El nuevo complemento de maternidad de las pensiones sale adelante en el Congreso por la mínima y con muchas críticas al Gobierno

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, en una imagen de archivo.

El Congreso convalida, por los pelos, el decreto que regula el nuevo complemento de maternidad de las pensiones. Lo hace con escasa ventaja de votos y tras un debate parlamentario cargado de reproches al Gobierno. Críticas por la nueva fórmula de complemento, que muchos grupos atacan por "recortar" el plus de maternidad a las madres con más hijos y pensiones más altas, aunque beneficia a las de menores rentas, pero sobre todo por haber aprobado la medida mediante un real decreto-ley, solo tras negociar con los agentes sociales pero sin debate político y sin analizarla en la comisión del Pacto de Toledo.

Finalmente, el Pleno de la Cámara Baja ha dado luz verde al decreto por 168 votos a favor al decreto, que también recoge modificaciones para ampliar el acceso al ingreso mínimo vital entre otras medidas. La norma se tramitará como proyecto de ley, para que los grupos políticos puedan incluir modificaciones. En concreto, el balance final de votos ha sido 168 a favor, 164 votos en contra (entre los que se encuetran PP, Vox, PNV y Cuidadanos, entre los mayores partidos) y 16 abstenciones, ha enumerado la presidenta de la Cámara, Meritxell Batet.

La mañana comenzaba con muchas dudas en el propio Ministerio de la Seguridad Social de que saliera adelante la primera de las reformas del sistema de pensiones que aprueba el Gobierno de coalición, lo que habría sido un importante golpe para José Luis Escrivá. El ministro llevó al Consejo de Ministros a comienzos de febrero este primer cambio para modificar el anterior complemento (del PP), que había sido invalidado por la justicia europea por ser discriminatorio con los hombres.

El Gobierno aprobó a través de un real decreto-ley un complemento fijo de 378 euros anuales por hijo y, además, se incluyeron en la norma cambios en el ingreso mínimo vital, se reconoció la COVID-19 como enfermedad profesional para el personal sanitario y sociosanitario, y se regula el acceso a la prestación de cese de actividad a los autónomos que tributan por módulos.

Reproches ante la falta de diálogo

Esta manera de legislar, a través de la vía urgente del real decreto ley –y por lo tanto sin acudir al debate parlamentario ordinario– ha sido el principal foco de críticas al Ejecutivo por parte de la mayoría de la oposición. "Este no es el camino", ha criticado el diputado del PP Tomás Cabezón al defender el voto negativo del PP, que ha afeado al ministro que no negociara el nuevo complemento de maternidad de las pensiones con el resto de grupos parlamentarios y que no lo haya llevado a la Comisión del Pacto de Toledo para ser analizado.

El diputado del PP ha recordado que el Pacto de Toledo dio un "marco" de recomendaciones al Ejecutivo para acometer la reforma de las pensiones, pero "hay muchas formas de proceder en ese marco", ha afirmado y ha criticado que el ministro "haga y deshaga a sus anchas". De continuar con esta estrategia, ha insistido Tomás Cabezón, "se encontrará con algún susto" en la tramitación parlamentaria de la futura reforma de pensiones.

La misma advertencia lanzaban también al ministro desde grupos parlamentarios que sí apoyan habitualmente los decretos que está aprobando el Gobierno, como PNV (que ha votado no este miércoles), Junts per Catalunya (que votó sí) y ERC (que se abstuvo). El reproche general ha incidido en la necesidad de que el Ejecutivo someta a un mayor diálogo político –no solo social– las medidas sobre pensiones que pretenda aprobar a partir de ahora y, además, que no utilice los reales decretos ley como "rodillo" para aprobar medidas de temáticas muy diferentes.

Con estos macrodecretos, la oposición ha advertido de que se encuentra continuamente ante el "dilema moral" de tener que apoyar medidas que no comparten para que salgan adelante otras que consideran necesarias, en palabras de Jordi Salvador, diputado de ERC. "Se amparan en el real decreto ley para aplicar el rodillo en cuestiones que requieren debate sosegado y amplio. Estamos cansados de ir a toda prisa", ha recriminado la diputada de Ciudadanos Sara Giménez.

Críticas al "recorte" para las familias numerosas

El propio complemento, la nueva fórmula diseñada por el Gobierno para combatir la brecha de género en las pensiones, también ha sido foco de críticas por varios partidos de la oposición. En concreto, porque perjudica en la cuantía que recibirán las mujeres de pensiones más altas y aquellas que tienen más hijos, respecto al anterior complemento. Al contrario, el nuevo diseño beneficia a las mujeres con pensiones más bajas y también a un colectivo que anteriormente no se beneficiaba del complemento: las madres que solo tienen un hijo y los hombres (en algunos casos).

José Luis Escrivá ha defendido en el Congreso la fórmula aprobada (de una cuantía fija, en lugar de aplicar un porcentaje de aumento en la pensión), que ha recordado que ha sido debatida con los sindicatos y empresarios. Según la estimación de la Seguridad Social, el balance general será beneficioso para la mayoría de pensionistas: "Tres de cada cuatro tendrán un complemento mayor que con el anterior" modelo, ha asegurado Escrivá.

El ministro ha destacado su carácter "redistributivo", al beneficiar más a las mujeres con rentas más bajas, lo que en su opinión es "más justo", algo en lo que han coincidido desde grupos parlamentarios como Unidas Podemos y la CUP, entre otros. José Luis Escrivá ha recordado que el acceso al complemento a las familias con un solo hijo, beneficiará a unas "30.000 mujeres al año", que antes no podían percibirlo porque se exigía tener al menos dos hijos.

Sin embargo, este modelo no convence a algunos grupos, que consideran que se ataca el carácter contributivo del sistema de pensiones al penalizar a las madres con pensiones más altas, que son también las que más han contribuido con sus cotizaciones sociales a lo largo de su vida laboral. Desde el PP han destacado además que la medida se salda con "recortes" no solo sobre las pensiones muy altas, sino también sobre algunas pensiones medias de familias con más hijos. Por ejemplo, el diputado Tomás Cabezón ha sostenido que supondrá una merma de unos "400 euros anuales" en la prestación de mujeres con pensiones de unos 1.100 euros mensuales y tres hijos.

En Ciudadanos, Sara Giménez ha explicado que su partido ve con buenos ojos la ampliación del complemento a las familias con un solo hijo, pero se ha opuesto frontalmente a que el nuevo diseño suponga cualquier tipo de recorte. "Las mujeres que se esfuerzan y tienen más de dos hijos en ningún caso se tienen que ver penalizadas, ampliemos la partida presupuestaria", ha emplazado la diputada. Dado que la regulación se tramitará como proyecto de ley, los grupos políticos han destacado la oportunidad de analizar posibles cambios en el nuevo complemento de las pensiones, junto al resto de medidas del decreto, como los cambios en el ingreso mínimo vital.

Etiquetas
Publicado el
18 de febrero de 2021 - 12:45 h

Descubre nuestras apps

stats