido a Joan Ribó un posicionamiento irreversible y contundente contra la ampliación del puerto de València que pase para pedir al presidente de la Generalitat, Ximo Puig y al ministro de Transportes José Luis Ábalos desistir del proyecto y proceder a desmontar el dique norte, un propuesta que también apoya la Federació d'Associacions Veïnals y partidos como Compromís y Podem.

Desde Fridays for Future, Miguel Ángel Mauser ha recordado que la Generalitat Valenciana declaró la Emergencia Climática y que con esta ampliación del Puerto no se está cumpliendo, ya que la infraestructura "es incompatible con el modelo de ciudad que queremos y necesitamos".

Etiquetas
Publicado el
21 de abril de 2021 - 22:14 h

Descubre nuestras apps