Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
El PP afronta las europeas con seis puntos de ventaja sobre el PSOE
Crónica - Milei asalta la campaña de las europeas como necesita el PSOE
Opinión - Lo que el PP llama patriotismo. Por Esther Palomera

Lobbys y la derecha europea presionan para aparcar las normas de agricultura más ecológica por la guerra en Ucrania

España, mayor consumidor europeo de pesticidas que pueden dañar la salud

Andrés Gil

Corresponsal en Bruselas —

4

Los lobbys de la agroindustria y la derecha europea del PPE presionan para aparcar las normas de agricultura más ecológica por la guerra en Ucrania y su impacto en el sector. Así lo constata un informe del Corporate Europe Observatory (CEO) publicado este jueves, que muestra cómo las maniobras venían de atrás. Por ejemplo, según el CEO, el grupo de presión de la industria de pesticidas CropLife Europe (CLE) ha organizado una campaña de presión inmensa y bien dotada contra la política insignia de la UE, la estrategia de la granja a la mesa y la biodiversidad (ambos pilares del Pacto Verde de la UE).

Incluso la horrible invasión rusa en Ucrania ha sido aprovechada como una oportunidad por FNSEA, el gran grupo de presión agrícola francés, como una excusa para pedir que se reconsidere la estrategia de la granja a la mesa de la UE, calificándola de “estrategia de decrecimiento”, así como otras medidas medioambientales de la política agrícola de la UE PAC. Los grupos ecologistas y los sindicatos agrícolas progresistas, por otro lado, dijeron que la guerra en Ucrania demostró que la dependencia de la agricultura de la UE de los combustibles fósiles y los fertilizantes es una debilidad importante que puede abordarse con los objetivos de la granja a la mesa.

El Partido Popular Europeo, por su parte, está pidiendo a la Comisión Europea que no presente las próximas normas de agricultura más ecológica de la UE debido al impacto de la guerra en Ucrania en el sector agrícola y sus posibles consecuencias para el suministro de alimentos.

“La Comisión debería evitar presentar otras propuestas legislativas que tengan un impacto negativo en la seguridad alimentaria europea”, ha afirmado Herbert Dorfmann, coordinador de agricultura del grupo, en un comunicado de prensa. “Debemos dar a la población europea la certeza de que esta guerra no conducirá a platos vacíos en Europa”, dijo el eurodiputado italiano.

Un portavoz del EPP confirmó a Politico que se refería al plan Farm to Fork en general y también específicamente a una revisión de las reglas de pesticidas de la UE, que se espera que proponga reglas vinculantes de reducción de pesticidas cuando llegue el 23 de marzo. Agregaron que esto era un llamado a olvidar el De la granja a la mesa “por ahora”, o mientras persista la crisis.

Nina Holland, investigadora y activista del Corporate Europe Observatory, ha dicho: “Es muy cínico que los políticos de la UE se unan cada vez más al ataque contra los objetivos de la granja a la mesa de la UE utilizando como argumento la guerra de Ucrania y la inminente crisis alimentaria. La guerra muestra precisamente la urgencia de hacer que la producción de alimentos sea menos dependiente de los combustibles fósiles, pesticidas y fertilizantes. Si están realmente preocupados por la seguridad alimentaria, pedirían niveles insostenibles de producción de carne e importaciones de alimentos para animales, por ejemplo. Ya es hora de que las instituciones y los políticos europeos cambien de rumbo y dejen de defender los intereses corporativos y hagan lo que se supone que deben hacer: proteger el interés general de la población”.

“En nombre de las multinacionales agroquímicas, CropLife ha combatido la idea de la UE de proteger los ecosistemas y la salud pública mediante la reducción del riesgo y el uso de plaguicidas en un 50% para 2030”, dice el informe.

El informe del CEO se basa en documentos obtenidos a través de solicitudes de libertad de información de la Comisión Europea, así como en un documento de estrategia de medios sociales interno de Croplife Europe filtrado, “que muestra los objetivos de este grupo de presión y su miembros, las grandes corporaciones que venden pesticidas, como Bayer, BASF, Syngenta y Corteva”, explica el informe.

Está previsto que el 23 de marzo la Comisión Europea publique una revisión de la directiva sobre uso sostenible de plaguicidas (SUD), la primera propuesta legislativa para incluir un objetivo de la estrategia De la Granja a la Mesa en la legislación europea.

La directiva de plaguicidas ya tenía la intención de limitar en gran medida su uso, sin embargo, los Estados miembros no terminaron de aplicarla por completo. Mientras tanto, “la evidencia del vínculo entre el uso de pesticidas y la disminución de la biodiversidad y los impactos en la salud humana solo se ha acumulado. Debido al objetivo de reducción de pesticidas que se avecina, el lobby de la industria se ha puesto en marcha”, explica e informe.

“La estrategia de CropLife descubierta confirma que, si bien la industria de los pesticidas hace declaraciones huecas sobre su apoyo al Acuerdo Verde de la UE, en realidad, la misión general de Croplife Europa es 'proteger y extender la libertad de operación de los miembros' y, por lo tanto, 'no hay objetivos obligatorios y uniformes en todos los países de la UE”, explica el CEO.

A través de su investigación, el CEO identifica tres grupos principales de tácticas de lobby:

Una es “pagar estudios convenientes a políticos alarmistas. Existe una gran cantidad de evidencia científica que muestra el profundo impacto del uso generalizado de pesticidas, por lo que la industria necesita sus propios estudios científicos para contrarrestarlo. Mientras que el vicepresidente de la CE Frans Timmermans declaró que para las propuestas de la granja a la mesa 'la ciencia está de nuestro lado', una de las tácticas del lobby de los pesticidas es comprar 'estudios de impacto' convenientes pero parciales de las universidades, mostrando el 'desastroso impacto económico sobre el sector agrícola de la Granja a la Mesa'. Luego organiza una serie de eventos de medios patrocinados por la empresa para amplificar el mensaje y crear un 'sonido envolvente”.

Otra es jugar geopolíticamente para ejercer presión internacional sobre la UE. “Bayer, Corteva, Syngenta y su grupo de presión Croplife se unen a una alianza liderada por el gobierno de EEUU que ataca la estrategia de la granja a la mesa y promueve la agricultura industrial como 'sostenible”.

Y la internacional. “Contrariamente a su giro en Europa, estas corporaciones claramente no apoyan el enfoque del Acuerdo Verde de la UE. También movilizaron a los Gobiernos de terceros países para presionar a la UE sobre los estándares de pesticidas (por ejemplo, residuos de pesticidas en las importaciones de alimentos) y asegurar que los esfuerzos de la llamada 'diplomacia verde' de la UE permanezcan en foros multilaterales (que involucran a los EE. UU.) y no se impongan en nivel bilateral”.

Además, intentan demostrar que son parte de la solución. Mientras que solo cuatro grupos (Syngenta-ChemChina, Bayer-Monsanto, BASF y Corteva) representan el 66% de las ventas mundiales, este sector altamente concentrado necesita proteger su negocio y al mismo tiempo convencer a los legisladores de la UE de que están de acuerdo con las ambiciones de Green Deal. Algunas de las tácticas utilizadas para reconciliar estos dos son compromisos voluntarios, o proponer soluciones falsas como nuevas tecnologías digitales y nuevas técnicas transgénicas desreguladas, que encajan con su nuevo modelo de negocio“.

Etiquetas
stats