“Un deseo de forma”, el proyecto que investiga la relación entre el arte y lo queer

"Con gesto afeminado", obra de Manu Arregi

El comisario e investigador asociado de Azkuna Zentroa, Aimar Arriola, tiene dos formas de describir la palabra queer. Una que la define como "la perspectiva que nos ayuda a cuestionar acuerdos sociales sobre la masculinidad y la feminidad, desnaturalizando estas concepciones de partida y estableciendo un diálogo entre el pasado y el presente de diferentes tipos de luchas y de reivindicaciones. Tanto la lucha feminista, la lucha LGTBI, las luchas antirracistas o decoloniales que reivindican corporalidades, prácticas e identidades sexuales de género que escapan a las convenciones sociales". U otra, algo más sencilla, para aquellas personas que no están familiarizadas con estos temas: "la perspectiva que se opone a una visión binaria del mundo, a la idea o a la visión de que todos somos hombres o mujeres, o que las personas solo deben tener relaciones sexuales con personas de su sexo".

El trabajo de Arriola trata de investigar ese cruce existente entre el arte y lo queer, puesto que esta perspectiva también tiene presencia, eco y reflejo en el arte. Para ello, a lo largo de dos años y con una periodicidad de 3 meses por artista, desarrollará el proyecto "Un deseo de forma", que se basa en una conversación con cada uno de los diferentes artistas escogidos por él, que se realizará ante el público y se pasará a un formato de texto. Durante y tras cada conversación, los artistas realizarán producciones artísticas libres a modo de resultado de esa charla. A la vez, habrá un "artista 0", que creará diferentes escenografías por cada una de las conversaciones. La intención de Arriola, que ha adelantado por primera vez a este periódico, es que una vez finalizado el proyecto, él mismo escriba un ensayo a modo de conclusión y realice una exposición que reúna el trabajo de todos los artistas que han participado.

"Queer en inglés significa raro, extraño o poco convencional y como adjetivo en esa lengua se ha usado históricamente como un término peyorativo para referirse a las personas sexual disidentes, aquellas que no casaban con la norma heterosexual. Pero es verdad que en los últimos 40 años, sobre todo a partir del estallido de la crisis del sida, es decir, desde los años 80 hasta ahora, ese término ha sido objeto de una cadena larga de resignificaciones y ha sido recuperado y reclamado por aquellas posiciones de subjetividad que habían sido objeto del insulto, casi para autoreclamarse como efectivamente diferente, respecto a una norma social. A día de hoy el término es muy extendido en la calle, en el ámbito de la teoría, en la academia, en el activismo, en el arte", ha explicado este investigador a elDiario.es/Euskadi.

No es la primera vez que un artista trabaja con la perspectiva queer en el centro bilbaíno, pero el objetivo de Arriola es intentar acentuar esta apuesta. "La perspectiva queer no es nueva en el arte, pero sí que es verdad que el énfasis que yo quiero poner en el proyecto no es tanto en las cosas que se dicen sino en cómo se dicen. El objetivo de este proyecto no es tanto el mirar atrás, tiene más que ver con mirar al presente. Me gusta definirlo como un inventario de prácticas artísticas de parte de una selección acotada de artistas, con el propósito de que dicho ensayo nos dé herramientas para seguir imaginando formas no binarias de estar en el mundo y de navegar en este presente tan convulso", ha detallado Arriola.

Para ello, el primer invitado ha sido el artista Manu Arregui, considerado una de las figuras clave del audiovisual estatal y pionero de la aplicación de la animación 3D a sus trabajos de vídeo-creación y escultura. Su trabajo pone el foco en la reflexión sobre las políticas del cuerpo y las identidades no normativas. En cuanto al "artista 0", se trata de Dogartzi Magunagoicoechea, artista que realizará una escenografía compuesta por elementos que serán recurrentes en las acciones públicas del proyecto.

"La actividad tuvo dos objetivos. Uno fue dar un arranque al público del proyecto. Manu Arregui me parece que es una voz que a pesar de que sus obras están en museos como el Guggenheim, el Reina Sofía o el Artium, en lo local no tiene toda la representación que yo creo que podría tener. La conversación giró en torno a su práctica. Con cada artista vamos a desarrollar una conversación por escrito que se va a publicar trimestralmente en la web de AZ y después una pequeña producción del artista, que puede ser desde una performance, un taller o una proyección", ha señalado.

En el caso de Manu Arregui, su entrevista se publicará en la web de Azkuna Zentroa en enero. Una conversación que tuvo lugar el pasado martes en Azkuna Zentroa, en Bilbao y que es el resultado de dos meses de conversaciones a través de correos electrónicos de ambos. Para Arriola, el trabajo de Arregui resuena mucho con el presente que ha traído este 2020, puesto que su obra habla de lo que significa la "normalidad" y lo hace a través de herramientas virtuales.

"Su trabajo, en varios proyectos que tiene, nos ayuda a cuestionar cuál es esa división entre lo normal y lo desviado y qué es 'lo normal'. También ha sido interesante porque en su trabajo, la relación entre lo real y virtual tiene mucha centralidad y en el presente que nos está tocando vivir, de digitalización y de virtualización de todos los aspectos de nuestras vidas, me parecía que el trabajo de Manu nos ayuda a pensar un poco en todos estos fenómenos. Por eso me parecía importante empezar con él", ha explicado.

Después de Manu Arregui, concretamente el próximo 4 de marzo, será el turno de la artista chilena afincada en Bilbao, Camila Tellez, que actualmente está desarrollando un proyecto titulado 'Transición primaveral' en colaboración con la artista húngara Eszter Katalin. Ambas investigan la figura del vampiro y el vampirismo en relación a cuestiones que tienen que ver con lo queer, con la mujer y con la representación de la mujer lesbiana en la historia de la cultura. Y así, hasta cerca de 10 artistas locales e internacionales formarán parte de este proyecto de investigación. Mientras tanto, Arriola no descarta participar en talleres, sesionas informativas o de lectura para seguir aportando su trabajo dentro de las paredes de Azkuna Zentroa.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats