Suspender el pago de hipotecas o inyectar miles de millones: los gobiernos ensayan medidas para evitar que el coronavirus desemboque en recesión

La canciller alemana, Angela Merkel, habla con el primer ministro de Países Bajos y el canciller austriaco

El coronavirus podría ser una tormenta perfecta que abocara a las economías mundiales a una nueva recesión, según el escenario más pesimista sobre las inciertas consecuencias de esta epidemia. Para intentar conjurar esta posibilidad –temores que ya se despertaron con menor virulencia el pasado verano en medio de la guerra comercial entre China y EEUU– los gobiernos de los países más expuestos están lanzando medidas para salvar su economía de un cambio de ciclo que vaya más allá de una mera rebaja de crecimiento que ya se da por hecha.

Las cuarentenas preventivas y toda baja por coronavirus tendrán más protección: serán como accidentes de trabajo

Las cuarentenas preventivas y toda baja por coronavirus tendrán más protección: serán como accidentes de trabajo

El último en rebajar sus previsiones ante la emergencia de la crisis del coronavirus ha sido Bank of America, algo que ya hizo hace menos de dos semanas. Predice ahora que el PIB mundial crecerá un 2,2%, frente al 2,8% que esperaba a finales de febrero. Respecto a la eurozona, Bank of America rebaja la previsión al 0,2%, frente al 0,6% que estimaba en su primera revisión del crecimiento.

La OCDE ha advertido de que los gobiernos deberán dejar de lado la contención del déficit público para aplicar medidas de choque tan potentes como el cambio que supuso que Mario Draghi (BCE) anunciara en 2012 que haría todo lo necesario para salvar al euro, lo que incluyó una rebaja de los tipos de interés que permanece y que ahora, con esta crisis sanitaria, se prolongará aún más.

"Necesitamos el mismo big bang, pero desde el punto de vista presupuestario", afirmó la economista jefe, Laurence Boone: "No son los bancos centrales los que nos van a salvar esta vez, pero los presupuestos de los Estados pueden hacerlo". Estas son algunas de las principales medidas económicas adoptadas o previstas por algunos países antes este inesperado shock:

España: liquidez para empresas y ayuda a familias

El Gobierno prepara desde hace dos semanas un "plan de choque" económico para hacer frente a la epidemia de coronavirus, que aprobará en un consejo de ministros extraordinario el próximo jueves tras reunirse con empresarios y sindicatos. Por el momento, Sanidad ha recomendado teletrabajar en las áreas más afectadas por la enfermedad (Comunidad de Madrid, Vitoria-Labastida y La Rioja).

El presidente del Gobierno, Pedró Sánchez, compareció ante los medios de comunicación este martes tras la cumbre por videoconferencia de los líderes europeos en la que se acordó poner en marcha un fondo que alcanzará los 25.000 millones de euros para contrarrestar el impacto económico del brote de coronavirus.

Además de este fondo, el presidente del Gobierno apuntó que este jueves se presentarán las medida del paquete de choque en cuatro líneas: apoyar a las familias trabajadoras facilitando la reducción de jornadas y con ayudas para el cuidado de dependientes y de menores tras el cierre de centros educativos; medidas para garantizar el suministro y la producción de medicamentos y acceso al material sanitario; medidas de flexibilidad laboral para proteger los empleos y que las empresas no tengan que recurrir a despidos; y recursos para facilitar liquidez a las pymes para evitar problemas de solvencia además de proponer beneficios fiscales para las pequeñas y medianas empresas. También mencionó, sin dar detalles, ayudas específicas para el transporte y el turismo por ser los sectores que más están sufriendo el impacto de la crisis.

La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, ya había adelantado que las medidas del plan extraordinario serán iniciativas de ayuda a las familias que deben afrontar el cierre de los colegios en las zonas mencionadas y también para evitar pérdida de empleo o "falta de liquidez" de las empresas más afectadas por el coronavirus, derivada tanto de los compromisos de pago a proveedores como desde el punto de vista fiscal.

Se ha aprobado ya una única medida de carácter económico: las cuarentenas preventivas y toda baja por coronavirus tendrán más protección y tendrán tratamiento de accidentes de trabajo. La medida, reclamada por los sindicatos, aumenta la prestación que percibirán los afectados que se encuentren en estos casos y supone la asunción del coste por parte de la Seguridad Social, algo que habían pedido los empresarios. Probablemente el próximo jueves se apruebe una moratoria en las cotizaciones a la Seguridad Social para empresas y trabajadores por cuenta propia. Algunas de las medidas que se aprueben tendrán carácter retroactivo.

China: Estímulos fiscales en el país de origen

La cifra de muertos por coronavirus en China es de más de 3.100 personas y los contagiados superan los 80.700. Además de adoptar drásticas medidas sanitarias que han logrado frenar el virus, han anunciado una serie de acciones de política fiscal desde finales de enero. Su principal objetivo ha sido ayudar a impulsar una reanudación ordenada de la producción. China está relajando la presión tributaria sobre las empresas en las regiones y sectores más vulnerables, entre ellos transporte, turismo y hotelería.

Para ello se han aprobado exenciones y recortes de impuestos temporales para ayudar a las pymes. Además, se han elevado las emisiones de bonos para ayudar apoyar la financiación de los principales programas de infraestructura y gastos fiscales. China está acelerando el pago de las prestaciones de seguro de desempleo y ampliando las redes de protección social.

Y el Gobierno de Pekín ha animado a las empresas emitir deuda barata para combatir el coronavirus y reforzar sus balances. Los reguladores han fomentado la venta de este tipo de deuda reduciendo el periodo de aprobación de semanas a días e invitando a los bancos estatales a que la suscriban, siempre que al menos gasten al menos el 10% de sus ganancias en medidas para combatir la epidemia, publicó Expansión.

Italia: suspensión de facturas, impuestos e hipotecas

Italia está en alerta, con todos los habitantes del país confinados en áreas cercanas a sus domicilios. Es el segundo país del mundo con más afectados por el coronavirus tras China (9.100 infectados y 463 muertos), por lo que el España ha prohibido los vuelos desde allí este martes y hasta el próximo 25 de marzo.

El Parlamento italiano tiene previsto aprobar este miércoles un plan de medidas de choque por valor de 10.000 millones de euros para amortiguar el impacto de la epidemia. El ministro de Industria de Italia, Stefano Patuanelli, ha dicho que entre un primer grupo de medidas el Gobierno ha previsto suspender el pago de facturas, impuestos e hipotecas para aliviar la presión sobre las pequeñas empresas y los hogares.

La Comisión Europea ha confirmado que el gasto extraordinario que apruebe el Gobierno italiano para contrarrestar el impacto económico del brote de coronavirus será excluido del cálculo del déficit estructural, y por tanto, no será tenido en cuenta cuando las autoridades comunitarias evalúen el cumplimiento de los objetivos fiscales del país transalpino.

Alemania: 12.400 millones de inversión

El Gobierno de Angela Merkel asumirá un 60% del sueldo neto que dejen de percibir los empleados de las empresas que deban recurrir a la reducción de la jornada laboral como consecuencia del coronavirus. El régimen de jornada reducida se podrá implantar en cuanto ésta afecte a un 10% del total de trabajadores. Con esta medida, pretenden evitar que se produzcan despidos masivos o reducciones de plantilla, informa Efe.

Además, la coalición de centro-izquierda ha acordado aumentar las inversiones públicas en 12.400 millones de euros entre 2021 y 2024 y facilitar a las empresas el acceso a subvenciones para trabajadores afectados por la caída productiva por el coronavirus a fin de contrarrestar los efectos de la epidemia. Firmas como Lufthansa, que se ha visto obligada a recortar hasta el 50% de su capacidad, se podrían beneficiar de esta medida.

Francia: pago escalonado de las contribuciones sociales

Tras el anuncio del Banco de Francia de que revisaba a la baja la previsión de crecimiento del primer trimestre del 0,3% al 0,1%, el ministro de Finanzas, Bruno Le Maire, lanzó una petición a la UE para que actuara con un paquete de estímulos a la economía mientras que proponía una serie de medidas para reducir el impacto de la enfermedad en la ya renqueante economía francesa.

Le Marie ha puesto en marcha medidas como permitir el pago escalonado de contribuciones sociales de las empresas, que el BPI (el ICO francés) garantice hasta el 70% del crédito a pymes que tengan problemas para obtener créditos de su banco, no aplicar sanciones a las empresas que se retrasen en las obras públicas, facilitar recursos para permitir que los ciudadanos que lo soliciten pueden reducir la jornada de trabajo. Ante el incremento de la crisis el ministro de Finanzas del Gobierno de Emmanuel Macron anunció la posibilidad de "exenciones fiscales" para las empresas especialmente afectadas por la situación.

EEUU: Recorte de tipos de interés y bajas remuneradas

La Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) ha recortado los tipos de interés de referencia en medio punto, para dejarlos en la horquilla entre el 1 % y el 1,25 %, con el fin de impulsar la actividad económica. "Reconocemos que una rebaja de los tipos de interés no reducirá las infecciones ni reparará las cadenas de suministro rotas, pero sí creemos que nuestra acción dará un empujón significativo a la economía", explicaron sobre una decisión que no se adoptaba desde la crisis de 2008-2009.

Por su parte, el presidente estadounidense, Donald Trump, tiene previsto coordinar un plan de estímulo económico, que podría incluir recortes de impuestos y asistencia a aerolíneas y hoteles, ante el temor a una recesión provocada por la expansión global del coronavirus. Asimismo, según los medios, estudia ofrecer una licencia remunerada para los trabajadores que se contagien de coronavirus, algo especialmente importante dado que las leyes laborales de EE.UU. no garantizan la baja por enfermedad.

Etiquetas
Publicado el
10 de marzo de 2020 - 21:21 h

Descubre nuestras apps