Foronda despega cinco años después de los recortes

Avión de Ryanair con destino a Italia, el pasado mes de julio en Foronda

Hace exactamente cinco años, en Foronda, el aeropuerto de Vitoria, el ambiente era de funeral. Literalmente, un ataúd presidía una desértica terminal en la que, ironías de la vida, los carritos portamaletas pedían anunciantes ante una utopía de 100.000 pasajeros diarios de esas instalaciones. Era agosto de 2012 y Aena, dentro de sus planes de ahorro económico, había decidido reducir a la mitad el horario operativo entre semana (de 24 a 12 horas), cerrar los fines de semana y recortar de 140 a 20 la plantilla.

José Espartero: “Ryanair facilitará la llegada de tráfico y turismo a Vitoria”

José Espartero: “Ryanair facilitará la llegada de tráfico y turismo a Vitoria”

Foronda no era rentable, se alegó. Entonces como ahora era una referencia carguera, el cuarto aeropuerto de España en operaciones de mercancías, pero esa actividad era eminentemente nocturna y durante el día, sin vuelos de pasajeros, Aena sólo veía gastos superfluos. Un lustro después, la contención ha dado paso al optimismo. Se da la circunstancia de que el despegue de Foronda, ahora ya abierto 16 horas diarias y con una treintena de operarios, ha llegado precisamente merced a las conexiones de una compañía, Ryanair, que dio la espantada hace una década e hirió de muerte el tráfico de pasajeros hasta abocar al cierre diurno.

Los datos en mercancías no dejan lugar a dudas de que Foronda, en 2012 como ahora, continúa como un ‘hub’ de referencia, especialmente gracias a DHL pero también con TNT o UPS. Las cifras de carga continúan al alza y sólo Madrid-Barajas, Barcelona-El Prat y Zaragoza superan a la capital vasca en estos servicios. Las autoridades locales, asimismo, vienen demandando que se revierta otro de los recortes de hace un lustro, el cierre del Punto de Inspección Fronteriza (PIF). Con ese servicio de control sanitario activo se podrían recuperar vuelos de mercancías perecederas y animales vivos para dar un impulso a la oferta de Foronda. Al parecer, existe una propuesta de Decoexsa en este sentido, aunque la última palabra es del Ejecutivo central.

En cuanto a pasajeros, de 726 en el verano de 2012, justo antes del recorte, el pulso se ha recuperado hasta alcanzar en el último mes 8.390. Lejos quedan los picos negativos de apenas 73 usuarios del verano de 2014. Las operaciones de Ryanair a Bérgamo (Italia) y Canarias, a las que pronto se unirán conexiones con Colonia (Alemania) y Sevilla están acreditando por encima del 90% de ocupación desde que se iniciaron en primavera y están teniendo buena acogida en la ciudad y alrededores. No obstante, el margen de crecimiento sigue siendo muy grande debido a que la propia ‘low cost’ de bandera irlandesa movió a 21.000 personas mensuales en su mejor momento en Foronda, en 2007, con vuelos a Londres o Dublín.

Ryanair ha sido, finalmente, la inversión pública más eficaz para devolver la actividad de pasajeros a Foronda. En total, la sociedad de promoción VIA (Cámara de Comercio e instituciones locales, pero no Aena) ha puesto 3,2 millones para que la aerolínea se asiente en Vitoria como ya está, por ejemplo, en Santander. No es el pago por los vuelos, algo ilegal, sino por promoción turística del territorio en sus aviones y campañas. La respuesta de esta operación, en cualquier caso, ha sido más favorable que algunos intentos de los últimos años, como la frustrada compañía Hellit, con enlaces a Badajoz y Barcelona, o el vuelo a Nueva York, que supuso una subvención pública de 985 euros por cada pasajero que se subió a aquella única conexión con el JFK.

En realidad, ese vuelo fue más un intento de VIA por poner en valor las capacidades de Foronda. Todos los informes oficiales apuntan que es el “mejor” aeropuerto vasco por varios motivos. El primero, la orografía. Está en una llanada, mientras Loiu se halla entre montañas y Hondarribia junto al mar. El segundo, la pista es la única del entorno con longitud suficiente para vuelos intercontinentales. El tercero, en Foronda el viento no es un problema y hay buenos sistemas de seguridad contra otras inclemencias como el hielo, la lluvia o la nieve.

Sin embargo, no es oro todo lo que reluce. Años y años sin vuelos regulares de pasajeros han dejado a Foronda como un aeropuerto sin servicios. Quienes vuelan ahora con Ryanair o en los chárter vacacionales (los hay a Italia y se preparan más para ese mismo país o para Alemania y Reino Unido) apenas cuentan con una máquina de ‘vending’ y un par de taxis. Por el contrario, el aparcamiento es gratuito y las colas en los controles de seguridad inexistentes, un ‘lujo’ impensable en otras instalaciones.

Este periódico ha tratado sin éxito de ponerse en contacto en los últimos días con la directora de Foronda, Begoña Llarena. Llarena, en cambio, sí ha ofrecido una entrevista a ‘El Correo’ este domingo en la que destaca el crecimiento “imparable” de Foronda en mercancías y la mejora ostensible en pasajeros. Por su parte, el delegado del Gobierno, Javier de Andrés, opina que la carga es el “punto fuerte” de Foronda, aunque se felicita también por que los vuelos regulares “comiencen a despegar”.

El Gobierno enmarca esta situación de mejora en el “importante crecimiento” de todos los aeropuertos vascos. De Andrés, en una rueda de prensa celebrada el pasado mes de julio, descartó que los recortes hayan perjudicado a Foronda. Al contrario, explicó que “una organización eficaz, flexible, altamente rentable y con una óptima solidez y solvencia financiera” es lo que permite “excelentes resultados” operativos. De Andrés señaló también que de aquí a 2021 hay presupuestados 48,25 millones en inversiones en toda la red de Aena en Euskadi. Loiu recibirá 34,88 millones, Foronda 9,52 y Hondarribia 3,85.

El diputado general de Álava, Ramiro González, de su lado, encabeza las voces que demandan que Foronda ha de recuperar la operatividad 24 horas (24). En redes sociales, González ha explicado esta semana que “un incremento de casi el 800% en julio” en pasajeros “confirma el acierto de la apuesta de las instituciones” locales al impulsar el regreso de Ryanair. Sin embargo, reclama continuar apostando por “nuevos destinos” para que Foronda despegue definitvamente. La compañía irlandesa es optimista pero sin destapar todas su cartas: "Estamos muy contentos con el rendimiento de nuestros vuelos en el aeropuerto de Vitoria y seguimos estudiando opciones para rutas potenciales".

Etiquetas

Descubre nuestras apps