Euskadi reconoce que el dato de contagios derivados que publica desde el fin de semana es menos fiable que el del Ministerio

Iñaki Berraondo, en una comparecencia pública

El Servicio Vasco de Salud (Osakidetza) ha empezado a incorporar desde este fin de semana un nuevo dato estadístico para evaluar la evolución de la pandemia en Euskadi, el denominado R0, que mide cuántos casos derivados hay de cada contagio. Si es menor de 1, se considera positivo ya que indica que la cadena va a menos. Según dijo públicamente la consejera de Salud, Nekane Murga, es el "mejor" indicador aunque no se haya utilizado ni mencionado hasta esta fase final.

Sin embargo, ese dato sí lo lleva ofreciendo semanas el Ministerio de Sanidad, y además desglosado por comunidades. Pero esa cifra para Euskadi no es igual a la que ofrece Osakidetza. No coinciden. El R0 según el último boletín de Osakidetza es de 0,85, mientras que para el Gobierno central está más próximo a 1 (0,93). ¿Por qué ocurre esto cuando la fórmula de cálculo es la misma? La explicación la ha ofrecido el 'número dos' de Murga, el viceconsejero Iñaki Berraondo, en una reunión telemática con la oposición, una cita ya tradicional de todos los miércoles.

Berraondo ha indicado que mientras Madrid incluye para el cálculo de contagios derivados a personas con síntomas directamente relacionadas, en Vitoria sólo se tienen en cuenta los positivos confirmados, por lo que necesariamente la cifra es más baja. La oposición se ha sorprendido -según han acreditado tres fuentes a este periódico- cuando Berraondo ha reconocido que el cálculo del Ministerio de Sanidad es más fiable que el que ofrece Osakidetza en sus informes.

No obstante, con una u otra medición, en ambos casos se constata que la cifra es inferior a 1, o lo que es lo mismo, que un contagio no produce necesariamente otro. Según las gráficas históricas de Sanidad, en Euskadi se ha podido rondar un R0 de 5. Las fuentes consultadas indican que la pandemia está en fase de salida ya en Gipuzkoa e incluso en Álava, que ha sido la zona más castigada, y que el mayor retraso puede tenerlo Bizkaia. Sea como fuere, aunque los nuevos positivos se cuentan por centenares, Osakidetza sólo considera como casos nuevos y recientes los detectados con pruebas PCR, que miden la carga viral. Las otras, los test rápidos serológicos, detectan anticuerpos, es decir, si alguien ha tenido en su cuerpo el Sars-Cov-2, que es el nombre real del coronavirus.

Respecto a esos test, Osakidetza solamente dispone ahora de los alrededor de 60.000 proporcionados por el Ministerio de Sanidad a principios de abril. Se han utilizado 40.914 y al ritmo de esta semana (5.499 el martes) se agotarían en muy pocos días. Berraondo ha vuelto a incidir en que el Servicio Vasco de Salud ya tiene "muy avanzada" la adquisición en el mercado de un nuevo lote de test, aunque el Gobierno se resiste a detallar a qué empresa, cuánto han costado y cuántas unidades habrá disponibles. El nuevo material, según se ha trasladado a la oposición, permitirá diferenciar IGG e IGM, es decir, permitirá determinar si los anticuerpos son recientes -y es posible que el virus siga siendo contagioso- o antiguos, algo no viable hasta ahora.

Acuerdo con la Universidad y 20 nuevos respiradores

Por otra parte, y tras semanas de tensión, Salud y la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) han firmado finalmente un convenio de colaboración para aprovechar la capacidad de realizar pruebas PCR para detectar la COVID-19, hasta ahora en 'stand by'. Al acto se le ha querido dar la máxima solemnidad con Nekane Murga al frente, que este miércoles se ha multiplicado con la reunión del Consejo de Gobierno, una rueda de prensa, una videconferencia con Salvador Illa, una cita con los diputados generales y el delegado del Gobierno y finalmente el acuerdo en la Universidad con la rectora, Nekane Balluerka.

La Universidad no asumirá diagnósticos de Osakidetza, como planteaban los científicos del proyecto, sino que reforzará los estudios estadísticos de seroprevalencia, en concreto el del Carlos III de Madrid ejecutado por Osakidetza con un muestro de 5.000 personas. "En concreto, servirá para complementar el estudio de seroprevalencia impulsado por el Ministerio con el fin, entre otros, de realizar una búsqueda de personas asintomáticas en la misma muestra de población identificada para el estudio de seroprevalencia y que ya ha puesto en marcha Osakidetza. Por lo tanto, a las aproximadamente 5.000 personas seleccionadas para participar en ese estudio, además de realizar una prueba rápida (serológica), se les ofrecerá también una PCR con el fin de detectar personas asintomáticas y su evolución. De esta manera, Euskadi amplía su capacidad de detección del coronavirus fruto de la colaboración entre el Departamento de Salud y la UPV/EHU", han informado desde el Gobierno.

Otro suministro polémico ha sido el de respiradores para UCI. Berraondo ha informado que llegarán 20 más en las próximas horas, sin muchos más detalles. Hace unas semanas llegó una partida de 40 de 60 comprados a la proveedora china Mindray, los primeros en toda la crisis sanitaria. Faltarían otros dos pedidos de 100 y 150 hasta completar un plan de compras de 310. Por el camino se perdieron 50 de Turquía en una polémica compra primero negada y luego reconocida. "Nos los birlaron", admitió Berraondo sobre ese fiasco.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats