La portada de mañana
Acceder
Sánchez imprime un giro a la izquierda para retomar la iniciativa
El Gobierno se blinda ante una batalla legal con las eléctricas
OPINIÓN | 'El PP secuestra y el PSOE se dispara en el pie', por Elisa Beni

La Diputación de Bizkaia vuelve a dar largas a financiar la entrada del AVE en Bilbao

Rementeria y Pradales con un mapa de unas obras en Bizkaia.

Unai Rementeria ha vuelto a dar largas a la participación de la Diputación Foral de Bizkaia en la financiación del soterramiento de la estación para la llegada del AVE a Bilbao, y ha cuestionado, en cierto modo, que el proyecto vaya a salir adelante, al insinuar que no puede comprometer dinero a algo que no se sabe qué va a ser. “No se conocen ni las características de la estación ni el presupuesto necesario para su ejecución”, ha señalado el diputado general.  “Hay que gestionar la encomienda de la estación”. “Hay que aprobarla, publicarla en boletín, hacer los estudios previos al proyecto con todos los informes sectoriales, y redactar los proyectos constructivo”. “Y cuando estén definidos se sabrá de qué estamos hablando, de qué presupuesto concreto es necesario para licitar. Hasta entonces no conocemos ni las características de la estación ni el presupuesto necesario para su ejecución”, ha manifestado. Y como ha reiterado que no conoce nada del proyecto, ha vuelto a afirmar que la Diputación decidirá si se participa o no en la financiación “cuando se tenga que tomar la decisión”, ha señalado en una respuesta durante el pleno de las Juntas Generales, al portavoz del PP Eduardo Andrade.

Investigan a un centro concertado de las mercedarias en Orozko por recibir a la vez comida del Banco de Alimentos

Investigan a un centro concertado de las mercedarias en Orozko por recibir a la vez comida del Banco de Alimentos

No es la primera vez que Rementeria cuestiona el proyecto que el alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto, ha calificado en varias ocasiones de vital importancia para Bilbao, pero también para Bizkaia. El representante del PP ha reprochado a Remeteria que las “discrepancias” que mantiene con el alcalde bilbaíno, que se han hecho evidentes en este y otros proyectos, “perjudican” a los ciudadanos. Pero Rementeria ha insinuado que se trata de un proyecto que está dentro de los ámbitos competenciales en “materia ferroviaria o urbanística” de los que carece la diputación.

Álava sí participa en la estación de Vitoria

Sin embargo, lo cierto es que la diputación foral de Álava, en la misma situación competencial que la de Bizkaia, sí participa en la financiación de la entrada del AVE a Vitoria y el soterramiento de la estación. Las obras de la capital alavesa, que supondrán un conste de más de 700 millones de euros se financiarán con una aportación del  50% de participación del Gobierno central, 25% del Gobierno vasco, 15% del Ayuntamiento de Vitoria y un 10% de la Diputación alavesa, sin que  el diputado general, Ramiro González, haya cuestionado en ningún momento la necesidad de participar en la financiación la obra como ha hecho desde el primer momento Unai Rementeria.

Es cierto que el proyecto lleva acumulados años de retrasos, pero la encomienda de gestión firmada con el Gobierno central, mediante la cual será el Gobierno vasco el que arranque las obras, parece otorgar una garantía suficiente de que se llevará a cabo. No está previsto que esté en marcha antes de 2027, aunque la estación soterrada de Bilbao todavía no estará en funcionamiento. Durante las obras de soterrado, el AVE finalizará el recorrido en un apeadero en Basauri.

Durante el pleno de este miércoles en las Juntas de Bizkaia, el PP y también EH Bildu ha preguntado por la financiación de la retirada del viaducto de Rekalde. En este caso el diputado vizcaíno de Infraestructuras y Desarrollo Territorial, Imanol Pradales, ha anunciado que se han iniciado ya los estudios previos para preparar el pliego de licitación del proyecto de la Variante de Rekalde, lo que requerirá seis meses de trabajo. Asimismo, ha advertido de que proyectos de “la complejidad” de la construcción de variante y posterior derribo del viaducto son “muy largos” y ha cifrado en “116 meses” los plazos necesarios para los distintos pasos y para después demoler un viaducto que los vecinos llevan reclamando durante años.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats