Las nominaciones a los Goya apuntan a un duelo entre ‘Alcarràs’ y ‘As bestas’

'As Bestas'

Javier Zurro


13

Dos miradas al campo desde dos sitios completamente diferentes, As Bestas y Alcarràs, se han convertido en las dos grandes favoritas de los premios Goya que entregará la Academia de Cine el próximo 11 de febrero en una ceremonia que tendrá lugar en Sevilla. Dos películas parece que fueran dos caras de la misma moneda, o una el reverso tenebroso de la otra. Una desde el thriller seco, con tintes de western, personajes envenenados y la masculinidad como fondo. La segunda desde lo colectivo, hablando de lo político desde lo íntimo, mostrando las consecuencias de los cambios en la forma de vida. As bestas la dirige un hombre, Rodrigo Sorogoyen; Alcarràs una mujer, Carla Simón. 

‘As bestas’, un 'thriller' rural de cocción lenta con el que Sorogoyen entrega su mejor película

‘As bestas’, un 'thriller' rural de cocción lenta con el que Sorogoyen entrega su mejor película

Los Goya apuntan a un duelo entre ambas películas, el duelo que se lleva barruntando desde hace meses, cuando Simón ganó un histórico Oso de Oro en Berlín; y Sorogoyen fue elegido para Cannes en su sección Cannes Premiere y la crítica se rindió al brío del realizador. Ambas logran ser candidatas en los premios más importantes y arrasar en los técnicos. As bestas ha acabado la jornada de lectura de nominaciones como la que opta a más premios, exactamente a 17. Por su parte Alcarràs consigue 11. El filme de Simon no es el segundo que tiene más menciones, sino que ese honor corresponde a Modelo 77, de Alberto Rodríguez, que alcanza las 16. Sin embargo, parece que pocos dudan que el duelo será entre las dos primeras, sobre todo al ver que Alcarràs incluso cuela tres actores en las categorías interpretativas

No hay que descontar del todo todavía a Cinco Lobitos, la gran sorpresa del año y un fenómeno del boca a boca. La película de Alauda Ruiz de Azúa consigue otras once nominaciones y ha robado el corazón de todos, por lo que podría suponer una tercera vía en las votaciones. Ruiz de Azúa consigue estar nominada a Mejor película con su ópera prima, pero es que además logra también menciones en guion y dirección novel donde es, claramente, la favorita. El quinteto de nominadas a Mejor película lo conforman: Alcarràs, As bestas, Modelo 77, Cinco Lobitos y La maternal.

La película de Pilar Palomero ha logrado esa quinta plaza que tan cara estaba este año, el gran año del cine español como todos lo han definido. El filme sobre la maternidad adolescente solo consigue tres menciones, pero las tres importantes: Película, dirección y actriz de reparto para Ángela Cervantes. El quintero de directores nominados son: Carla Simón, por Alcarràs; Rodrigo Sorogoyen, por As bestas; Alberto Rodríguez, por Modelo 77; Pilar Palomero, por La maternal y la sorpresa de Carlos Vermut, que con Mantícora se ha colado entre los finalistas por encima de nombres como Isaki Lacuesta o Albert Serra.

Las mujeres vuelven a demostrar su dominio en la categoría de dirección novel, donde de las cinco nominadas hay tres directoras: la gran favorita, Alauda Ruiz de Azúa, por Cinco Lobitos, se enfrentará a Carlota Pereda, por Cerdita; Elena López Riera, por El agua, Mikel Gurrea, por Suro y Juan Diego Botto, por En los márgenes. El debut de Botto en la dirección con un duro drama sobre los desahucios consigue cinco nominaciones: Dirección novel, Actor protagonista (Luis Tosar), Actriz de reparto (Penélope Cruz), Actor revelación (Christian Checa) y canción original.

En las categorías interpretativas esta edición la tónica dominante han sido los 'dobletes', con varias películas acaparando dos nominaciones en varias categorías. Miguel Herrán y Javier Gutiérrez optan al de Mejor actor protagonista por Modelo 77; sus rivales son Nacho Sánchez, por Mantícora; Luis Tosar, por En los márgenes; y Denis Menochet, por As bestas. La película de Sorogoyen hace su doblete en actor de reparto, donde Diego Anido y Luis Zahera pelearán por el cabezón al que también optan dos actores de Modelo 77, Jesús Carroza y Fernando Tejero. Esto puede provocar una división de votos que favorezca a Ramón Barea, por Cinco Lobitos.

Más dobletes, el de Alcarràs en actor revelación. Jordi Pujol y Albert Bosch; padre e hijo en la película de Carla Simón, optan a un premio que también pelearán Christian Checa, por En los márgenes; Mikel Bustamante, por Cinco Lobitos y Telmo Irureta, por La consagración de la primavera. Alcarràs también consigue que Anna Otin esté nominada como mejor interpretación revelación; un galardón que tendrá difícil ante el fenómeno de Laura Galán en Cerdita, que tiene seis nominaciones. Completan el quinteto Luna Pamiés, por El agua; Valeria Sorolla, por La consagración de la primavera y Zoe Stein, por Mantícora.

La Academia ha vuelto a demostrar su enamoramiento con Penélope Cruz, que logra una nueva nominación por En los márgenes como interpretación de reparto aunque la película no logra el doblete que podría haber tenido si se hubieran acordado de Adelfa Calvo. Frente a Cruz están Marie Colomb, por As bestas; Carmen Machi, por Cerdita, Ángela Cervantes, por La maternal y la favorita, Susi Sánchez, por Cinco Lobitos.

La película de Alauda Ruiz de Azúa consigue que se nominen a todos sus intérpretes, también a Laia Costa, que suena a favorita por su conmovedor trabajo. Sus rivales son Marina Fois, por As bestas; Anna Castillo, por Girasoles Silvestres; Vicky Luengo, sorpresa en el quinteto por Suro, y Bárbara Lennie, que opta por Los renglones torcidos de dios, uno de los grandes éxitos del año que además es una de las más nominadas en los apartados técnicos. Logra en total seis candidaturas. La otra película que logra las nominaciones técnicas es Irati, cuyo estreno se ha retrasado a 2023 pero que rasca cinco menciones.

Unas nominaciones contra “las inercias patriarcales”

Las nominaciones a los Goya mostraron, de nuevo, un cambio generacional en los productores, pero sobre todo en quiénes cuentan las historias. En un año tan complicado y reñido ha llegado la ansiada paridad. De las diez candidatas nominadas a dirección y dirección novel, cinco son mujeres. Pilar Palomero y Carla Simón están en la categoría 'reina'; mientras que Elena López Riera, Carlota Pereda y Alauda Ruiz de Azúa son mayoría entre los debutantes. Unos números que para la directora de Cinco lobitos muestra que “las cosas están cambiando en las fotos generales”, pero que todavía considera pronto para ver si el cambio es definitivo y “se rompen las inercias patriarcales para ver si se instala de forma orgánica”.

Ruiz de Azúa fue una de las primeras en aparecer delante de la prensa. Estaba pletórica, emocionada y cogió el micrófono para decirlo casi antes de que llegaran las preguntas. “Si no lo digo exploto, estamos súper felices, somos muy afortunados”, lanzó delante de las productoras de la película y de Mikel Bustamante, una de las nominaciones que más ilusión hizo al equipo. Cinco lobitos ha sido uno de los fenómenos de boca a boca del año, y su creadora cree, a posteriori, que ha sido por “una combinación de dos cosas”. “Tratar el tema de la familia alejado de clichés y apostando por las contradicciones, con una narrativa atada a lo cotidiano sin inscribirse en las fórmulas, com un envoltorio sencillo pero que ha llegado mucho”, ha valorado.

Para los supersticiosos su productora, Marisa Fernández Armenteros, ha dejado un gancho. Cinco Lobitos tiene 11 nominaciones. Su puesta de largo fue el 11 de febrero en el Festival de Berlín del año pasado... ¿cuándo se celebran los Goya? El 11 de febrero de 2023. “Es nuestro número”, dijo de una película que puede dar la campanada a las dos favoritas.

La más deseada, porque se encontraba en Los Ángeles promocionado la película, era Carla Simón. La directora lleva un año girando por todo el mundo con su película, y para celebrar sus 11 candidaturas no dudó en entrar de forma virtual. Lo hizo desde el baño del hotel donde se encontraba. Eran las 3 de la mañana en EEUU y no veía a la gente, pero aun así quiso cumplir y entrar para agradecer su botín en el que ha destacado la presencia de tres de sus intérpretes: Anna Otin, Jordi Pujol y Albert Bosch. Unas nominaciones que a Simón le dan “una satisfacción increíble” y que cree que son algo bonito porque “son de mucha gente, desde el equipo de casting, que estuvo un año trabajando para encontrarlos hasta el resto de actores, porque sin ellos no hubieran estado tan bien”.

Otra de las mujeres nominadas, Elena López Riera, confesaba que “no daba un duro” por su película. El agua es una apuesta más radical, autoral y diferente, pero la Academia sí que se ha acordado de ella en las categorías de Mejor dirección novel y Mejor interpretación revelación (Luna Pamiés). La noticia la pilló “en pijama”, y cree que estas candidaturas muestran un cambio. Primero por la gran presencia de mujeres, y segundo por la “diversidad de miradas que muestran un nivel de madurez de nuestro cine desconocido”. Ha subrayado cómo se ayuda esa generación de nuevas directoras.

Antes de entrar conocía por primera vez a Alauda Ruiz de Azúa, sin embargo llevan meses escribiéndose mensajes, dándose ánimos y compartiendo premios. Carla Simón daba la enhorabuena a López Riera desde su zoom porque no le había dado tiempo a escribirla. Una sensación que para la directora de El agua muestra el espíritu “de colaboración, alegría y poca competición”. “Es real, lo estoy sintiendo, parece que nos hemos inventado ahora lo de la sororidad, pero yo lo percibo. Algo está pasando y es evidente”, añadió.

El más nominado, Rodrigo Sorogoyen, apareció escudado por todos sus productores. Aseguraba que no se esperaban tantas, y que las de actriz revelación y el doblete de reparto habían sido muy celebradas. “No nos esperábamos tantas ni de broma, estamos muy sorprendidos e hipercontentos”, apuntaba y volvía a marcar el gran año del cine español y cómo le alegraban nominaciones como la de Vicky Luengo por Suro o la de Mantícora. De su gran rival, Alcarràs, decía solo una palabra: “peliculón”.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats