El mercado mayorista eléctrico se dispara a un nuevo récord de 188 euros/MWh tras el plan de choque del Gobierno

Torretas de alta tensión en la localidad poleas de El Berrón, Asturias. EFE/ Eloy Alonso

El precio medio diario de la electricidad en el mercado mayorista va a volver a pulverizar este jueves otro récord al dispararse ya por encima de los 188 euros/MWh, tras aprobarse el plan de choque aprobado por el Gobierno el martes que, entre otras medidas, va a recortar 2.600 millones a las eléctricas por el encarecimiento del gas para mitigar su impacto en el recibo de los consumidores.

El gas es, junto al CO2, el gran vector de esta espiral de subidas del denominado pool. Y el coste de esta materia prima sigue rompiendo récords en Europa. En España la referencia del mercado ibérico Mibgas se sitúa ya al borde de los 70 euros por megavatio hora (MWh). Esto va a propiciar que este jueves el precio medio del pool eléctrico se sitúe ya, según los datos que acaba de publicar el Operador del Mercado Eléctrico OMIE, en 188,18 euros/MWh, un 8,9% por encima del máximo histórico registrado este mismo miércoles. Es una subida de otros 15,4 euros en un día, con precios máximos horarios de hasta 198,85 euros.

Esta espectacular escalada ha llevado al Gobierno a aprobar un amplio paquete normativo que pretende neutralizar estas subidas y abaratar la luz un 22% de aquí a final de año, además de diferir las subidas de la tarifa regulada del gas natural (TUR) durante dos trimestres.

Un decreto “confiscatorio”, según el PP, y cuyas “medidas intervencionistas” rechazaba el martes la patronal eléctrica Aelec poco después de que el Foro Nuclear amenazase con un “cierre desordenado” de las centrales nucleares. A estas plantas (que no pueden cesar su actividad unilateralmente) también se va a aplicar un recorte adicional por la subida del CO2, como a las hidroeléctricas. Ambas serán las tecnologías afectadas por ese recorte de ingresos por la escalada del gas, que estará vigente hasta marzo, cuando se espera que amaine la actual tormenta de precios tras un invierno que se prevé muy complicado por los bajos niveles de almacenamiento de esta materia prima en Europa.

La vicepresidenta Teresa Ribera ha atribuido esa amenaza de las nucleares a una "primera reacción en caliente" y, en declaraciones a TVE recogidas por Europa Press, ha señalado que "en unos días" prevé reunirse con los responsables de las eléctricas para abordar las medidas adoptadas.

Por su parte, la patronal gasista, Sedigas, ha señalado este miércoles que esperará a conocer los detalles técnicos del mecanismo para topar las subidas de la TUR “para hacer una valoración fundada ante la posibilidad de incurrir en un potencial déficit tarifario de carácter estructural para el sistema gasista” que “pudiera poner en riesgo su sostenibilidad económico-financiera y cuestionar el proceso de liberalización del sector emprendido hace ya más de dos décadas”. Sedigas también reclama un IVA reducido a la factura del gas, como el aplicado temporalmente a la electricidad.

El Real-Decreto Ley publicado en el BOE persigue “frenar de manera inmediata el efecto que el incremento del precio de la electricidad está teniendo en el resto de sectores de la economía, lo que ya se está reflejando en los datos más recientes del índice de precios al consumo (con la consecuente pérdida de poder adquisitivo de los consumidores y una pérdida de competitividad para la industria y el sector servicios)” y “supone un riesgo de ralentización de la recuperación”, según el Gobierno.

El Ejecutivo ha notificado de manera informal las medidas del decreto a la Comisión Europea y cuenta con el apoyo de la UE a este paquete normativo, el primero de este calado que adopta un Estado miembro ante esta tormenta que, según ha señalado este miércoles a RNE el Alto Representante para la Política Exterior de la Unión Europea y vicepresidente de la Comisión, Josep Borrell. El exministro socialista cree que “tarde o temprano” esta situación va a obligar a la UE a reformar su sistema de fijación de precios de la electricidad porque tiene “demasiadas disfunciones”.

El recorte del Gobierno español al sector ha sido calificado por Barclays como “malas noticias” para Enel, dueña de Endesa, empresa que aporta el 30% del EBITDA del grupo italiano y que está totalmente expuesta al mercado español. En un informe publicado este miércoles, el banco británico estima que el decreto tendrá un impacto superior a los 200 millones en el beneficio de este año de Endesa antes de impuestos y de otros 200 millones de 2022. El banco ha recortado de 26,4 euros a 25,5 euros el precio objetivo de Endesa y anticipa una “larga batalla legal” entre Gobierno y eléctricas por este asunto. La eléctrica cotiza a media mañana en 18,4 euros tras caer otro 3,7%.

El paquete de medidas ha castigado la cotización de las principales eléctricas españolas. Endesa e Iberdrola, que el martes cedieron 2.200 millones de capitalización, prorrogan este miércoles las caídas en bolsa, aunque en el caso de Iberdrola, hay otros factores más allá de España. Este miércoles la eléctrica abría portada en Financial Times por sus críticas a las políticas proteccionistas de Estados Unidos para favorecer a su industria local en la eólica marina. Un ejecutivo del grupo las ha calificado de “planificación central soviética”.

Etiquetas
Publicado el
15 de septiembre de 2021 - 12:48 h

Descubre nuestras apps