La portada de mañana
Acceder
Un cambio de Pfizer y la falta de previsión ponen en riesgo miles de vacunas
Cifuentes se sienta en el banquillo con una agenda desaparecida dos años
Opinión - Entre lo urgente y lo importante, por Esther Palomera

La Resistencia abre debate en redes sociales sobre el sexo seguro

El presentador David Broncano junto al piloto Joan Mir.

S. Marcos

La urgencia de la pandemia de COVID-19 ha desplazado a otros problemas de salud de la primera línea, pero eso no significa que hayan dejado de ser importantes. En torno al Día Mundial del Sida recordaban en La Resistencia que “igual que han vuelto las hombreras, está el VIH”, al hilo de una conversación que estableció la banda con Broncano entorno al sexo seguro. Posteriormente, David Broncano preguntó al piloto Joan Mir sobre sus relaciones sexuales durante el último mes y si se había entregado a la tarea con protección, a lo que el pilotó contestó “sí, todo full equipe”.

En sus redes sociales La resistencia se unió a la campaña #YONOMEOLVIDO, que se ha vuelto a poner en marcha para recuperar la conversación sobre el VIH y las relaciones sexuales seguras con la naturalidad de aquella famosa frase de “póntelo, pónselo” que trascendió a varias generaciones. “Si no conoces mucho, igual tienes que usar la mascarilla en más sitios”, proponía uno de los colaboradores de Broncano como lema renovado.

Pese a los avances científicos, el número de nuevas infecciones por VIH en España no ha disminuido en la última década. En los últimos meses ha abundado la información sobre mascarillas, aerosoles y vacunas, pero la educación en salud sexual sigue siendo escasa. ¿Tiene la gente normalmente sexo seguro? Los números indican que cada vez menos jóvenes españoles usan preservativo: su utilización ha descendido en una década del 66% al 52,8%, según una reciente encuesta realizada por la Sociedad Española de Contracepción (SEC) y la Fundación Española de Contracepción. 

La progresiva desaparición del VIH de los titulares, y la falta de campañas de concienciación unidas a los tabúes respecto al sexo y las infecciones de transmisión sexual, podrían hacer pensar que el VIH es algo del pasado. Los datos, sin embargo, contradicen de nuevo esa percepción: desde hace 10 años se diagnostican más de 3.500 casos anuales de VIH y se estima que actualmente en España viven un total de 155.000 personas con VIH.

Acabar con el estigma

Para que estos números calen en la conversación pública, GeSIDA, Cesida y Seisida y la compañía farmacéutica ViiV Healthcare han aunado esfuerzos en la campaña #YONOMEOLVIDO, cuyo objetivo —más allá de las necesarias recomendaciones mencionadas en La Resistencia— es el de reducir las nuevas infecciones, pero también mejorar la calidad de vida las personas con VIH y eliminar la discriminación y el estigma asociados al VIH El propósito es alcanzar los estándares marcados ONUSIDA para 2030: el 95% de las personas con VIH sepan que tienen la infección; el 95% de las personas diagnosticadas de VIH estén en tratamiento con antirretrovirales; y el 95% de las personas tratadas tengan suprimida la replicación viral.

La vida de las personas con VIH ha cambiado de forma espectacular gracias al desarrollo de tratamientos antirretrovirales cada vez más eficaces, seguros y cómodos. Estos progresos han conducido a la cronificación de la infección, lo que exige, entre otros elementos, la evolución en el modelo de atención para responder a los nuevos retos y las necesidades no cubiertas de la forma más eficiente posible. Dentro del proyecto National Policy se ha trabajado en definir el Modelo óptimo de atención al paciente con infección por VIH.

 Así las cosas, y para acelerar la implantación del modelo óptimo de atención al paciente con infección por VIH, ViiV Healthcare puso en marcha en 2019 un programa de becas de innovación asistencial en España. Este programa nació, además, con un enfoque diferente para impulsar y generar ideas que contribuyan a optimizar los recursos para dar a las cada persona con VIH los cuidados que necesita.  

Los esfuerzos médicos que han conseguido que la esperanza de vida de las personas con VIH sea similar a la de la población general no se corresponden, sin embargo, con los avances sociales. Todavía son muchos los recelos y tabúes asociados a este virus que a causa de la estigmatización merman la calidad de vida de las personas con VIH. Tras décadas de convivencia con el VIH, todavía resulta habitual la confusión entre VIH y sida, la enfermedad que se desarrolla cuando el sistema inmune se deteriora tras años de infección sin tratamiento. Campañas como #YONOMEOLVIDO nos recuerdan que el VIH no es algo del pasado, sino que debe seguir estando presente en el día a día. Como aconsejaban en La Resistencia: ten las relaciones que quieras, pero tenlas siempre de manera segura.

Etiquetas
Publicado el
3 de diciembre de 2020 - 11:23 h

Descubre nuestras apps

stats