Noticia de agencia

Noticia servida automáticamente por la Agencia EFE

Esta información es un teletipo de la Agencia EFE y se publica en nuestra web de manera automática como parte del servicio que nos ofrece esta agencia de noticias. No ha sido editado ni titulado por un periodista de eldiario.es.

“Lírica en los muros”, un siglo de zarzuela a través de sus carteles

Imagen cedida por el Museo de Cultura.

EFE

0

El Museo Cerralbo de Madrid revisa la historia de la zarzuela a través de sus carteles, desde los escuetos avisos más antiguos, solo formado por texto, hasta las coloridas estampas que anunciaban como si fueran estrellas de cine a divas del género como Celia Gámez.

La exposición “Lírica en los muros. Carteles de Zarzuela” estará abierta hasta el 6 de septiembre. Está organizada por la Fundación Jacinto Guerrero, en el marco de las Jornadas de la Zarzuela 2020, y reúne una muestra de las imágenes desde finales del siglo XIX y todo el siglo XX.

“La zarzuela fue durante casi un siglo el entretenimiento favorito nacional, todas las clases sociales disfrutaban de él”, explica la comisaria Concha Baeza, en el catalogo de la muestra. La exposición tuvo que ser pospuesta por la crisis sanitaria y abre ahora por fin sus puertas.

Las piezas reunidas ofrecen una visión histórica del popular género, pero también de la historia de la cartelería española.

Sus originales, divertidos y en ocasiones sugerentes diseños solían pegarse en las paredes de calles y las plazas de las ciudades donde se representaban sus funciones, no eran otra cosa que anuncios.

La popularidad del género era tal, que durante mucho tiempo sus funciones se representaron  en grandes coliseos, con compañías profesionales en el que trabajaban los grandes estrellas, pero también en teatros modestos, plazas de toros y cines de verano. “Llegó a ser una seña de identidad”, señala la especialista.

La pieza más antigua de la muestra es un pequeño cartel de 1835 en el que se anuncia una “tonadilla escénica” -todavía no se hablaba de zarzuela- que se representaba en el mítico Teatro de la Cruz, una parquedad que contrasta con la llegada del color en los años 20, 30 y 40.

Una de las características fundamentales de estas piezas es que no estaban hechos para durar, sino que se imprimían en un "papel barato" y colgaban de las paredes de calles y plazas, por eso es “toda una proeza” que hayan llegado hasta nuestros días.

Entre los carteles se pueden encontrar una excepcional obra de realizó el propio Santiago Rusiñol para una de sus obras, “L’alegría que passa”, o algunos de los carteles que a comienzos del siglo XX promocionaban a estrellas como Celia Gámez, Marcos Redondo o Juan Pulido.

Más adelante, a medidos de siglo, la renovación del género, también se llegó en sus carteles. Entre la selección, carteles de “Doña Francisquita” y “Marina”, firmados por Manolo Prieto, el autor de la silueta del toro de Osborne, que reinterpreta con modernidad dos clásicos del género.

Muchos de los carteles expuestos guardan una larga historia detrás: el de “Luisa Fernanda” de 1958 para el Teatro de la Zarzuela, está fechado en la época que la soprano Lola Rodríguez de Aragón se hizo cargo del coliseo y atrajo a grandes figuras internacionales como María Callas.

Apostó por montajes con profesionales nacionales como Sigfrido Wurmann que trabajó en “Raza” o “Cañas y Barros”, y fue su hijo Wolfgang Wurmann quien se ocupó del cartel, aunque más tarde se dedicaría al cine y sería director artístico de películas como “Abre los ojos”.

El Museo Cerralbo tiene entrada gratuita, como el resto de museos nacionales, hasta el 31 de julio. La crisis sanitaria ha obligado a reducir el aforo e imponer una serie de medidas para garantizar la seguridad de la visita que se pueden consultar en su web (http://www.culturaydeporte.gob.es/mcerralbo/home.html).

Etiquetas
Publicado el
23 de junio de 2020 - 12:47 h

Descubre nuestras apps

stats