The Guardian en español

Unicef repartirá alimentos a los menores sin recursos del Reino Unido por primera vez en 70 años

Unos 5.500 niños acudirán a comedores escolares desde este jueves en Madrid

Rhi Storer

2

Unicef ha lanzado una campaña de respuesta de emergencia doméstica en Reino Unido por primera vez en sus más de 70 años de historia para ayudar a alimentar a los niños afectados por la crisis de la COVID-19.

La agencia de la ONU, responsable de proporcionar ayuda humanitaria a menores de todo el mundo, ha dicho que la pandemia del coronavirus es la crisis más urgente para los menores desde la Segunda Guerra Mundial.

Una encuesta de YouGov realizada en mayo por encargo de la organización benéfica Food Foundation concluyó que 2,4 millones de niños británicos (17%) viven en hogares con inseguridad alimentaria. Para octubre, otros 900.000 menores se habían apuntado para recibir comidas gratuitas en la escuela.

Unicef ha prometido una ayuda de cerca de 28.000 euros para el proyecto comunitario School Food Matters (La Comida del Colegio Importa), que utilizará el dinero para suministrar 18.000 desayunos nutritivos a 25 escuelas durante las dos semanas de vacaciones de Navidad y el semestre de febrero, para alimentar a los niños y familias vulnerables de Southwark, en el sur de Londres, que se han visto gravemente afectados por la pandemia del coronavirus.

La empresa de reparto de alimentos Abel & Cole también proporcionará 1,2 toneladas de fruta y verdura por valor de 5.000 euros para incluir en las cajas de comida.

"Estamos muy agradecidos a Unicef por proporcionar esta financiación tan oportuna. La respuesta a nuestro programa de cajas de desayuno durante el verano nos ha demostrado que las familias realmente están teniendo problemas. Muchas de ellas se enfrentan a la cruda realidad de unas vacaciones de invierno de dos semanas sin acceso a comidas escolares gratuitas y a la indignidad de tener que depender de los bancos de alimentos para alimentar a sus hijos", ha dicho la fundadora y directora ejecutiva de School Food Matters, Stephanie Slater.

"Al proporcionar nuestras cajas de desayuno, las familias saben que sus hijos tendrán un gran comienzo de día con un desayuno saludable y nutritivo", ha señalado. "Nuestro programa de cajas de desayuno también nos ha demostrado que el umbral de elegibilidad para las comidas escolares gratuitas es demasiado bajo como para captar a todas las familias que necesitan ayuda. Por eso apoyamos el llamamiento de la estrategia alimentaria nacional para ampliar el número de beneficiarios de las comidas escolares gratuitas".

"No podemos seguir confiando en la sociedad civil para llenar el vacío del hambre, ya que demasiados niños se quedarán sin la nutrición que necesitan para prosperar", ha aclarado Slater.

La líder adjunta del Partido Laborista, Angela Rayner, ha dicho: "El hecho de que Unicef tenga que intervenir para alimentar a los niños que pasan hambre de nuestro país es una vergüenza y Boris Johnson y Rishi Sunak [ministro de Economía] deberían estar avergonzados.

"Somos uno de los países más ricos del mundo. Nuestros niños no deberían tener que depender de organizaciones benéficas que están acostumbradas a operar en zonas de guerra y en respuesta a desastres naturales.

"Las organizaciones benéficas y las empresas de todo el país han hecho un trabajo brillante interviniendo donde el Ggobierno ha fallado, pero nunca debería haber llegado a esto", ha afirmado

"Gran Bretaña es una de las naciones más ricas del mundo. Unicef, por primera vez en la historia, está entregando alimentos de emergencia a los niños aquí", ha tuiteado el diputado laborista Richard Burgon.

"La pobreza es una elección política. El Gobierno podría acabar con la pobreza infantil en el Reino Unido haciendo que los superricos paguen impuestos justos. Se niega a hacerlo", ha denunciado.

"Esta es la primera respuesta de emergencia de Unicef en el Reino Unido, introducida para abordar el impacto sin precedentes de la crisis del coronavirus y llegar a las familias más necesitadas", ha dicho Anna Kettley, directora de programas de Unicef Reino Unido.

"Esta financiación ayudará a construir comunidades más fuertes a medida que empeora el impacto de las pandemias, pero en última instancia se necesita una solución a largo plazo para abordar las causas fundamentales de la pobreza alimentaria, de modo que ningún niño se quede con hambre", ha declarado Kettley.

Un portavoz del Gobierno también se ha posicionado al respecto: "Nos comprometemos a apoyar a las familias con menos ingresos durante y después de la pandemia. Por eso hemos aumentado el salario mínimo vital, hemos incrementado el apoyo a la asistencia social en miles de millones de libras y hemos introducido el plan de subvenciones de la COVID-19 para el invierno, de 170 millones de libras, para ayudar a los niños y a las familias a mantenerse calientes y bien alimentados durante los meses más fríos".

Traducido por Lara Lema

Etiquetas
Publicado el
17 de diciembre de 2020 - 13:42 h

Descubre nuestras apps

stats