La vuelta voluntaria a las clases, que ha empezado, será “testimonial”

Todos los centros educativos de Canarias, como este colegio de Las Palmas de Gran Canaria, el Banda Cambre, permanecen sin actividad lectiva.

Efe

0

La vuelta a las clases presenciales solicitada voluntariamente por los alumnos arrancó este lunes en Extremadura, tras dos meses y medio de la suspensión de las clases por el virus, pero los padres y los sindicatos de docentes consideran que la incorporación a las aulas, en esta fase de la reactivación y a menos de un mes de la finalización oficial del curso 2019-2020, será meramente "testimonial" y centrada sobre todo en los estudiantes de segundo de Bachillerato que se presentan a la EBAU.

La Consejería de Educación y Empleo ha precisado que hasta el próximo viernes, 5 de junio, los centros educativos de la región tienen de plazo para comunicar a las delegaciones provinciales de Educación los grupos de clases que han formado, por lo que hasta entonces no se dispondrán de los datos oficiales sobre el número de alumnos que se incorporarán a la actividad lectiva presencial en estas últimas semanas del curso.

La administración educativa extremeña recuerda que la formación telemática sigue siendo esencial en todo el sistema educativo y que las clases de refuerzo voluntarias a partir de hoy se plantean para los cursos de fin de ciclo en FP Grado Medio y Grado Superior, así como para 4º de Educación Secundaria Obligatoria (ESO), para el repaso de asignaturas troncales; y 2º Bachillerato, para preparación de la EBAU, según recoge la agencia Efe.

Las actividades presenciales serán voluntarias para el alumnado, que en su solicitud deberá confirmar el compromiso de asistencia; y los equipos directivos de los centros adaptarán el horario del profesorado que deba participar puntualmente en las mimas y que se organizarán 2 ó 3 días a la semana con un máximo de cuatro horas diarias.

60 en un instituto de 1.200

Aunque aún no se disponen de datos oficiales, fuentes del instituto Santa Eulalia de Mérida, uno de los más grandes de Extremadura, con unos 1.200 alumnos, han informado que hasta el momento no llega a 60 el número de estudiantes que han solicitado la vuelta a la actividad presencial y que alrededor de 40 de ellos pertenecen a 2º de Bachillerato y por lo tanto solicitan refuerzo para prepararse la EBAU, mientras que una decena pertenecen a 4º de la ESO.

Estas cifras confirman lo que ya sospecha el presidente de la Federación Regional de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos (Freampa-CP), José Luis Casado, que la incorporación a las aulas en Extremadura "va a ser casi testimonial" y centrada sobre todo en los alumnos que terminan Bachillerato y tienen que concurrir a las pruebas de acceso a la universidad.

Casado ha recordado la oposición de los sindicatos de docentes a la vuelta a la actividad presencial, incluso en los cursos de fin de ciclo, ya que consideran que no se reúnen las condiciones para ello, lo que, a su juicio, ha favorecido la reticencia y el miedo de los padres a que sus hijos vuelvan a los centros educativos.

El responsable de Freampa ha precisado, además, que apenas hay solicitudes para el transporte escolar, necesario en el caso de los alumnos de los pueblos más pequeños para trasladarse a los institutos, lo que confirmaría también que la vuelta a las aulas será, según ha insistido, "meramente testimonial".

Por el contrario, han constado, sin embargo, que en algunos centros rurales agrupados se está planificando la atención a los alumnos con necesidades educativas especiales, que son los más vulnerables y que necesitan más atención.

Terrazas llenas, colegios vacíos

José Luis Casado no ve lógico que "las playas y las terrazas estén llenas" en esta fase de la reactivación y el sistema educativo permanezca cerrado, por lo que cree que "se deberían haber hecho las cosas de otra forma" y tendría que haber "seguridad sanitaria para todo".

A su juicio, la pandemia de Covid-19 va a traer también un aumento del fracaso escolar, sobre todo para aquellos alumnos más vulnerables, y ha pedido a la Consejería de Educación y Empleo que tenga en cuenta a las familias para organizar el próximo curso escolar, además de advertir que es incompatible bajar las ratios con el recorte de plantillas que pretende llevar a cabo.

La secretaria regional de Enseñanza de UGT, Eva González, también cree que serán muy pocos los alumnos que soliciten volver a la actividad presencial y que mayoritariamente se centrará en la preparación de la EBAU.

Este es el caso de Mario Fortuna, alumno de 2º de Bachillerato del IES Santa Eulalia de Mérida, que ha pedido clases de refuerzo de Física, Matemáticas y Dibujo Técnico, ya que considera necesario preparar mejor estas asignaturas con sus profesores para poder afrontar con éxito las pruebas de acceso a la universidad.

Sin embargo, Javier Guisado, estudiante del mismo curso también en ese centro emeritense, se preparará la EBAU desde casa y con las clases online, ya que considera que "es muy arriesgado ir al instituto", pues sus padres son sanitarios y podría poner sin quererlo en peligro a otras personas.

La Consejería de Educación ha hecho una compra centralizada de 416.000 mascarillas quirúrgicas homologadas, que se repartirán por todos los centros para afrontar estas actividades administrativas y lectivas presenciales.

Etiquetas
Publicado el
1 de junio de 2020 - 14:06 h

Descubre nuestras apps

stats