Cinco cámaras de fotos por menos de 500 euros para tus viajes de verano

Cinco cámaras por menos de 500 para tus viajes de verano

El verano ya está aquí y, por tanto, las vacaciones están a la vuelta de la esquina. Puede que, después de más de un año donde la movilidad ha estado limitada, tengamos más ganas que nunca de retratar esos momentos con nuestras cámaras de fotos.

Cinco cámaras a buen precio para sacar fotos bestiales

Cinco cámaras a buen precio para sacar fotos bestiales

Lo más normal, en este tipo de casos, es acudir a una cámara compacta ya que son pequeñas y es fácil conseguir una por un presupuesto ajustado –como explicamos en nuestra guía para escoger cámara–. También hay algunas mirrorless "de entrada" que no superan los 500 euros, más pensadas para quienes quieren darle un poco más a la fotografía.

En ConsumoClaro, te recomendamos cinco cámaras que, por hasta 500 euros, podrían convertirse en tu mejor compañera durante el viaje o terminar de encandilarte en el mundo de la fotografía.

Sony Cyber-Shot DSC-HX90

Comenzamos esta lista con la DSX-HX90 de Sony, una cámara compacta de 300 euros que destaca tanto por su calidad, como por su tamaño. Cuenta con un zoom óptico 30x y conexión tanto WiFi como NFC, por lo que es realmente fácil pasar las fotografías al móvil.

Además, dispone de un sistema de estabilización de imagen a partir de 5 ejes y análisis de fotograma, junto a un visor electrónico OLED que se retrae. La pantalla, por su parte, no es táctil, pero sí se puede girar 180 grados para, por ejemplo, sacarse selfies.

Lo más llamativo, como dijimos antes, es su tamaño: unas dimensiones de 10,2 x 5,8 centímetros con un peso de 245 gramos. Para hacerlo más visual: cabe en prácticamente cualquier bolsillo.

Esto la convierte, junto con su precio, en la mejor opción para quienes buscan, sobre todo, una cámara pequeña para llevar siempre encima. Ya sea durante un viaje o porque la fotografía callejera sea una de nuestras pasiones. 

Canon PowerShot SX730 HS

En cualquier recomendación debe estar Canon, y la SX730 HS es una de las grandes opciones en lo que a cámaras compactas se refiere. Por 360 euros o menos, estamos hablando de un equipo muy completo y versátil.

Cuenta con un zoom óptico de 40x, una pantalla abatible y un sistema de autoenfoque de 9 puntos; todo esto se traduce en una cámara que, en viajes, no nos dará ningún problema para fotografiar grandes escenarios o detalles. El mayor contra es que no dispara en formato RAW, lo que puede molestar a los más expertos.

A pesar de ello, otra de sus grandes ventajas es que, en lo que a conectividad se refiere, está muy bien surtida: WiFi, NFC, USB y micro-HDMI. Respecto al tamaño, es algo más grande que la Sony (11,01 x 6,38 centímetros) y un poco más pesada, superando los 300 gramos.

Panasonix Lumix DMC-FZ300

Cuando hablamos de llevarnos una cámara potente encima para un viaje, las compactas pueden quedarse un poco cortas. Por eso, en un paso intermedio entre estas y réflex/mirrorless, encontramos las cámaras bridge. Por alrededor de 430 euros, la Lumix FZ300 es una opción que aúna sencillez y potencia.

Se trata de una cámara que graba en 4K y que cuenta con un sensor MOS de 12,1 megapíxeles, además de un objetivo (NO intercambiable) de 25-600 mm. Esto la convierte en una cámara para detalles (u objetos a largas distancias) perfecta, sin renunciar a la calidad –como pasa en algunas compactas, que a partir de cierto rango de zoom es digital–.

Aunque es considerablemente más grande y más pesada (son más de 600 gramos), no se hace incómoda. Al ser de objetivo fijo, ganamos espacio y peso, ya que no necesitaremos llevar varias lentes como con las mirrorless.

Sony a6000

Y las mirrorless entran en juego con la Sony a6000. Por 500 euros –430 euros sin objetivo–, esta cámara sin espejo es perfecta para quienes quieren un cuerpo potente, con objetivos  intercambiables, y buscan dar más rienda suelta o "profesionalizar" un poco su equipo.

La a6000 es una cámara muy pequeña, de 12 x 6,7 centímetros y 285 gramos de peso, que sirve como introducción al mundillo de los cuerpos de lentes intercambiables. El pack de serie incluye un objetivo 16-50 mm que, para viajes y para primerizos, rinde realmente bien. Aunque si nos gusta sacar detalles u objetos lejanos, no nos servirá.

Respecto a la cámara, cuenta con un sensor APS-C y un sistema de autoenfoque con 179 puntos, lo que facilita mucho su uso. Además, tiene conexión WiFi y NFC, junto con un sistema de control remoto desde el móvil.

Por tanto, la Sony a6000 es la mejor opción para quienes quieren iniciarse en la fotografía o buscan un cuerpo mucho más versátil que las compactas.

GoPro Hero8 Black

Ahora bien, si lo que estamos buscando es una cámara para grabar nuestras aventuras durante las vacaciones, entonces la mejor opción es una GoPro. Por 330 euros, la Hero8 es, seguramente, la mejor cámara deportiva calidad/precio.

Se trata de un cuerpo muy pequeño que graba en 4K a 60 fotogramas por segundo –o 2K a 120 fps o 1080p a 240 fps–, pero que también cuenta con un modo de fotografía con HDR y resultados en formato RAW. Además de conexión NFC para pasarse los vídeos e imágenes al móvil.

Entre las características más llamativas de este modelo está el control por voz, disponible en 14 idiomas, que permite utilizar la cámara sin necesidad de cogerla –por ejemplo, si la colocamos en la frente–. Aunque es un modelo muy concreto, en comparación a los anteriores, hay que tenerlo en cuenta si estamos interesados en, en vez de sacar fotografías, montar nuestros propios vídeos.

síguenos en Instagram

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines

Etiquetas
Publicado el
6 de junio de 2021 - 22:07 h

Descubre nuestras apps

stats