Mali quiere penalizar a las familias que "envían" a menores a Europa

El Gobierno de Malí, preocupado por la emigración infantil hacia Europa

"La noticia me ha hecho llorar, tenemos que poner fin a todo esto". Son palabras del ministro de Exteriores Maliense, Abderrahmane Sylla, recogidas por la BBC este miércoles. El Gobierno de Mali expresaba su intención de castigar a las familias que "envíen" a sus hijos menores de edad a migrar hacia Europa. La decisión se ha tomado después de que el ministro haya visitado la isla de Lampedusa, donde conoció la historia de dos chicos de 10 y 12 años que habían cruzado el norte de África y el Meditarráneo huyendo del infierno que atraviesa su país de origen desde 2012. La mayoría de personas que viven en zonas de conflicto tienen como única vía para solicitar asilo en la Unión Europea emorender este arriesgado viaje, según Acnur.

Europa no aprendió de Lampedusa: este verano han fallecido cerca de mil inmigrantes más que en 2013

Europa no aprendió de Lampedusa: este verano han fallecido cerca de mil inmigrantes más que en 2013

Sylla reconoció en rueda de prensa tras volver de su viaje a Italia, que el número de menores malienses que viajaban hasta Europa sin acompañamiento ha aumentado considerablemente en los últimos dos años. Según el ministro, son las familias las que envían conscientemente a sus hijos en busca de un futuro mejor en Europa, aunque algunos expertos apuntan que en muchas ocasiones son los propios chicos los que se escapan voluntariamente.

Aún así, el dirigente expresó su deseo de que esta nueva medida prevenga a las familias de continuar mandando a sus hijos, "tenemos que penalizar a aquellos que mandan a sus propios hijos", anunció. "Los menores hacen las mismas rutas que los adultos -Ouagadougou, Niger, Chad, Libia- y, por lo tanto, se enfrentan a los mismos peligros que ellos".

En este sentido, el ministro ha pedido la colaboración de las potencias europeas, especialmente la de los países receptores como Italia, a la hora de identificar a los menores que reciben. "La ley italiana protege las identidades de los menores que llegan y por eso no pudimos rastrear a los padres de los dos chicos de Lampedusa", se quejó Sylla a la vez que expresó la necesidad de que Mali crezca económicamente y se establezca políticamente para que cese el drama de la emigración.

Sin embargo, las personas que viven en una zona de conflicto en Mali no tienen otro modo de solicitar ayuda internacional en Europa que acceder al continente de forma irregular, según ha denunciado el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) durante años. "No hay acceso, no hay modo legal y seguro para que una persona que huye de un conflicto entre a territorio seguro de la Unión Europea. Estamos intentando negociar para que se consideren mecanismos fronterizos que aseguren el acceso al procedimiento de asilo para los refugiados", declaró recientemente la representante de Acnur en España a eldiario.es

Según una estimación de la propia BBC, miles de Malienses dependen del dinero de sus familiares en Europa. El periodista de la cadena británica, Alex Duval, calcula que el país recibe hasta 350 millones de dólares en concepto de remesas.

El conflicto en Mali sigue latente

La huida de Malienses viene motivada en gran medida por la gran tensión que atraviesa el país desde hace dos años. Según datos de ACNUR, 138.683 Malienses permanecen en campos de refugiados y hasta 176.000 personas se han visto obligadas a huir de sus hogares a causa del conflicto entre los rebeldes tuareg y las fuerzas gubernamentales que explotó en 2012 y que todavía no se ha solucionado pese a la presencia de tropas francesas desde hace más de un año y medio.

La organización de la ONU mantiene desde 2012 la recomendación de que los países suspendan las devoluciones forzosas de los nacionales o residentes habituales en la zona norte del país hasta que se restablezcan la seguridad y el respeto de los derechos humanos.

Además, tanto Mali como los países receptores de refugiados sufren desde hace muchos años una situación crítica de abastecimiento de agua. De acuerdo con datos de la ONU, más de 10 millones de personas necesitan ayuda urgente debido a las sequías continuadas que afectan a las cosechas y que han provocado una fuerte crisis alimentaria. La proliferación de los conflictos en esa zona han empeorado la situación.

Lampedusa, principal destino

Sally explicó el miércoles que a su despacho llega casi un informe diario con la muerte de Malienses en aguas del mediterráneo. El reciente naufragio de una barcaza que había partido de Libia terminó con la muerte de más de 200 personas de las cuales 86 provenían de Mali.

Cerca de 1.600 personas han perecido en su camino hacia Europa durante el verano, mil más que el año pasado y Mali ha sido uno de los países que más ha engrosado esa cifra junto a Nigeria o Libia. Mientras la "verguenza" de Lampedusa sigue aumentando, Italia ha amenazado con cancelar la operación Mare Nostrum, que ha socorrido a más de 100.000 personas después de la tragedia, si no recibe más ayuda de la Unión Europea.

Etiquetas
Publicado el
30 de agosto de 2014 - 21:19 h

Descubre nuestras apps

stats