La portada de mañana
Acceder
Los países más vulnerables al coronavirus están en América Latina y Europa del Este
Los seguros privados de salud se hacen fuertes en Madrid
Opinión – Contra la ignorancia, siempre, por Antón Losada

El primer mapa de mortalidad por COVID en cada municipio muestra el fuerte impacto de la pandemia en España

Más de 29.000 personas murieron con COVID-19 confirmado en España durante la primera ola de la pandemia, y otras 27.000 han fallecido desde verano hasta finales de enero de 2021. Con los nuevos datos que publica hoy elDiario.es, sabemos que solo 100 de los 8.131 municipios españoles acumulan más de la mitad de las defunciones que se produjeron desde el inicio de la pandemia en todo el país. En concreto, solo en la ciudad de Madrid han fallecido más de 7.000 personas desde febrero de 2020. En Barcelona capital, 2.100 personas.

Este es el primer esbozo del impacto de la pandemia en cada municipio, según el análisis realizado por elDiario.es a partir de los datos del Ministerio de Sanidad. Las cifras incluyen 56.000 muertes confirmadas con COVID-19 en las que se identificó la localidad de residencia del fallecido desde febrero de 2020 hasta el 26 de enero de 2021.

Una información publicada por primera vez en España gracias a una solicitud de información de elDiario.es amparada en la Ley de Transparencia y que el Gobierno, en un principio, se negó a responder. Aquí explicamos cómo se hizo esta información.

El siguiente mapa muestra la distribución geográfica de los fallecidos en 4.000 municipios (de más de 500 habitantes) desde el inicio de la epidemia hasta finales de enero, las defunciones por cada 100.000 residentes y la distribución de fallecimientos en la 1ª ola –hasta finales de junio– y en la 2ª y parte de la 3ª ola –desde finales de julio–. Hay que tener en cuenta que las comunidades de Castilla y León, La Rioja, Extremadura y Aragón no han remitido a Sanidad el municipio de residencia de más de 5.000 fallecimientos que se registraron en la primera ola.


Fuente: Ministerio de Sanidad


Hace justo un año, en la semana del 9 al 15 de marzo de 2020, la pandemia explotó en España. Casi 500 personas fallecieron con COVID-19 confirmado en esa semana. La mitad de esas muertes eran personas que residían en los municipios madrileños de Madrid capital, Alcalá de Henares, Valdemoro, Torrejón de Ardoz y Leganés.

Con la Comunidad de Madrid como punto de partida, la pandemia se fue expandiendo y entró principalmente por las grandes ciudades españolas, según los datos analizados por este medio. Los municipios más afectados estaban en las zonas urbanas y sus áreas de influencia: Madrid, Ciudad Real, Cuenca, Barcelona y su área metropolitana, Vitoria o Bilbao. La mortalidad se ensaña especialmente con Madrid, Castilla-La Mancha y Catalunya en la primera ola y se distribuye de manera más uniforme por todo el territorio a partir de mes de julio.

¿Cómo se expandió el coronavirus en España y cómo ha evolucionado en cada municipio en el último año? Esta imagen lo muestra.

Las diferencias en el impacto de la mortalidad de la crisis del coronavirus son palpables entre comunidades autónomas, pero más aún entre municipios. Entre las grandes ciudades, el epicentro de la pandemia se ubica en el municipio de Leganés, la ciudad con la mayor tasa de mortalidad por COVID-19 en toda España: 1 de cada 330 residentes fallecieron con una PCR positiva hasta finales de enero de 2021.

El hospital Severo Ochoa de esta localidad fue uno de los primeros en colapsar durante el confinamiento: "Estamos en una situación dramática. En urgencias había este miércoles 200 personas a las que no se podía atender. La gente llorando", relató en marzo a elDiario.es un facultativo del hospital.

Le siguen en el ranking de municipios con más de 50.000 habitantes donde más impacto la pandemia Alcoi (Comunitat Valenciana), Ciudad Real, Cuenca (Castilla-La Mancha) y Alcalá de Henares (Madrid). En estos cinco municipios falleció uno de cada 500 habitantes.

Hay que tener en cuenta que estas cifras de muertes solo incluyen los fallecidos con un test positivo en una prueba analítica. Es decir, no están incluidos los fallecidos con COVID-19 que murieron en casa o en una residencia sin una PCR realizada durante el colapso sanitario de primavera. La comparación con otros indicadores de mortalidad señalan que pudieron fallecer entre 15.000 y 17.000 en España a causa del coronavirus que no fueron incluidos en las cifras oficiales por la falta de pruebas diagnósticas en los primeros meses de la pandemia.

Además, en comunidades muy afectadas como Castilla y León, Aragón o La Rioja, es posible que los datos por municipios estén incompletos, porque no se remitió al Ministerio de Sanidad la localidad de residencia de más de 5.000 muertes de la primera ola.



La mortalidad se traslada de las grandes ciudades a los pequeños municipios

El coronavirus fue más letal en las grandes ciudades... al menos durante el confinamiento de marzo. Durante la primera ola, el coronavirus se expandió más rápido por las capitales y municipios más poblados, por su mayor densidad y por la movilidad de su población. En concreto, las mayores cifras de fallecimientos por habitante se registraron en las ciudades de más de 100.000 habitantes, según los datos de muertes con COVID-19 confirmado analizados por elDiario.es.

Este hecho también lo confirman los datos publicados en diciembre del Instituto Nacional de Estadística de fallecimientos desglosados por causa de la muerte. Estas cifras, que se basaban en el análisis de los certificados médicos de defunción que rellenan los colegiados en el momento del fallecimiento, también mostraban que las ciudades se llevaron la peor parte entre los meses de febrero y mayo.

La situación, sin embargo, se invierte a partir del verano. Según los datos proporcionados por el Ministerio de Sanidad, los mayores niveles de mortalidad en la segunda ola y parte de la tercera se alcanzaron en los municipios más pequeños y envejecidos con menos de 1.000 habitantes.

A diferencia de la primera ola, que atacó especialmente a un grupo de comunidades autónomas, la transmisión del virus sin confinamiento domiciliario fue mucho más homogénea en todas las regiones. En este contexto, los municipios con más mortalidad desde finales de verano coinciden con ser también los que tienen mayor proporción de población vulnerable. La edad media de los municipios rurales de menos de 500 habitantes (55 años) supera en más de diez al promedio de edad de las grandes ciudades con más de 100.000 habitantes (44 años).



Precisamente, en los municipios rurales y de menor población es donde se registran los mayores récords de mortalidad confirmada de toda la pandemia en España. El pequeño municipio de La Nava de Ricomalillo, en Toledo, ha perdido a 19 de sus 519 habitantes por coronavirus desde el inicio de la pandemia. Es decir, más del 3% de su población en apenas un año.

Otros pequeños municipios de Castilla y León y Castilla-La Mancha también registran niveles muy altos de mortalidad en la pandemia. En concreto, las localidades de Albares (Guadalajara), Santa María del Campo Rus (Cuenca), Alcoba (Ciudad Real) o Tardajos (Burgos) han perdido al 2% de su población en el último año de pandemia.

En el siguiente gráfico puedes buscar cuántas personas han fallecido en tu municipio con COVID-19 confirmado y comparar con el resto de localidades de tu provincia.



Etiquetas
Publicado el
4 de marzo de 2021 - 22:14 h

Descubre nuestras apps

stats