Entrevista Rapera

Snow Tha Product: “Ninguna canción habla de cuando voy de cita con una muchacha y nos agreden”

Snow Tha Product durante la entrevista con elDiario.es

Se llama Claudia, pero todo el mundo la reconoce como Snow Tha Product, y en este caso, “todo el mundo” no es solo una forma de hablar. Saltó a la fama a nivel global el pasado abril al protagonizar la sesión número 39 de Bizarrap, que suma 185 millones de visualizaciones en YouTube y es una de las mejores producciones del argentino. Aunque lleva mucho más tiempo en la escena que él, agradece que su éxito le permita presentarse como “la mexicana con tremendo flow” , la coletilla que usa, y llegar a países donde no había sonado tanto. Es el caso de España, donde se encuentra actualmente de gira.

"Si es lesbiana hacemos un trío": el doble rasero con el reguetón LGTBI y la sexualidad femenina

"Si es lesbiana hacemos un trío": el doble rasero con el reguetón LGTBI y la sexualidad femenina

Nacer en California, en el seno de una familia de migrantes mexicanos, ha marcado su carácter musical desde que comenzó en el rap hace quince años. Ya entonces alternaba versos en inglés –fruto del aprendizaje del freestyle– con partes en español. Primero fue espontáneo y ahora es político. Snow es de las que piensa que la música urbana tiene una deuda con la calle y no se puede desligar de ello, aunque ahora suene en las discotecas pijas.

En su currículum tiene colaboraciones con Snoop Dogg y Residente, un premio MTV por el vídeo de la canción Immigrants y un pinito en la serie La reina del sur, basada en la novela de Pérez Reverte. Pero también es madre de un chaval de 12 años, con todo lo que eso conlleva, un referente LGTB y una activista por la salud mental. La sesión de Bizarrap no fue el principio, pero tampoco será el final.

¿Cómo llegó al rap y al hip-hop, cuando en su casa se escuchaba música muy distinta?

En casa, mi papá cantaba mariachi y mi mamá escuchaba música en español. Entré en el rap en la secundaria, porque en ese momento era lo que más escuchaban los muchachos. Bueno, ahorita también. Siempre se ha escuchado mucho en EEUU. Al principio, yo solo hacía freestyle y alguien me dijo: “Eso no significa que puedas hacer una canción, te apuesto a que no puedes”. Me agarré y dije “ok, me voy a meter en el estudio y voy a hacer canciones”. Pero es muy complicado. Todavía no he sido completamente aceptada.

Su carrera musical se remonta a 2007, ha colaborado con Snoop Dogg, Residente y Bizarrap, apareció en La reina del sur y tiene millones de seguidores en Instagram y Tik Tok. ¿Qué le ha supuesto una traba para avanzar del todo?

Siento que el ser artista independiente. Cuando uno no tiene tanto poder en la industria ni tanto dinero, obviamente es un poquito más difícil. Pero ahora, que gracias a Dios están saliendo más oportunidades y que la gente se está dando cuenta, puedo moverme diferente. Y no digo que no esté dentro de la industria, porque sí lo estoy. Pero todavía no he llegado hasta donde quiero llegar [sube el brazo sobre la cabeza].

¿Cree que rapear en español y sobre ciertos temas (racismo, inmigración, homofobia) le ha estigmatizado?

No pienso que sea por el español. Pero por ser méxicoamericana, sí, definitivamente. En EEUU nunca se nos ha dado apoyo como artistas para sobresalir. Además yo, siendo mexicoamericana, mujer, LGBT y descendiente de inmigrantes, pertenezco a comunidades con sus problemas y prejuicios asociados a ellos. Desafortunadamente, es mucho lo que juega en mi contra pero tengo que seguir adelante.

En cambio, hay artistas que no habían abrazado sus raíces latinas y lo han empezado a hacer ahora.

Exacto. A mí me están acusando de lo mismo, cuando yo llevo años cantando en español. Lo bueno es que hay dinero y donde hay dinero, hay más respeto hacia la gente y los géneros que hablan en español. Lo que no me gusta es cuando lo hacen nada más que por su conveniencia y no dan oportunidades ni crédito a quienes lo venían haciendo de antes. ¿Me entiendes? No más como que agarran las ideas y se van.

En esa línea, ¿cree que la música urbana debe representar al pueblo y permanecer cerca de la calle? Fue un debate que enfrentó a J Balvin y Residente hace unos meses. ¿Debe ser este género un altavoz social?

Este género viene de la pobreza y de estar enojado. Estamos tan conectados que no tenemos otra opción. Literal. Si tienes los “beneficios” de venir de la calle y de representarla, y eres una persona digna, vas a querer ayudar. Si dices que vienes de la pobreza o que tus padres no tenían nada y no estás haciendo todo lo que puedes por solucionarlo, no entiendo qué tipo de persona eres. Representar es usar esta plataforma que nos hemos ganado. Hay mucha gente que ve las cosas mal y las deja así, y tenemos que presionar para que no lo hagan.

Yo siempre he sido fan de Residente y no creo que haga las cosas por plata ni que necesite más respeto del que ya tiene. Entonces, está bien poner un poquito de presión sin herir los sentimientos de nadie. Pero ni modo, a veces las cosas pasan y esas personas hacen lo mismo con otras. Pero shouts-out [llamamiento] a la salud mental.

Si tienes los "beneficios" de venir de la calle y de representarla, y eres una persona digna, vas a querer ayudar

Este año se ha convertido en un fenómeno por la sesión de Bizarrap, que lleva 185 millones de visualizaciones en YouTube. ¿Cómo se fraguó? ¿Se esperaba ese éxito?

Tengo conversaciones privadas en mi Instagram con muchas personas para hacer colaboraciones y con esto ocurrió lo mismo. Uno sabe que si Bizarrap te dice de hacer una sesión, la vas a hacer. Él lo hace fácil, fluye todo. Nos tomamos un café, grabamos la canción y fue tan rápido que por eso mismo no pensé que iba a ser lo que ha terminado siendo.

Por un lado, me emociono y no lo puedo creer, pero por el otro, no me quiero dejar llevar por esto. Es fácil tener un momento viral y olvidarse de que hay que seguir trabajando y sacando música. Pero literalmente no puedo creer cuando alguien me para por la calle. Es surrealista. A veces no entiendo cómo pasó ni por qué les gustó tanto, pero qué chido.

En la canción reivindica que lleva años en la escena (“Yo ya llevo tiempo que le meto, pero con todo respeto, ya llegó la hora de que llegue con un golpe”). ¿Cómo se siente cuando la gente cree que es nueva en esto?

Por mí, contenta. Estoy agradecida de lo que pasó con Bizarrap. Es cierto que tú puedes trabajar diez años sin que nadie te conozca y que, al décimo, hagas una cosa y de repente todo el mundo lo sepa. Es lo que me pasó. Pero está bien que haya historial y que se vea que no hice algo diferente a lo que ya hacía. O sea, rapeo en inglés, en español y digo las mismas cosas. Yo sabía que me iba a presentar a la audiencia de él y dije “ojalá les caiga bien”.

Y así fue.

Afortunadamente. Pero no me obsesionaba. La salud mental entre los artistas es muy importante, no se habla y tenemos que contar cómo te afectan la fama, las visualizaciones, los likes o el bullying en internet. Hay que mencionarlo para que los muchachos, cuando entren al rap o a la música, entiendan que es una carrera donde vas a tener que cuidar tú solo de tu salud mental y de tu corazón, porque está un poquito difícil.

El rap y la música es una carrera donde tienes que cuidar tú solo de tu salud mental y tu corazón

Suele hacer pedagogía sobre la salud mental y la depresión en sus perfiles públicos y en su podcast Everydaydays, pero también se expone mucho en sus redes sociales. ¿Nota que eso impacte en su bienestar mental?

Pues eso es lo que yo he aprendido. Por ejemplo, siento que expuse mucho mi relación y, cuando quebró, fue mucho más difícil para mí. Pero aparte de eso, también es como una manera de poder sacar creatividad. Quizá no puedo componer una canción, pero puedo actuar en vivo o hablar en mi podcast y es una manera de expresar mi opinión sin tener que esperar. Porque eso es lo que nos estresa. Querer comentar algo y no poder hacerlo o no tener con quién. Yo no tengo muchas amistades porque mi vida es esto y expresárselo a los fans me ayuda.

Cada vez vemos más mujeres en las listas de éxito y en la música que son madres, algo que antes parecía un tabú. ¿Cuáles son los retos que se encuentra al conciliar en este sector?

Es muy difícil. Incluso ahorita estoy hablando con mi asistente porque quiero sacarlo de una escuela y meterlo en otra. Y son cosas que tengo que estar mirando desde acá, desde España. Y lo extraño. A veces, eso es lo que más afecta a mi salud mental. No estoy tan bien porque sé que no lo he visto en dos semanas y media. Estoy cansada y quiero llegar a mi casa. Pero también soy muy honesta y le explico que todo lo hago por él y que es necesario trabajar. También me gusta enseñarle los sacrificios de esta carrera para que no vea nada más que las joyas.

Y te juzgan un poquito más. Por ejemplo, yo aquí hago entrevistas todo el día y de repente en la noche pues voy de party. Y me dicen, “¿y tu hijo?”. Y digo yo, “mi hijo está bien, jugando a videojuegos, con los perros, los chivos y las gallinas que tengo en mi casa. Él está viviendo su vida bien. Todavía no es rapero”.

Otro tabú superado a medias son las referencias LGTB en la música urbana. Como persona abiertamente bisexual, ¿qué le parece que cada vez haya más mujeres cantando su amor o su deseo por otras mujeres?

Fíjate, eso tuve que chequearlo conmigo misma. Tengo problemas cuando las personas meten referencias lésbicas por atención, porque hay muchas cosas negativas para las personas LGTB. A veces se siente un paso atrás. Es muy importante también hablar de los problemas que tenemos entre la misma comunidad gay o con las personas hetero. Todo mundo quiere sexualizar a dos mujeres besándose, pero nadie habla de cuando yo voy de cita con una muchacha y los hombres nos agreden o nos hablan mal. No lo entienden porque piensan que todas las mujeres lo hacen por atención. Por favor, dejadnos en paz.

¿Sientes que estas canciones se hacen desde una perspectiva idealizada o superficial?

Sí. Y no estoy diciendo que esté mal, porque la bisexualidad existe. Pero me gustaría que esa audiencia entendiera que no es un estilo de vida. Es mi vida entera. Yo no puedo cambiar. No todo es darse un besito. A veces las mujeres juegan con sus sentimientos y te destrozan. Hablen también de eso [ríe].

Necesitamos tener personas al frente de la comunidad de rap que van a hacer lo correcto con la atención que reciban

Además, si el urbano estuviese tan abierto a eso, pasaría más entre hombres.

Exactamente. Sexualicen también eso. Los hombres que quieren ver a dos mujeres besarse no más por entretenimiento, que también se entretengan con hombres, claro.

Es muy crítica con los raperos de toda la vida, “que solamente con sus joyas es que saben brillar, que no tienen estrella propia y solo saben copiar”. ¿Está cambiando la escena gracias a Bizarrap y las nuevas generaciones?

Hay personas que tienen dinero, palancas o conocen a alguien y de repente explotan. Y hay personas que tienen mucho talento y no tienen esa visibilidad. Me gustaría ayudar a representarlas porque tienen los huevos de decir bien las cosas. Ya hay mucha gente que tira la piedra y esconde la mano. Necesitamos tener personas al frente de la comunidad de rap que van a hacer lo correcto con la atención que reciban.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats