eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Los chalecos amarillos toman el Arco del Triunfo en una jornada de violentos disturbios con 80 heridos y 224 detenidos

Se trata del tercer fin de semana consecutivo que los manifestantes salen a la calle para protestar contra la subida del precio de los carburantes

El primer ministro francés denuncia que los manifestantes han asaltado el Arco del Triunfo, algunos de los cuales han ocupado la azotea del monumento

Varios edificios y vehículos han sido incendiados

22 Comentarios

Un grupo de "chalecos amarillos" ocupan la azotea del Arco del Triunfo

Un grupo de "chalecos amarillos" ocupan la azotea del Arco del Triunfo EFE

Los enfrentamientos con los antidisturbios han vuelto a marcar este sábado la manifestación de los chalecos amarillos en los Campos Elíseos, ya que varios miles de manifestantes -según las autoridades- han bloqueado los accesos a la avenida, donde las fuerzas de seguridad han respondido con gases lacrimógenos y cañones de agua.

"200 manifestantes pacíficos en los Campos Elíseos. 1.500 alborotadores en el exterior del perímetro con la intención de deshacerlo. Nuestras fuerzas del orden responden frenando a los violentos", ha declarado en Twitter el ministro francés del Interior, Christophe Castaner. Por el momento, 224 personas han sido detenidas y 80 han resultado heridas, 16 de ellas policías, según informa Europa Press.

Muchos de los manifestantes visten máscaras de gas o sanitarias para protegerse.

Las escenas de violencia y destrozos en este tercer fin de semana consecutivo de protestas contra el alza de impuestos al carburante y el encarecimiento de la vida se repiten desde primera hora de la mañana, cuando medio millar de manifestantes -algunos encapuchados- comenzaron a levantar barricadas y a forzar los accesos a la avenida.

Los alborotadores han forzado las barreras que rodeaban el monumento de Arco del Triunfo, que corona la famosa avenida parisina, y han escrito con pintura en él: "Los chalecos amarillos triunfarán". 

El primer ministro francés, Édouard Philippe, ha denunciado el asalto al monumento parisino. "Quiero decir lo mucho que me ha sorprendido este cuestionamiento a los símbolos de Francia: el hecho de que el Arco del Triunfo haya sido marcado, de que alrededor de la tumba del soldado desconocido pudiera tener lugar una manifestación. No estoy contento con estas imágenes, me sorprenden", ha declarado Philippe.  

Algunos de los manifestantes han ocupado la azotea del Arco del Triunfo, mientras una sucursal del banco LCL en París, en el boulevard Haussmann, ha sido incendiada durante las protestas. Los propios chalecos amarillos han ayudado a algunas personas que se encontraban dentro a salir del local.

Los alrededores de los Campos Elíseos se han convertido en un escenario de guerra, cubierto por una masa de gases lacrimógenos y humo por los numerosos incendios de coches, contenedores y terrazas en numerosas avenidas del centro de París.

La zona más asociada al poder político, donde residen embajadores y diplomáticos y se localizan buena parte de las instituciones públicas, es el foco de estos enfrentamientos.

Los controles e identificaciones de identidad previstos en los Campos Elíseos, que habían sido blindados a las seis de la mañana hora local y reservados únicamente a peatones, debían favorecer una marcha pacífica mucho más tranquila que las protestas del sábado pasado.

Sin embargo, la escalada de tensión ha sido más que notable y el lanzamiento de cócteles molotov, adoquines a los que los antidisturbios respondieron con gases lacrimógenos y cañones de agua ha marcado el ritmo de la jornada.

Respuesta política

Los partidos de la oposición y el propio Gobierno ha mantenido silencio en las últimas dos horas, cuando la situación ha comenzado a empeorar.

Antes de esto, el líder del partido izquierdista, Jean-Luc Mélenchon, y el de la extrema derecha, Nicolas Dupont-Aignan, habían señalado en los medios que se trataba de una violencia residual o impulsada por parte de grupos infiltrados.

Varios integrantes del movimiento de chalecos amarillos consideraron por su parte que la degeneración de la manifestación constata el hartazgo popular y urgen a Macron a que cambie el rumbo de sus políticas.

En la emisora LCI, el portavoz del Gobierno, Benjamin Griveaux, ha insistido a los chalecos amarillos a entablar un diálogo con el Ejecutivo aunque éste se mantiene firme en su decisión de subir los impuestos al carburante en enero, la primera denuncia de los manifestantes que claman también contra la caída del poder adquisitivo. 

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha