Las principales economías del mundo acuerdan en la OCDE un impuesto mínimo para las empresas del 15%

Mathias Cormann, secretario general de la OCDE.

Los países que debatían en el seno de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) han llegado este jueves a un acuerdo para reformar el sistema fiscal internacional y que incluye, como estaba previsto, un tipo mínimo de Impuesto de Sociedades a nivel global del 15%, según ha anunciado el organismo en un comunicado.

España recaudaría 5.400 millones más con un impuesto universal del 21% para las grandes corporaciones

España recaudaría 5.400 millones más con un impuesto universal del 21% para las grandes corporaciones

La declaración sobre fiscalidad ha sido firmada por 130 países del mundo, representantes del 90% del producto interior bruto (PIB) a nivel mundial. Entre ellos se encuentran China y Estados Unidos, así como el resto de potencias europeas, entre ellas España.

"Tras años de intenso trabajo y negociaciones, este paquete histórico asegurará que las grandes empresas multinacionales pagan su parte justa de impuestos en todos lados", ha explicado el secretario general de la OCDE, Mathias Cormann.

"Este paquete no elimina la competencia a nivel fiscal, y no debería, pero marca unas limitaciones multilaterales acordadas. También acomoda los diferentes intereses de la mesa de negociación, incluyendo los de jurisdicciones pequeñas y en desarrollo", ha agregado.

Los participantes de la negociación se han comprometido a finalizar el trabajo técnico para el mes de octubre de 2021. La implementación efectiva de esta fiscalidad internacional no se dará hasta 2023.

El acuerdo al que se ha llegado este jueves ataja los problemas derivados de la base imponible y el traslado de beneficios por parte de grandes empresas a jurisdicciones con una baja fiscalidad. Como ya se había acordado, el acuerdo global se centrará en dos pilares de actuación.

Nuevo marco fiscal

El primer pilar incluye a las multinacionales con ingresos globales superiores a los 20.000 millones de euros y una rentabilidad por encima del 10%, excluyendo las empresas extractivas (petroleras o mineras) y las de servicios financieros regulados.

El marco fiscal asignará los ingresos a las jurisdicciones donde se consuman los bienes o servicios vendidos. Posteriormente, los beneficios en exceso de ese 10% (hasta un 30 máximo) se asignarán a las jurisdicciones usando el reparto de ingresos con el objetivo de estar sujetos a impuestos.

El segundo pilar abarcará a las empresas que facturen 750 millones de euros o más a nivel global e incluye que el tipo mínimo de los Impuestos sobre Sociedades sea del 15% en todas las jurisdicciones adheridas al acuerdo.

Únicamente 9 países de los 139 miembros del llamado Marco Inclusivo, en el que se ha desarrollado la negociación, han quedado al margen de este compromiso, y se espera que una parte de ellos se sumen de aquí al mes de octubre, cuando se finalice, explicó a Efe Pascal Saint Amans, el director del centro de política fiscal de la OCDE, que ha pilotado el proceso.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha valorado de forma positiva el acuerdo al asegurar que este nuevo marco hará al país "más competitivo". "Con un tipo mínimo sobre Sociedades en marcha, las corporaciones multinacionales ya no serán capaces de enfrentar a unos países con otros para bajar los impuestos y proteger sus beneficios a expensas de los ingresos públicos. Ya no serán capaces de evitar pagar su parte justa ocultando los beneficios generados en EEUU, o en cualquier otro país, en jurisdicciones de bajos impuestos", ha asegurado Biden.

EEUU, a través de su secretaria del Tesoro, Janet Yellen, ha liderado la iniciativa de un impuesto mínimo mundial sobre las compañías multinacionales para evitar que las empresas evadan impuestos con el traslado de sus beneficios al extranjero.

Irlanda, Hungría, Estonia y Chipre no firman

Los gobiernos de Irlanda, Hungría, Estonia y Chipre se han desmarcado del acuerdo, pero sí lo han hecho las cuatro grandes potencias del bloque (Alemania, Francia, Italia y España). El texto cuenta con el respaldo de Países Bajos, Luxemburgo y Malta, los otros tres Estados miembros que han sido señalados recientemente por la Comisión Europea por sus prácticas fiscales agresivas.

En un comunicado, el ministro de Finanzas de Irlanda, Paschal Donohoe, quien también preside las reuniones de ministros de Economía de la eurozona, conocidas como Eurogrupo, ha explicado que su país no ha firmado el acuerdo por incluir un tipo efectivo mínimo de al menos un 15%.

"No estaba en posición de unirme al consenso del acuerdo y específicamente al tipo fiscal mínimo efectivo de al menos un 15%. He expresado la reserva de Irlanda, pero sigo comprometido con el proceso y con el objetivo de encontrar un resultado que Irlanda pueda apoyar", ha explicado de cara a las negociaciones técnicas que se deben desarrollar hasta octubre para afinar los detalles del pacto.

A pesar de que estos cuatro países europeos no han firmado el acuerdo, el comisario de Economía, Paolo Gentiloni, ha celebrado que se trata de un "paso histórico" para conseguir que las empresas multinacionales paguen una parte "más justa" de impuestos".

"Confío en que el G20 respalde este acuerdo sin precedentes el próximo fin de semana en Venecia", ha apuntado el ex primer ministro italiano en un mensaje que ha compartido en la red social Twitter.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats