La portada de mañana
Acceder
Un cambio de Pfizer y la falta de previsión ponen en riesgo miles de vacunas
Cifuentes se sienta en el banquillo con una agenda desaparecida dos años
Opinión - Entre lo urgente y lo importante, por Esther Palomera

De ‘Supermartes’ a ‘El sabor de las margaritas’: CTV cumple 35 años

Ghaleb Jaber Ibrahim en la grabación del programa Supermartes.

S. Marcos

Cuando Ghaleb Jaber Ibrahim llegó a Galicia en los años setenta desde Palestina no podía imaginar que una de sus ideas, la productora CTV, iba a consolidarse 35 años después de su fundación como un buque insignia del audiovisual gallego. Artífices de grandes referentes como Supermartes u O rei da comedia —además del concurso A noite meiga; la primera producción de ficción gallega, Novo de Parmuide; o la primera serie de televisión hecha en la región, Os outros feriantes— CTV consiguió el año pasado situar una ficción propia, El sabor de las margaritas, entre lo más visto de Netflix. 

Su hijo Ghaleb Jaber que le relevó como productor ejecutivo, hecha la vista atrás y resume la consolidación del proyecto en tres factores: profesionalidad, fiabilidad y confianza. “La historia humana detrás de CTV es singular, se trata de una productora fundada por un chico que escapa de la guerra en Oriente Medio, que llega a España casi de rebote y procede de una familia sin recursos”, cuenta Jaber. Particular es también el germen de la idea: una parabólica que Jaber Ibrahim montó en su hotel de Santiago de Compostela y que congregaba a decenas de personas cada vez que había fútbol. El público estaba ahí, solo faltaba el contenido. Fue entonces cuando , junto a su socio Ramón Domínguez, fundan los orígenes de CTV.

En 1985 iniciaban su andadura con trabajos de doblaje y producciones para la Televisión de Galicia, aprovechando, además, el talento local y el bullir cultural de la época. Fue Antón Reixa, líder de Os Resentidos, el primer director del concurso Supermartes; pero también debutaron en CTV el presentador Boris Izaguirre o el director Carlos Sedes. Hoy en día es una de las productoras más longevas de España y una de las importantes del norte del país, cuenta con más de 15.000 metros cuadrados de instalaciones y casi un centenar de trabajadores, además de estar detrás de los tres programas de prime time de más éxito de TVG. “Nosotros crecemos poco a poco, pero lo hacemos de forma segura”, destaca Jaber.

Apuesta por la ficción

Con una oferta autonómica consolidada, desde hace cinco años el equipo de CTV ha reforzado su división de ficción con el inesperado éxito internacional de El sabor de las margaritas y el drama de época Dalia, la modista, que se retransmitió en otras cadenas autonómicas, además de en Argentina, Chile y Perú. El salto de la primera a Netflix, la primera ficción en gallego adquirida por el gigante del streaming, les valió el Premio da Cultura Galega, el mayor galardón otorgado por la Xunta de Galicia. 

“La televisión en abierto juega un rol diferente a las de pago, primero por un factor económico, no todo el mundo se puede permitir abonar la cuota de una plataforma”, reflexiona Jaber sobre la convivencia entre ambos formatos. “Las coproducciones entre plataformas y televisiones en abierto son ya una realidad, hay espacio para todos, ya no suena raro que nosotros hagamos una serie en gallego con un socio mexicano para una plataforma internacional”. 

No obstante, el motor de CTV sigue siendo el mismo: el potencial de los profesionales y la voluntad situar Galicia como un lugar referente para el audiovisual. “Si nadie apoya el nuevo talento, jamás tendremos talento”, defiende el productor ejecutivo. Desde sus inicios, CTV siempre ha impulsado la formación de profesionales de la región: desde técnicos de iluminación a presentadores y actores que hoy despuntan en el audiovisual nacional —intérpretes como María Castro, Morris o Cristina Castaño arrancaron su carrera en esta productora—.

Mirar hacia el mundo árabe

CTV afronta ahora su periodo de madurez en plena fase de expansión. “Es un momento de abrirnos al mundo y de reivindicar Galicia como un escenario perfecto para hacer cualquier tipo de producción, donde los profesionales y la parte técnica están a la altura”, señala. “Tenemos acuerdos con grandes compañías turcas, mexicanas , entre otras . Estamos tratando de tejer una red de socios en todo el mundo”, concede Jaber. El también director del Festival Euroárabe Amal de Santiago destaca el potencial audiovisual del mundo árabe: “Son 500 millones de personas ávidas de contenido y también hay que ofrecérselo, lo que queremos es abrirnos a esos nuevos horizontes”.

“CTV lo pudo haber fundado cualquier gallego”, reflexiona Jaber a modo de conclusión, “pero quien la fundó fue un hombre que huyó de la guerra en Palestina, quienes están detrás de la vacuna de Pzifer [los médicos Ugur Sahim y Özlem Türeci] son de origen turco, [el empresario mexicano] Carlos Slim es de origen libanés”. “Los inmigrantes tienen la capacidad de ver mejor que nadie  la riqueza  y el potencial que tenemos, por eso me gustaría reivindicar cuánto nos estamos dejando en los campos de refugiados, cuánto potencial estamos perdiendo”, defiende. “Somos una productora, pero también tenemos una moral y una ética muy clara sobre la diversidad cultural y en la cultura no solo hay un valor, sino también un elogio”.

Etiquetas
Publicado el
23 de diciembre de 2020 - 05:00 h

Descubre nuestras apps

stats