Un "invitado inesperado" remueve las aguas del PSOE en la provincia de Badajoz

A la derecha, el actual secretario provincial del PSOE de Badajoz, Rafael Lemus. A la izquierda, el alcalde de Mérida, Antonio Rodríguez Osuna

Casi 6.000 militantes socialistas pacenses están convocados este domingo a las urnas para elegir al secretario provincial del partido. Unas elecciones en las que no existe disputa ideológica. En principio, la principal diferencia entre el actual secretario provincial y senador, Rafael Lemus, y el alcalde de Mérida, Antonio Rodríguez Osuna, es una forma distinta de querer gestionar el engranaje de la formación. Pero la pelea por el control del PSOE de Badajoz esconde el deseo de los aspirantes, y sobre todo de sus apoyos, por conseguir la mejor posición de salida de cara a la sucesión de Guillermo Fernández Vara, según varias fuentes consultadas.

Fernández Vara fue proclamado secretario general del PSOE de Extremadura hace dos semanas sin resistencia interna y se da por hecho que será el candidato de los socialistas a la Presidencia de la Junta de Extremadura en 2023. La lealtad de Lemus y Osuna está garantizada, pero según esas mismas fuentes, ya hay tiene los ojos puestos en el congreso regional que dentro de cuatro años tendrá que elegir un nuevo secretario.

Muchos esperaban que ese momento llegase ahora porque que el barón extremeño había expresado sus dudas de continuar una vez que finalizase esta legislatura en la que tiene mayoría absoluta. Esto había dado pie a movimientos internos que se apaciguaron cuando en enero anunció que se presentaría a la reelección.

Pero esas aguas han estado calmadas nueve meses. El actual secretario provincial esperaba repetir en el cargo sin oposición, como su homólogo en el PSOE de Cáceres, Miguel Ángel Morales. Pero casi en el último momento apareció en escena Antonio Rodríguez Osuna. En el PSOE describen estas primarias como una lucha de “aparato contra aparato” o de "vieja guardia contra nueva guardia, pero aparato al fin y al cabo".

Los apoyos

Rafael Lemus Rubiales, considerado como el candidato oficialista, opta a la reelección en un cargo que desempeña desde 2012. Fue asesor de Fernández Vara, es diputado en la Asamblea de Extremadura y senador.  Entre sus logros cuenta, como él mismo recuerda, que el PSOE de la provincia de Badajoz consiguiera en las últimas citas electorales su mejor resultado en 20 años, algo que achaca a un “trabajo intenso de organización” y a un “proyecto colectivo”.

Tras conocerse la candidatura del alcalde de Mérida, numerosos cargos públicos del PSOE salieron en tropel a arropar a Lemus Rubiales. Entre ellos, el presidente de la Diputación de Badajoz y alcalde de Villanueva de la Serena, Miguel Ángel Gallardo. Las fuentes consultadas apuntan a que Gallardo entró en escena al ver amenazado su salto a la política regional, sobre todo ahora que adquirirá más relevancia con la eventual unión de Don Benito y Villanueva de la Serena.

Pero el actual secretario provincial también tiene los apoyos de gran parte de los alcaldes que también son diputados provinciales y de una mayoría de los diputados autonómicos pacenses.

Enfrente está Antonio Rodríguez Osuna, alcalde de Mérida desde 2015 y con mayoría absoluta en esta legislatura. También es, desde enero, el presidente del Grupo de Ciudades Patrimonio de la Humanidad de España.

Asegura que no será el candidato a las municipales de 2023, por lo que con su deseo de obtener poder orgánico ha generado sospechas en cuanto a sus intenciones. Por este motivo se apresuró a asegurar que el “presente y futuro” del PSOE es Guillermo Fernández Vara. En declaraciones a elDiario.es Extremadura subraya que el "ego político lo tiene cubierto" pero desea "aportar el conocimiento y la experiencia al partido porque soy partidario del diálogo y no del puño de hierro para solucionar los problemas".

Rodríguez Osuna tacha de "exhibición" los apoyos públicos recibidos por su rival, "como pasó en las primarias a las que se presentó Pedro Sánchez, pero el mismo día que anunció su candidatura también se supo que la número dos de su lista es la consejera de Igualdad y portavoz de la Junta de Extremadura, Isabel Gil Rosiña, que, además, coordinará la ponencia sobre feminismo en el 40º Congreso Federal de mediados de mes.

Gil Rosiña siempre ha sido considerada como un valor político en alza y está muy vinculada con los movimientos sociales. Dentro del PSOE de Extremadura hay quien apunta a que tiene buenas cartas para entrar en la Comisión Ejecutiva de Pedro Sánchez y eso impulsaría su figura ante un relevo en la comunidad autónoma.

Etiquetas
Publicado el
2 de octubre de 2021 - 17:19 h

Descubre nuestras apps

stats