Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.

The Guardian en español

Presión internacional, oídos sordos y respuesta limitada: así preparó Israel su ataque contra Irán

Fotografía editada por la fuente, divulgada por la cuenta oficial en la red social X @IsraeliPM del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, durante una conversación telefónica con el presidente estadounidense, Joe Biden.

3

Justo antes del amanecer del viernes, las explosiones de los sistemas de defensa antiaérea despertaron a los iraníes en la histórica ciudad de Isfahán. Las noticias de última hora despertaron en todo el mundo la preocupación de que la región se acercara un paso más a un conflicto en toda regla.

Había pocas dudas sobre quién había lanzado el ataque, incluso antes de que quedaran claros los detalles de lo sucedido. Se produjo pocos días después de que un bombardeo de drones y misiles iraníes apuntara directamente a Israel después del ataque de Tel Aviv a la embajada iraní en Damasco.

A pesar de la amenaza israelí de responder, pocos esperaban un ataque tan rápido. Funcionarios estadounidenses e israelíes habían informado de que cualquier acción se produciría probablemente después de la Pascua judía, una de las fiestas más importantes del calendario judío, que comienza el lunes.

Israel también había estado sometido a una intensa presión por parte de sus aliados más cercanos para que frenara cualquier respuesta. Líderes de Washington, París y Londres han manifestado abiertamente su profunda preocupación por la rapidez con la que una guerra en la sombra de décadas se ha convertido en un arriesgado intercambio de ataques directos.

El ataque de Irán fue una represalia por un ataque israelí el 1 de abril contra el complejo diplomático del país en Damasco, en el que murieron un general de alto rango y varios otros comandantes, así como varios miembros del personal de la embajada iraní.

Israel sólo avisó de sus planes en el último momento a Estados Unidos, su aliado más cercano. Y aunque Washington se aferró firmemente a la defensa de Israel ante los ataques iraníes que siguieron, también hizo saber a Teherán casi de inmediato que no había sido advertido de los asesinatos de Damasco.

Durante meses, los diplomáticos estadounidenses habían estado viajando entre las capitales de la región en un intenso esfuerzo por evitar que la guerra de Israel en Gaza se extendiera a un conflicto más amplio. Una vez neutralizada la amenaza inmediata de Irán el pasado fin de semana, Estados Unidos volvió a esa misión.

Una reunión del gabinete de guerra israelí convocada justo después de que Irán lanzara su ataque consideró la posibilidad de ordenar un ataque instantáneo en respuesta, informó el New York Times. Una llamada del presidente estadounidense, Joe Biden, y el éxito de la misión de defensa combinada, que impidió que la mayor parte de la salva llegara a suelo israelí, les convencieron para no disparar en esas primeras horas.

Los israelíes de a pie se despertaron el domingo por la mañana con un país prácticamente intacto, incluso por el “puñado” de misiles balísticos que lograron atravesar las defensas antiaéreas, aunque una niña resultó herida por la metralla. Muchos manifestaron su esperanza de que esto marcara el final de un aterrador ciclo de escalada.

Aunque la magnitud del ataque del fin de semana había sido sorprendente, los analistas afirmaron que Irán había mostrado cierta moderación al advertir con antelación a Estados Unidos y a los países vecinos de sus planes y apuntar a una base aérea aislada en el desierto. Su arsenal podría infligir más daño si se desplegara de otro modo.

Teherán había advertido de que cualquier contraataque israelí provocaría represalias más fuertes, y el presidente. Ebrahim Raisi, declaró el miércoles que el más mínimo ataque provocaría una respuesta “masiva y dura”.

Los países que ayudaron a proteger a Israel dejaron claro que consideraban que la gran eficacia de la defensa antiaérea y la ausencia de daños en el interior del país daban a Israel margen para reclamar la ventaja sin disparar la ronda final de misiles en este enfrentamiento.

Biden instó públicamente a Israel a “llevarse la victoria” al derribar la mayoría de los drones y misiles, y la administración estadounidense afirmó que no se sumaría a ningún contraataque contra Irán.

El ministro de Asuntos Exteriores británico, David Cameron, realizó un viaje de última hora a Israel con su homólogo alemán para defender la moderación, instando al gobierno a ser “inteligente pero duro”.

En Israel, sin embargo, había pocas ganas de escuchar. Tras la visita de Cameron, Netanyahu declaró que había recibido “todo tipo de consejos”, pero que el país tomaría sus propias decisiones y haría “lo necesario” para protegerse.

Pocas horas después del ataque iraní, el Ejército israelí declaró que había preparado una amplia gama de opciones ofensivas y defensivas para su respuesta. Es probable que hayan abarcado desde ciberataques a gran escala hasta asesinatos u operaciones encubiertas que Israel no reivindicaría, o ataques contra activos iraníes o apoderados en terceros países, como Líbano e Irak.

Lo más provocador habría sido un ataque contra las instalaciones nucleares iraníes. Los partidarios de la línea dura, dentro y fuera del gobierno, argumentaron que el ataque de Irán, la impresionante misión de autodefensa y el desplazamiento de la atención mundial de la guerra en Gaza crearon una ventana de oportunidad para hacer un daño grave a las ambiciones nucleares de Irán.

Los técnicos de ese país se han acercado mucho más a la fabricación de uranio apto para armas desde el colapso de un acuerdo nuclear de 2015, desencadenado por la retirada unilateral de Donald Trump del acuerdo. Irán niega que busque producir armas nucleares.

La mañana del viernes reveló que el Gobierno de Israel había optado por una relativa moderación en la escala de su ataque, pero había elegido un objetivo altamente simbólico y estratégico.

Isfahán es un centro cultural histórico y un núcleo militar, sede de varias instalaciones importantes, entre ellas una importante base aérea y fábricas relacionadas con la producción de aviones no tripulados. La provincia alberga la planta de enriquecimiento de uranio de Natanz.

A las pocas horas, Estados Unidos confirmó que se trataba de un ataque israelí y reiteró su llamamiento de meses a la moderación. “Estamos comprometidos con la seguridad de Israel”, declaró Antony Blinken, secretario de Estado estadounidense: “También estamos comprometidos con la desescalada”.

El viernes por la noche, Israel no había reivindicado la autoría del ataque, e Irán no reconoció quién lo había ordenado, limitándose a decir que varios drones habían sido derribados.

Ese incómodo pacto de silencio ofrecía la única esperanza de que la última ronda de peligrosos ataques se detuviera al menos temporalmente.

Etiquetas
stats