Los combates en Alepo dejan a dos millones de sirios sin agua potable

Sirios en el lugar de los ataques aéreos en el barrio Bustan Al Qasr en Alepo (Siria).

Agencias/Desalambre

Dos millones de personas en Alepo se han quedado sin acceso a agua potable debido a la intensificación de los ataques en la ciudad siria, que ha dañado la red eléctrica necesaria para suministrar agua a toda la ciudad, según ha denunciado el Fondo para la Infancia de las Naciones Unidas (UNICEF). La ONU ha exigido a los diferentes bandos que acuerden una "pausa humanitaria en las hostilidades" para poder dar ayuda humanitaria a los civiles.

"Con más de dos millones de personas afectadas por los combates dentro y en el entorno de Alepo, donde amplias zonas están sin electricidad y los suministros de agua disminuyen, Naciones Unidas reclama con urgencia una pausa humanitaria en las hostilidades para permitir el acceso inmediato para reparar las redes de agua y electricidad y dar ayuda a las personas necesitadas", ha afirmado Naciones Unidas.

El 31 de julio los ataques afectaron la estación de transmisión eléctrica, encargada de alimentar el suministro de agua a las partes orientales y occidentales de la ciudad, según han alertado desde Unicef en un comunicado, e"Las autoridades pudieron restaurar una línea alternativa de energía cuatro días después, logrando el funcionamiento del sistema.

Pero los combates regresaron y "en menos de 24 horas" la intensificación de los ataques dañó la red de nuevo. "Como resultado, toda la ciudad se ha quedado sin agua corriente durante cuatro días" , apuntan desde Unicef.

Según la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), entre 250.000 y 275.000 personas permanecen atrapadas en el este de Alepo desde julio tras el cierre de la carretera de Castello, la última vía para acceder a esta zona. Desde el 6 de agosto, la carretera de Janaser, la principal ruta para llegar a la zona occidental de Alepo también está cerrada, lo que eleva a más de dos millones los civiles que permanecen sitiados "de facto" en esta gran ciudad.

Por su parte, el coordinador humanitario para Siria de Naciones Unidas, Yacoub el Hillo, y el coordinador regional humanitario para la crisis de Siria de la organización multinacional, Kevin Kennedy, han advertido del elevado número de muertos y heridos civiles registrados en Alepo en las últimas semanas.

"Continúan sin cesar los ataques contra hospitales y clínicas, poniendo gravemente en peligro la salud y el bienestar de todos los ciudadanos de Alepo", han aseverado los coordinadores humanitarios de Naciones Unidas. En su opinión, los ataques contra infraestructuras civiles de esta semana han dañado gravemente las infraestructuras de agua y de electricidad de la ciudad, "dejando a más de dos millones de personas sin electricidad o sin acceso al red pública de aguas".

“Los niños y las familias en Alepo están enfrentando una situación catastrófica. Estos cortes están llegando en medio de una ola de calor, poniendo a los niños en grave riesgo de enfermedades que se transmiten a través del agua”, ha afirmado Hanna Singer, representante de Unicef en Siria. “El restablecimiento de la red de agua corriente no puede esperar al cese de los ataques. Las vidas de los niños están en serio peligro.”

“Instamos a las partes en conflicto a permitir inmediatamente el acceso seguro a los técnicos para que puedan realizar reparaciones críticas de los sistemas eléctricos y de agua. Esta es la única manera de que las personas de toda la ciudad tengan acceso a agua segura y potable. Las infraestructuras civiles como las estaciones eléctricas y de bombeo de agua no deben ser nunca atacadas”, valoró Singer.

La ciudad de Alepo se la disputan las fuerzas de Damasco y los rebeldes desde el verano de 2012, cuando los insurgentes conquistaron amplias áreas de la urbe, la segunda de Siria y una de las más castigadas por el conflicto.

Etiquetas
Publicado el
10 de agosto de 2016 - 12:20 h

Descubre nuestras apps

stats