La portada de mañana
Acceder
Gobierno y PP acercan posturas para renovar el Poder Judicial
España se prepara para la batalla de la luz con los líderes de la UE
Opinión - Esta Iglesia no tiene perdón, por Neus Tomàs

México: la cuenta regresiva

López Obrador alcanza 37,7 % de intención de voto a una semana del 1 de julio

El próximo domingo 1 de julio se abrirán las urnas para que alrededor de 83.5 millones de mexicanos digan quién será su nuevo presidente y sus siguientes legisladores. Además, habrá cambios en 9 gubernaturas. En suma, una jornada histórica por el número de puestos en juego.

México ha entrado en una especie de letargo político; la atención ha estado en el mundial de fútbol Rusia 2018 y no en las campañas. El buen papel de la selección mexicana es lo que importa ahora a la mayoría de la gente.

El candidato de la izquierda, Andrés Manuel López Obrador, tuvo la osadía de organizar un cierre de campaña en el puerto de Veracruz –en el Golfo de México- a la misma hora del juego México-Corea y, además, en un estadio llamado Luis “Pirata Fuente”, en el campo del Veracruz, un equipo de la Primera División.

“Gol del Chicharito, vamos 2-0”, dijo López Obrador en su discurso. “Va ser goliza, como el 1 de julio”, ironizó en seguida. El juego termino 2-1 a favor de México pero no hubo tal goliza; de hecho, nuestro equipo aún no puede cantar su pase a la siguiente ronda. El candidato de la izquierda es aficionado al béisbol y se notó: el pasado sábado los únicos goleados fueron él y sus colaboradores porque el estadio se quedó medio vacío, con grandes claros en las gradas, los cuales fueron aprovechados en redes sociales por sus detractores para mofarse.

Pero tampoco fue una buena jornada para el candidato de la derecha, Ricardo Anaya. Cuando finalizó el juego México-Corea, lanzó el siguiente tuit: “así como dije que México iba a ganar, hoy les digo que el 1 de julio vamos a ganar la Presidencia”. El mensaje lo acompañó de una fotografía con su esposa e hijos; todos abrazados, como si celebraran un gol. La camiseta del candidato, en lugar de tener su nombre, decía: PRESIDENTE.

Pero al mismo tiempo, un contragolpe de la izquierda aglutinada en el Movimiento de Generación Nacional (Morena) –el partido de López Obrador- horado su meta cuando denunciaron que los partidos del Frente Por México (PAN, PRD y Movimiento Ciudadano) han entregado tarjetas bancarias en domicilios particulares lo cual está prohibido. Se trata de plásticos a los que han llamado “Ingreso Básico Único” a través del cual depositarían unos 75 dólares (alrededor de 1,500 pesos mexicanos).

Desde días antes, ya habían tenido problemas: el Frente Nacional por la Familia (FNF), una organización que abiertamente se ha pronunciado contra el aborto y el matrimonio igualitario, presumió haberse reunido con Ricardo Anaya. Y, no sólo eso, también emitieron mensajes anunciado que el candidato ya se había comprometido a “defender la vida” y “el derecho de los padres a educar a sus hijos”.

Esta agrupación ha buscado abrir espacios a la Iglesia y eliminar de los planes de estudio temas relacionados con la sexualidad. Lo paradójico es que en el Frente Por México, ha participado el Partido de la Revolución Democrática (PRD), cuyos jefes de Gobierno en la ciudad de México, permitieron el matrimonio igualitario y el aborto.

En estos días de fútbol, el candidato oficialista, José Antonio Meade tampoco ha dejado de publicar fotografías con la camiseta de la selección mexicana. El sábado pasado estuvo en Minatitlán, Veracruz. Su equipo de comunicación difundió en redes sociales fotografías festejando los goles de México contra Corea.

“¡Nada nos detiene cuando tenemos determinación y aspiramos a un futuro mejor! Felicidades a @miseleccionmx por este gran triunfo ante Corea. Nos motivan, nos inspiran #nadanosdetiene”, escribió en su cuenta de tuiter colgándose la etiqueta usada por los jugadores y los aficionados.

Unas horas después de que terminó el juego en Rostov, Meade fue arropado en un mitin por los dirigentes petroleros, entre ellos, el líder de los sindicalistas: Carlos Romero Deschamps. A este personaje, apenas unos días atrás, le fue descubierta una residencia en el puerto de Acapulco, Guerrero, valuada en 6.4 millones de dólares. Toda su vida, este personaje ha sido trabajador de la paraestatal PEMEX con un sueldo estimado en 1,200 dólares mensuales (24 mil pesos mexicanos). Su hija, Paulina Deschamps, llegó a exhibir en redes sociales sus viajes por Europa en hoteles de lujo acompañada de sus tres perros. Recientemente, un fotógrafo la sorprendió en una boda a la cual acudió con siete brazaletes de la marca Cartier.

Meade, describió así al líder sindical en Veracruz: “es la voz que habla por los trabajadores , déjenme platicarles que él empezó a trabajar desde 1958 aquí mismo”. Antes, durante una entrevista en Televisa, también dijo que si alguien tiene algo en concreto contra Romero Deschamps debería presentar denuncias.

El candidato oficialista trata de empujar una ola en su favor, tratando de aprovechar la inercia futbolera, pero no sólo carga con los negativos del Presidente Peña Nieto –con niveles de desaprobación del 70%- sino que también se ha empeñado en hacerse rodear de éste tipo de personajes. No quiere desmarcase.

Difícilmente los tropiezos de los candidatos moverán las encuestas en su favor pero, por alguna razón, sus equipos de campaña tienen la necesidad de hacerlos figurar en medio de la euforia por el papel de la selección mexicana, al menos hasta donde dure. El siguiente juego de México será contra Noruega cuando ya falten tres días para las elecciones. Si se consigue el pase a la siguiente ronda, será con nuevo Presidente.

De acuerdo con las últimas encuestas, López Obrador mantiene una ventaja de alrededor de 20 puntos sobre el derechista Anaya. Algunos académicos y personajes de la política mexicana han insistido en llamar al voto útil para no permitir que llegue Morena al poder. Para quienes buscan frenar al puntero en las preferencias electorales, el tiempo se les agota. Tendrán que ser mucho más imaginativos para derrotarlo, al menos eso indican los números.

Un grupo de personajes relacionados con el cine como los directores ganadores del Oscar: Alejandro González Iñárritu, Alfonso Cuarón y Guillermo del Toro, así como los actores Gael García y Diego Luna, la directora de orquesta, Alondra de la Parra y la cantante Julieta Venegas, han creado un movimiento al que han llamado “El Día Después”. Su mirada la han colocado en qué pasará en México gane quien gane. Desde su perspectiva, el resto será adaptarnos y conciliar las diferencias. Para ello,han propuesto firma un manifiesto con los siguientes puntos:

1.- La paz y la tolerancia no son un sueño

2.- No al racismo ni al clasismo

3.- Ejerzo una actitud crítica hacia los gobernantes

4.- La corrupción mata. Mo tolero y de denuncio a quienes la practican.

5.- La pobreza es una forma de violencia

6.- Debo escuchar a los pueblos indígenas

7.- La igualdad de género es una condición fundamental.

8.- Respeto la identidad de género y la orientación sexual de cada persona

9.- Soy solidario con los migrantes documentados

10.- apoyo a la educación, la cultura, la ciencia y las artes.

11.- El respeto al medio ambiente

12.- Defiendo la libertad de expresión en todas sus formas.

Inicia la cuenta regresiva. En las campañas presidenciales en México se recrudecen los ataques personales, las demandas y la guerra sucia. Los candidatos se diferencian entre sí por el uso de calificativos, no por los proyectos ni las propuestas. Por ello, el ambiente político se ha tensado. ¿El ganador será capaz de cerrar las heridas? ¿Los perdedores reconocerán su derrota? Hasta ahora, esto se ve que sea posible.

Etiquetas
Publicado el
25 de junio de 2018 - 21:59 h

Descubre nuestras apps

stats