Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.

El empleo aguanta en el mejor inicio de año desde 2007, aunque el paro aumentó en 103.800 personas

Varias personas en la entrada de una oficina pública de empleo, en una imagen de archivo.

Aumento del paro y ligero descenso de trabajadores en el arranque de 2023. El número de desempleados se incrementó en 103.800 personas hasta marzo, según los datos del primer trimestre de la Encuesta de Población Activa (EPA), una cifra elevada respecto a los últimos años prepandemia, pero alimentada por un gran aumento de las personas en disposición de trabajar (casi 93.000 más). El empleo apenas se resintió, con una pequeña reducción de 11.100 trabajadores, el mejor comportamiento del mercado laboral de los últimos 15 años y que sitúa el total de ocupados cerca de los máximos históricos y los 20,5 millones de personas.

Los tres primeros meses del año suelen traer malas noticias para el mercado de trabajo. Desde 2008, se registra siempre destrucción de empleo y, en general, también sube el paro. Salvo alguna excepción, como la de 2021, en la que el desempleo se redujo con el rebote tras lo peor de la pandemia.



En este 2023, el empleo ha aguantado mejor de lo habitual, en concreto desde 2007, con años los que se registraban mayores descensos en el número de trabajadores. Sin embargo, hay un número sustancial de personas que quieren trabajar y no encuentran empleo, en un mercado laboral más ancho, con las personas dispuestas a trabajar al alza.

El balance final es de casi 20,5 millones de trabajadores, 20.452.800 personas ocupadas, cerca de las cotas más elevadas alcanzadas por nuestro mercado de trabajo, y por otro lado de 3.127.800 personas en paro, un dato todavía muy elevado y que nos sitúa a la cabeza de la UE.



La creación de empleo se acelera en el inicio de 2023 respecto a la última EPA, de cierre del año 2022. El número de trabajadores aumenta a un ritmo interanual del 1,8% respecto al 1,4% previo. Las cifras mensuales de afiliación a la Seguridad Social, de personas trabajadoras de alta en el sistema, nos han ido adelantando este mayor empuje del empleo en 2023, que se ha acelerado en los últimos meses hasta un marzo con datos históricos.



Otro dato positivo se encuentra en las horas trabajadas de media por los trabajadores, que aumenta hasta las 33,6 a la semana, mejorando el dato del mismo periodo del año pasado y más cerca del dato prepandemia, de 34,6 horas a la semana en el primer trimestre de 2019.

La EPA señala que, según datos desestacionalizados, que marginan efectos estacionales que producen vaivenes en el mercado laboral, el número de trabajadores aumentó en el primer trimestre en un 1,2% y el paro se mantuvo casi invariable (-0,03%), ambos datos que reflejan una mejoría respecto al segundo semestre de 2022.

La tasa de paro aumentó al 13,3%

Con este incremento de personas desempleadas hasta marzo, la tasa de paro subió hasta el 13,3%, lo que supone 39 centésimas más que en el trimestre anterior. La tasa de paro tiene en cuenta el número total de personas desempleadas que contabiliza la EPA y las personas activas, dispuestas a trabajar, que también aumentaron este trimestre en 92.700 personas (una cifra muy elevada) y en el último año lo hizo también con intensidad, sumando 321.100 personas al mercado laboral (+1,4%).

Del total de 3,1 millones de personas en paro, casi 1,7 millones son mujeres y los restantes 1,4 millones de parados son hombres, con tasas de paro del del 15% y del 11,5%, respectivamente.



En los 12 últimos meses el paro ha disminuido en 47.000 personas, lo que muestra un freno en la reducción de personas desempleadas, con un ritmo de caída del 1,5% frente al 2,6% del trimestre previo. Este es posiblemente el mayor reto del mercado laboral en España en estos momentos: que el mercado laboral logra absorber a las personas en paro, gran parte de ellas (el 42%) en desempleo de larga duración (desde hace más de un año).

La estadística muestra que los hogares que tienen a todos sus miembros activos en paro, una situación de especial vulnerabilidad, aumentaron este trimestre en 7.800, hasta un total de 1.055.300. “De ellos, 322.000 son unipersonales”, precisa el INE.

Nuevo mínimo de temporales

La última EPA nos deja también un nuevo mínimo de trabajadores temporales, del 17,3%. La alta temporalidad era otra de las lacras del mercado laboral en España en las últimas décadas, pero se ha desplomado desde la aprobación de la reforma laboral. Respecto a trimestres anteriores, el descenso en esta ocasión es más moderado.



El INE informa de que los asalariados disminuyeron este trimestre en 23.200, pero con diferencias según el tipo de contrato: los que tienen contrato indefinido se incrementaron en 93.800, mientras que los de contrato temporal se redujeron en 117.000. El número de trabajadores autónomos aumentó por su parte en 12.100 personas en este trimestre.

Si el dato general de temporalidad no desciende más es debido al sector público, con sus propios procesos de estabilización mucho más lentos, que reflejan un porcentaje de empleo temporal del 31,3%. En cambio, el sector privado, que es el impactado directamente por la reforma laboral, muestra índices muy inferiores: del 13,7%.



Si echamos la mirada atrás 12 meses, el número de asalariados ha crecido en 419.800, con un gran aumento del empleo indefinido en más de 1,5 millones de personas, mientras que el temporal se redujo en 1,1 millones. En cuanto a los autónomos, el balance es de reducción de 43.400 empleos.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats