Holanda se revuelve ante el plan anticrisis de Bruselas, mientras lo apoyan España e Italia

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez; la canciller alemana, Angela Merkel; y el primer ministro holandés, Mark Rutte, en Bruselas el 20 de junio de 2019.

España e Italia, los países más afectados por la crisis del coronavirus, han dado la bienvenida al plan de recuperación propuesto por Bruselas: 750.000 millones; de los cuales 500.000 son transferencias y 250.000, en préstamos.

"El Gobierno español acoge positivamente el paquete financiero presentado hoy por la Comisión Europea, que recoge muchas de las demandas que se han planteado desde España. Considera que la creación de un Fondo de Recuperación de 750.000 millones, financiado con deuda europea, de los cuales 500.000 millones en transferencias, es una base para la negociación", afirman fuentes de Moncloa.

Desde Unidas Podemos, la portavoz de IU en la Eurocámara, Sira Rego, ha sido más crítica: "La propuesta de 750.000 millones que hace hoy la Comisión Europea supone la mitad de lo que habían propuesto España y otros países del sur en el Consejo y un tercio de la propuesta aprobada por el Parlamento Europeo". Y ha añadido: "Nos preocupa que los planes que deben realizar los estados para orientar las inversiones deban desarrollarse dentro de lo que dicten las recomendaciones presupuestarias del semestre europeo. No olvidamos que en la última década la Comisión propuso, como parte de este sistema, recortes en sanidad en España hasta en tres ocasiones diferentes. Este año, vistas las consecuencias que años de políticas de austeridad han tenido en la gestión de la pandemia, las recomendaciones han sido muy diferentes, pero este es un Plan de Recuperación que se prevé hasta el año 2024".

Moncloa, por su parte, ha afirmado: "El Gobierno confía en que el presidente del Consejo Europeo [Charles Michel] inicie consultas con los líderes para convocar una reunión del Consejo Europeo en las próximas semanas, que permita alcanzar un acuerdo lo antes posible".

Esa cumbre de líderes se celebrará el 19 de junio, según ha anunciado Michel, y en ella las negociaciones "serán duras", según ha vaticinado la canciller alemana, Angela Merkel, quien también ha dudado de que pueda resolverse en una sola reunión.

El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, ha calificado, por su parte, de "señal óptima" el mensaje de Bruselas: "Excelente señal de Bruselas, va exactamente en la dirección indicada por Italia. Nos llamaron visionarios porque creíamos en ello desde el principio. 500.000 millones en transferencias y 250.000 millones en préstamos son una cifra adecuada. Ahora agilicemos la negociación y liberemos los recursos pronto".

La presidenta del BCE, Christine Lagarde, también ha aplaudido el plan de Von der Leyen:

En el lado contrario, fuentes diplomáticas holandesas han afirmado: "Las posiciones están muy separadas y este es un asunto que requiere unanimidad, por lo que las negociaciones llevarán tiempo. Es difícil imaginar que esta propuesta sea el estado final de esas negociaciones".

Manfred Weber, presidente del grupo de los populares europeos en la Eurocámara, ha defendido el plan de Von der Leyen, lo que puede dar pistas de la reacción en Berlín: "La solidaridad ha vuelto a Europa. Al ayudar a las personas y los países más afectados, nos estamos ayudando a todos. Debemos tener el coraje de abrir este nuevo capítulo y evitar otra generación perdida en Europa".

Weber, incluso, se ha permitido arrojar a los Verdes su cogobierno en Austria, país alineado en esta crisis con Holanda. Un golpe que ha respondido la copresidenta de los Verdes en la Eurocámara, Ska Keller, recordando que los ecologistas en el gobierno no comparten la posición del canciller, Sebastian Kurz, a este respecto.

Un Kurz que es miembro destacado de la familia popular europea, la de Angela Merkel, Usula von der Leyen y Pablo Casado, por ejemplo, y que ha afirmado que el plan de la Comisión Europea no es más que "un punto de partida para las negociaciones".

Precisamente los Verdes austriacos han mostrado su apoyo a la propuesta de Von der Leyen. "Europa debe mostrar solidaridad e inversión desde el principio. Cualquier otra cosa sería económicamente contraproducente. Por lo tanto, se necesitan pasos grandes y comunes, sin esfuerzos nacionales en solitario. Los mercados en Italia y Austria están tan estrechamente entrelazados, y cada céntimo europeo para Italia también ayuda a Austria", ha dicho Michel Reimon, portavoz europeo de los Verdes.

Etiquetas
Publicado el
27 de mayo de 2020 - 14:37 h

Descubre nuestras apps

stats