Por qué Italia acusa a Holanda de dumping fiscal: un estudio cifra en más de 9.000 millones el agujero a sus socios de la UE en impuestos

Giuseppe Conte y Mark Rutte

El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, lo denunciaba este domingo en una entrevista en el Süddeutsche Zeitung: "Mire el ejemplo de Holanda, cuyo dumping fiscal atrae a miles de multinacionales, que trasladan allí sus sedes, y obtienen un flujo de ingresos fiscales sustraídos de otros socios de la Unión Europea: 9.000 millones de euros cada año, según un análisis de Tax Justice Network".

En efecto, el estudio de Tax Justice Network revela que los estados miembros de la UE están dejando de ingresar unos 9.200 millones de euros en impuestos de sociedades al año en beneficio de Países Bajos, el país que más oposición está ejerciendo a una respuesta conjunta y ambiciosa de la UE a la crisis del coronavirus.

Es más, el análisis muestra que los países de la UE con los mayores casos de COVID-19 han sido los mayores perdedores históricos del impuesto de sociedades de Países Bajos.

El informe de Tax Justice Network analiza datos publicados este año por Estados Unidos sobre dónde las empresas estadounidenses declararon sus costes y beneficios en la UE en 2016 y 2017.

En lugar de declarar las ganancias en los países de la UE donde se generaron, las empresas estadounidenses han movido miles de millones en beneficios al "paraíso fiscal holandés cada año (40.000 millones de euros en 2017), donde las tasas de impuestos corporativos en la práctica pueden ser inferiores al 5%".

Esta ha dado lugar, explica el informe,  a enormes deducciones anuales en los pagos de impuestos para algunas de las principales empresas estadounidenses en sus operaciones en toda la Unión Europea.

Las pérdidas fiscales fueron mayores en los cuatro países de la UE con los casos más altos de COVID-19, explica Tax Justice: Francia, con más de 150.000 casos, dejó de recaudar más de 2.400 millones de euros en impuestos corporativos a los Países Bajos; Italia, con más de 178.000 casos, perdió más de 1.350 millones; Alemania , con más de 145.000 casos, también perdió más de 1.300 millones; y España, con 195.000 casos, perdió casi 1.000 millones en el refugio fiscal holandés.

Holanda, destacado entre los países que se oponen a las medidas de mutualización de la crisis, ha recibido duras críticas de países como Italia y Portugal a su actitud en las negociaciones.

En una entrevista con la agencia Lusa, el primer ministro portugués, António Costa, dijo: "Más que una cuestión económica o financiera, es una cuestión política la que está encima de la mesa. Necesitamos saber si podemos seguir a 27 en la Unión Europea o a 19 [en la zona euro], o si hay alguien que quiere quedarse fuera". "Me refiero a los Países Bajos ", subraya António Costa, quien afirma: "Este es el momento de la clarificación política en Europa"

Hace unos días, Costa calificó de "repugnante" la actitud holandesa, y no ocultó su irritación ante declaraciones "repulsivas", "sin sentido" y "totalmente inaceptables" con respecto a la crisis de coronavirus hechas por el ministro de finanzas holandés, Wopke Hoekstra. "Esa mezquindad recurrente amenaza el futuro de la UE", dijo Costa. Hoekstra, en el Ecofin, pidió a la Comisión que "investigue" por qué algunos Estados miembros no tenían margen fiscal para afrontar la crisis del coronavirus.

Los Países Bajos, que ocupan el cuarto lugar en el ránking de facilitadores mundial de evasión de impuestos de sociedades en el Corporate Tax Haven Indicators 2019, ha propuesto, como idea para salir de la crisis, que los países de la UE podrían "donar" contribuciones a un fondo de emergencia de la UE para apoyar a los países de la UE económicamente más débiles.

Los Países Bajos dijeron que estaban dispuestos a donar 1.000 millones de euros, menos de los 1.350 millones en impuestos de sociedades que deja de ingresar Italia cada año en favor de Holanda.

Es más, en comparación, la pérdida impositiva anual de 1.350 millones de Italia es equivalente a más del doble del coste anual de administrar el Hospital San Raffaele, uno de los hospitales más grandes de Italia con aproximadamente 1.350 camas, según los cálculos de Tax Justice Network.

El informe destaca las ineficiencias del modelo fiscal holandés. A cambio de costar a los miembros de la UE  9.200 millones en impuestos de sociedades no recaudados al año, los Países Bajos recaudan solo 2.000 millones de euros en impuestos corporativos adicionales al año. Así, Tax Justice Network calcula que por cada euro que los Países Bajos recaudaron beneficiándose del cambio en el lugar donde pagan impuestos las corporaciones estadounidenses, la UE en su conjunto perdió casi 4 en impuestos de sociedades.

Las empresas estadounidenses registraron más beneficios solo en los Países Bajos que en el resto de la UE, excluyendo los refugios fiscales de Irlanda y Luxemburgo. Sin embargo, la baja tasa impositiva efectiva de los Países Bajos y su uso frecuente como un conducto para la transferencia de ganancias a otros paraísos fiscales empresariales como las Bermudas, se traduce en una gran transferencia de riqueza fuera de Europa hacia las cuentas bancarias extraterritoriales de las corporaciones e individuos más ricos del mundo, explica el informe.

Etiquetas
Publicado el
20 de abril de 2020 - 21:56 h

Descubre nuestras apps

stats