Euskadi cierra la legislatura sin Ley de Transparencia

Transparencia Euskadi

La legislatura vasca ha acabado y Euskadi es una de las cuatro comunidades autónomas (además de Ceuta y Melilla) que carecen de una Ley de Transparencia. La oposición en pleno forzó la retirada de la primera propuesta del Gobierno del PNV (incorporada en un texto más amplio sobre Administración) y el segundo proyecto específico decayó con la disolución del Parlamento tras la convocatoria de elecciones. En este escenario, ¿cómo se regula el derecho de los vascos, amparado por la normativa estatal, de acceso a la información pública?

La ley básica fija que las comunidades autónomas, en tanto no creen sus propias agencias de Transparencia, podrán derivar a sus ciudadanos al Consejo de Transparencia y Buen Gobierno de España para recurrir las denegaciones de datos públicos. Pero Euskadi, que previó sin éxito la creación del servicio Gardena para ese fin, tampoco ha asumido esta vía. Argumenta el Ejecutivo autonómico que para ello es necesario un convenio que incluye el abono al Estado de los gastos correspondientes al servicio adicional que prestaría a los vascos, como consta en una resolución sobre una solicitud de Cantabria, que se halla en la misma situación administrativa.

Como alternativa, en enero de 2015 el Gobierno de Iñigo Urkullu puso en marcha un protocolo transitorio hasta la llegada de Gardena. Sin ley, ahora ese sistema se ha convertido en definitivo hasta la próxima legislatura. El Ejecutivo se comprometió públicamente a responder a las peticiones ciudadanas en un plazo ordinario de 20 días hábiles (los mismos que se tarda en responder a las solicitudes políticas en el Parlamento) y aceptó que los ciudadanos pudieran elevar recursos. Eso sí, no hay una única instancia (lo que garantiza unificación de criterios) sino que la impugnación la resuelve el mismo organismo al que se dirige la petición. En todo caso, ante una segunda negativa es posible un contencioso-administrativo en la justicia ordinaria, exactamente como ocurre con los ‘noes’ del Consejo de Transparencia estatal.

Nota alta en Transparencia, baja participación

Contrasta que Euskadi no disponga aún de una ley propia sobre Transparencia con la buena nota que ha venido recibiendo de organismos internacionales por la apertura de sus datos. Ha liderado el ‘raking’ de comunidades autónomas en 2012 y en 2014. Mediante sistemas como Open Data Euskadi, puesto en marcha en 2010 con Patxi López en Ajuria Enea, ahora mismo es posible conocer los sueldos de todos los altos cargos, los datos del parque móvil oficial o incluso la calidad del aire y de las aguas casi en tiempo real.

Gardena, aunque no existe como organismo, sí funciona como página ‘web’ que recoge los distintos servicios autonómicos en materia de Transparencia. Sin embargo, en 2015 apenas recibió 5.532 visitas (eso sí, mejorando un 47% los registros de 2014). Asimismo, en 2015 solamente una treintena de vascos se dirigieron a Zuzenean (el servicio de atención ciudadana del Gobierno) para reclamar información pública. De 30 peticiones, a 22 se les ha dado cumplimiento. La mayoría –según los datos oficiales- guardaron relación o con el Medio Ambiente (10) o con asuntos económicos (6).

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats