Las familias dispondrán de cuatro horas de visita para ver a sus enfermos críticos por el virus

El vicepresidente y consejero Vergeles informando sobre las normas de visita a familiares críticos

Las familias que tengan alguno de sus integrantes en situación crítica por el virus, ya sea en hospitales o residencias de mayores, dispondrán de cuatro horas para hacerles una visita con todo tipo de protección, un tiempo que se amplía a 16 horas en el caso de mayores de residencias en estado muy grave por otro tipo de enfermedad.

Así lo ha anunciado el vicepresidente segundo de la Junta y consejero de Sanidad, Servicios Sociales, José María Vergeles, en una rueda de prensa en la que ha informado del protocolo para visitar a familiares con Covid19, normas que ya han sido aprobadas y transmitidas, o en vía de comunicación, a hospitales y residencias de mayores.

Se trata de una acción humanitaria, que está rompiendo a muchas familias, el no poder ver ni despedirse de miembros de las mismas, una acción que “no ha podido ser” hasta ahora dada la situación pero que “queremos normalizar” porque entre otras cosas “puede dar lugar a duelos mal elaborados que se cronifican y acabar incluso en problemas de salud mental”.

Además de intensificar comunicación de los pacientes con sus familias vía teléfonos móviles y tabletas, cuando llegue la fase crítica con riesgo de muerte se autoriza a que entre paciente, si es posible, y familia decidan quién realiza la visita, que ha de ser una persona sin factores de riesgo ante esta enfermedad ya que “hay riesgos”, y será una sola persona, o dos de forma “muy excepcional”, añade Vergeles.

Con equipo de protección

Al visitante primero se le informará del estado físico del familiar, para prepararle emocionalmente, sobre los equipos respiratorios, de alimentación o hidratación a que está conectado el paciente; luego se le instruirá en cómo ponerse y usar el equipo de protección individual (EPI) que se le va a dar.

Primará siempre a la hora de organizar la visita el criterio médico sobre la situación del enfermo, y a ser posible el encuentro será en una habitación individual, pero si tiene que ser en la UCI se arbitrará toda la separación posible.

El acompañante se confinará con su familiar en una habitación por un espacio de cuatro horas. Posteriormente, si es el caso, se les informará del fallecimiento.

En las residencias de mayores se permiten dos visitas, una en la fase crítica y otra al momento de producirse el deceso, y además si son personas negativas al virus pero cuyo estado se ha complicado por otro tipo de enfermedad, el encuentro puede ser de hasta 16 horas.

Las unidades de salud mental del SES están preparándose para tratar “duelos patológicos”.

Etiquetas
Publicado el
21 de abril de 2020 - 13:50 h

Descubre nuestras apps

stats