València acomete un estudio sobre contaminación acústica en Russafa con la instalación de 19 sonómetros

Sonómetro instalado en la calle de Puerto Rico, entre las calles de Sueca y Cádiz.

El Ayuntamiento de València ha iniciado un estudio sonométrico en el barrio de Russafa una vez realizadas las pruebas técnicas oportunas para verificar el correcto funcionamiento de las cuatro estaciones de medición incluidas en la primera fase de este estudio.

El estudio, derivado del cumplimiento de una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana, contempla el análisis de datos en 19 puntos en los que se han instalado sonómetros, cuatro de los cuales ya estaban en funcionamiento dentro de la mencionada primera fase del estudio.

Estos trabajos se inician después de la adquisición del instrumental necesario para realizar el estudio sonométrico, así como de los trabajos previos para planificar y elaborar el estudio atendiendo los criterios de planificación y gestión en materia de contaminación acústica en la normativa vigente.

Más allá de esta primera fase, el estudio contempla una malla de puntos de medición, repartiéndolos por todo el barrio para no perder validez en las conclusiones que se puedan extraer. Así, existen 16 puntos de medición en esa malla a los que se sumarán otros tres en lugares de especial significación acústica.

Con todo, la asociación vecinal Russafa Descansa criticó este miércoles que la gran mayoría de los 19 puntos elegidos por la Concejalía de Calidad Acústica, que dirige Giuseppe Grezzi, para el estudio acústico ordenado judicialmente no son representativos de las numerosas actividades recreativas, espectáculos o establecimientos públicos de Russafa y de la afluencia de gente y vehículos asociados a ellas en este barrio en el que, recordaron, existen 360 establecimientos hosteleros y más de 260 locales con terrazas.

La entidad lamentó que no se va a medir el ruido en ninguno de los chaflanes de la calle de Sueca ni de la calle de Cádiz, los más saturados de Russafa, pero sí en tres chaflanes de la calle del Doctor Sumsi: “En la Gran Via de Germanies, que cuenta con una discoteca, un discopub y dos locales musicales más, no se ha ubicado deliberadamente ningún punto de medición, pero sí hasta cinco puntos en el eje de las calles de Centelles y Matías Perelló. De los 19 puntos de medición, solo tres puntos de los escogidos pueden considerarse técnicamente representativos”, un aspecto por el que reclamaron la dimisión de Grezzi y amenazaron con volver a los tribunales.

Sin embargo, fuentes de Calidad Acústica explicaron que el estudio sonométrico que se está llevando a cabo está elaborado a partir de un planteamiento técnico y corresponde a un mallado de distribución técnica estadística aleatorio, pero ordenado, sin ninguna intencionalidad: “Su objeto es tener mediciones representativas del barrio en su conjunto, tal y como está definido en la ordenanza (incluyendo cualquier actividad que incida en el nivel sonoro de la zona, desde las numerosas actividades recreativas, espectáculos o establecimientos públicos, a la actividad de las personas que lo transitan, el ruido de tráfico, etc), no fuentes individuales concretas”.

De hecho, aseguraron que “si como indica esta entidad se colocaran expresamente delante de los locales y terrazas, esa planificación sí supondría una planificación de antemano a sensu contrario tendente a la obtención de un resultado concreto, algo que en ningún caso pueden autorizar los técnicos municipales y, por descontado, nunca va a ordenarse desde la concejalía”.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats