La portada de mañana
Acceder
El año en el que la gente se dio cuenta de que era pobre
CRÓNICA | 'Nadie quiere romper el Gobierno', por Esther Palomera
OPINIÓN | 'Escenas de la lucha de clases en San Bernardo', por Elisa Beni

Bruselas condiciona los pagos del plan de recuperación de Hungría a reformas que garanticen la independencia judicial

El primer ministro húngaro, Viktor Orban (i), y la líder de Fratelli d'Italia, Giorgia Meloni, en Roma.

Andrés Gil

Corresponsal en Bruselas —

0

Bruselas ha dado vía libre al plan de recuperación de Hungría. Eso sí, Budapest no va a recibir los 5.800 millones de euros en transferencias –más allá del 13% automático de prefinanciación– si no cumple con una serie de hitos y reformas vinculados con el respeto del Estado de Derecho y la independencia judicial. Bruselas, además, mantiene la recomendación de seguir reteniendo 7.500 millones de los fondos de cohesión por la activación del mecanismo de condicionalidad que vincula el dinero europeo al respeto del Estado de Derecho por el riesgo que supone para el presupuesto comunitario.

Así, la Comisión Europea considera que, a pesar de las medidas adoptadas, “sigue existiendo un riesgo continuo para el presupuesto comunitario dado que las medidas correctoras que aún deben cumplirse son de carácter estructural. Si bien se han emprendido varias reformas, Hungría no ha implementado adecuadamente los aspectos centrales de las 17 medidas correctivas acordadas en virtud del mecanismo de condicionalidad antes de la fecha límite del 19 de noviembre”.

“La Comisión ha llegado a la conclusión de que se mantienen las condiciones para la aplicación del reglamento de condicionalidad, y que se necesitarán más medidas para eliminar los riesgos que aún existen en Hungría para el presupuesto comunitario”, dice Bruselas: “En consecuencia, la Comisión Europea ha decidido mantener su propuesta inicial del 18 de septiembre de suspender el 65% de los compromisos de tres programas operativos en el marco de la política de cohesión, por un importe de 7.500 millones de euros”.

El Consejo de la UE –los Gobiernos– tendrá ahora hasta el 19 de diciembre para votar sobre el asunto. Se requiere una mayoría cualificada para que la suspensión de fondos entre en vigor.

Plan de recuperación condicionado

La Comisión Europea, “después de garantizar que se incluyeran hitos esenciales sobre la independencia judicial y la protección del presupuesto de la UE”, también ha decidido este miércoles aprobar el Plan de Recuperación y Resiliencia (RRP) de Hungría, condicionado “a la implementación plena y efectiva de los hitos requeridos”.

“De hecho”, dice Bruselas, “en el plan de recuperación y resiliencia, y con vistas a resolver las infracciones que ponen en peligro el presupuesto de la UE, Hungría se ha comprometido con las 17 medidas correctoras, junto con otras reformas del Estado de Derecho relacionadas con la independencia judicial, un conjunto de 27 súper hitos. Esto significa que ningún pago bajo el RRF es posible hasta que Hungría haya implementado completa y correctamente estos 27 súper hitos”.

Hitos

El plan de Hungría incluye “un amplio conjunto de reformas e inversiones que se refuerzan mutuamente y que contribuyen a abordar de manera efectiva los desafíos descritos en las recomendaciones específicas por país dirigidas a Hungría en el marco del Semestre Europeo”, dice la Comisión Europea: “El plan representa una respuesta integral y adecuadamente equilibrada a la situación económica y social de Hungría, contribuyendo así adecuadamente a los seis pilares del RRF”.

El plan también incluye un conjunto integral de reformas institucionales para fortalecer el Estado de Derecho: “Estas reformas abordan de forma efectiva las recomendaciones específicas por país dirigidas a Hungría en relación con el Estado de Derecho y también sirven para proteger los intereses financieros de la Unión. También se espera que mejoren la eficiencia y la resiliencia de la economía reforzando la lucha contra la corrupción, promoviendo la contratación pública competitiva y fortaleciendo la independencia del poder judicial. Estas reformas se han traducido en un total de 27 ”súper hitos“, que deben implementarse completa y correctamente antes de que se pueda realizar cualquier pago en virtud del RRF a Hungría”.

En relación con la corrupción, se “incluye la creación de nuevos órganos y autoridades independientes, una Autoridad de Integridad y un Grupo de Trabajo Anticorrupción, equipados con las herramientas y la capacidad para actuar cuando las autoridades públicas no lo hagan; la posibilidad de que cualquier persona impugne ante los tribunales las decisiones de los investigadores o fiscales de no investigar o enjuiciar; aumentar significativamente la cantidad de información requerida de los funcionarios públicos al realizar declaraciones patrimoniales; y aumentar la transparencia”.

Para fortalecer la independencia judicial, las reformas prevén “aumentar la independencia del Consejo Nacional Judicial, para limitar la influencia indebida y las decisiones discrecionales, y garantizar una administración de los tribunales más objetiva y transparente; reformar el funcionamiento del Tribunal Supremo para limitar los riesgos de influencia política; eliminar el papel del Tribunal Constitucional en la revisión de las decisiones finales de los jueces a solicitud de las autoridades públicas; y eliminar la posibilidad de que el Tribunal Supremo revise las cuestiones que los jueces pretenden remitir al Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas”.

Turno de los gobiernos

A partir de aquí, en relación con el mecanismo de condicionalidad aplicado a los fondos de cohesión, la Comisión Europea transmitirá al Consejo su análisis de la aplicación de las 17 medidas correctoras por parte de Hungría. Posteriormente, el Consejo tendrá hasta el 19 de diciembre para tomar una decisión sobre la propuesta de la Comisión.

En relación con los fondos de recuperación, la Comisión ha adoptado una propuesta para respaldar la evaluación positiva del plan de recuperación y resiliencia de Hungría, aunque sea de manera condicionada. El Consejo dispondrá ahora, por regla general, de cuatro semanas para adoptar su decisión de ejecución. El reglamento de los fondos de recuperación prevé que el 70% de las subvenciones asignadas a los Estados miembros deben comprometerse antes del 31 de diciembre de 2022. Esto también afecta a la asignación de subvenciones de Hungría.

“La Comisión autorizará desembolsos de 5.800 millones de euros en subvenciones en función del cumplimiento satisfactorio de todos los hitos y objetivos descritos en el plan de recuperación y resiliencia, reflejando el progreso en la implementación de las inversiones y reformas”, ha afirmado Bruselas: “Deben cumplirse un total de 27 hitos necesarios para garantizar la protección efectiva de los intereses financieros de la Unión antes de que pueda efectuarse cualquier pago a Hungría en virtud del fondo de recuperación. Una reversión posterior de estos hitos bloquearía cualquier pago posterior bajo el RRF”.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats