The Guardian en español

Los problemas de suministro de Reino Unido tras el Brexit: hasta McDonald’s se queda sin batidos

Un McDonald's en Reino Unido.

Caroline Davies / elDiario.es

22

En Reino Unido, McDonald's ha tenido que retirar los batidos del menú en Inglaterra, Escocia y Gales por problemas en la cadena de suministro de la leche. Se trata solo de uno de los últimos episodios de retrasos en el transporte y la entrega de mercancías desde que se hizo efectiva la salida de Reino Unido de la Unión Europea.

La cadena de comida rápida también se quedó sin algunas bebidas embotelladas en sus 1.250 tiendas en Reino Unido la semana pasada.

Se entiende que la causa es la falta de camioneros por las reglas migratorias post Brexit, las restricciones por la COVID-19 y el aumento de contagios que obliga a los contactos a aislarse.

Un portavoz de McDonald's dijo que el grupo “trabaja duramente para volver a tener los productos en el menú”. “Como la mayoría de los establecimientos comerciales, estamos atravesando algunos problemas en la cadena de suministros, que impactan en la disponibilidad de una pequeña cantidad de productos", dijo.

La semana pasada, Nando's se vio obligado a cerrar alrededor de 50 restaurantes por la escasez de pollo. Culparon a la falta de personal entre sus proveedores y a la reducción en la cantidad de conductores de camión. KFC también dijo hace poco que los problemas en la cadena de suministro significaban que no podría abastecerse de algunos productos del menú.

Crisis mano de obra

McDonald's es la última empresa de distintos sectores que lucha contra los problemas en la cadena de suministro. Los huecos en las estanterías de los supermercados probablemente continúen durante varios meses. Los productores dicen que será así si el Gobierno británico no hace nada para frenar la crisis de mano de obra que afecta a las empresas de transporte. Algunos productores también han informado sobre aumentos pronunciados en los precios de las materias primas.

La escasez de conductores de vehículos pesados para el transporte de mercancías, agravada por el Brexit y la pandemia, ha dejado a los mayoristas incapaces de llevar los productos a las tiendas. Se estima que faltan unos 90.000 transportistas.

El Consejo Avícola Británico advirtió que uno de cada seis puestos de trabajo, casi 7.000, estaban sin cubrir después de que los trabajadores de la UE volvieran a sus países de origen. También dijo que la situación podría afectar el suministro de pavo esta Navidad.

Las organizaciones de logística y transporte han dicho que agosto es un especial cuello de botella, ya que los trabajadores se toman vacaciones de verano, y la oferta de pagas extra para reclutar a conductores no está dando resultados.

Los grupos de presión de los sectores afectados se han dirigido al secretario de estado de Empresa, Kwasi Kwarteng, para detallar la escasez de camioneros y sus repercusiones en las cadenas de suministro. Quieren que se revisen los planes de no otorgar visados temporales de trabajo a los conductores de la UE.

Prórroga para los estándares de seguridad de la UE

A raíz de las preocupaciones económicas, el Gobierno de Reino Unido ha retrasado la fecha límite para aplicar los estándares de seguridad de productos posteriores al Brexit y así permitir que las empresas sigan las reglas de la UE hasta 2023.

Las empresas tendrán un año más para empezar a usar la nueva marca UKCA, que remplazará la marca CE de la UE, que se utiliza para certificar que una amplia gama de productos cumplen con los estándares de seguridad, incluidos los productos eléctricos y los materiales de construcción.

Los líderes empresariales habían dicho que obligarlos a cumplir con las nuevas reglas, que en un principio duplicarán los estándares de productos de la UE, supondría un coste significativo en un momento delicado para la economía.

Las marcas CE son necesarias para una amplia gama de productos de consumo, desde ordenadores portátiles hasta lámparas de mesa y secadores de pelo.

El Gobierno argumenta que la marca UKCA permitirá que el Reino Unido controle sus regulaciones de productos mientras mantiene altos estándares de seguridad. Sin embargo, muchas empresas dicen que los cambios les obligarán a rellenar papeleo adicional o a realizar cambios en sus líneas de producción, ya que los fabricantes que venden productos tanto en la UE como en el Reino Unido se verán obligados a seguir dos regímenes.

La prórroga se suma a una larga serie de retrasos en las reglas posteriores al Brexit emprendidas por el Gobierno, como la marcha atrás de los controles fronterizos para las importaciones de origen animal de la UE.

Contratar presos para suplir la falta de personal

Los productores de alimentos, desesperados, han suplicado al Gobierno poder contratar a presos para resolver la crisis laboral surgida del Brexit y de la pandemia.

La Asociación de Productores Independientes de Carne, que representa a carniceros y procesadores, dijo que tenía una llamada programada con el Ministerio de Justicia para explorar cómo contratar a más reclusos. Para cubrir las vacantes, las empresas intentan reclutar a presos a través de un programa que les permite salir un día a la semana y realizar un trabajo remunerado.

Tony Goodger, miembro de la asociación, dice que algunos de sus miembros ya tienen a presos trabajando para ellos, a los que consideran de gran ayuda. Sin embargo, "las cifras son bajas", dice.

Goodger dice que la semana pasada se puso en contacto con la prisión de Hollesley Bay en Suffolk, pero el responsable de rehabilitación le dijo que debido a la gran demanda de reclusos habían alcanzado su "cuota" y no podían "dejar salir a nadie más para ir a trabajar".

Etiquetas
Publicado el
24 de agosto de 2021 - 22:01 h

Descubre nuestras apps

stats