La UE apuesta por priorizar "la capacidad de producción de vacunas" frente a la liberalización de patentes

Imagen de las cuatro vacunas disponibles en el punto de vacunación masiva ubicado en el Palacio de los Juegos del Mediterráneo de Almería.

La Unión Europea sigue sin apostar por la liberalización de las patentes como elemento prioritario. Tanto la presidencia portuguesa rotatoria de la UE como la Comisión Europea han defendido este miércoles en el Parlamento Europeo que la prioridad pasa por "impulsar la producción", "eliminar las barreras a la exportación", y "compartir conocimientos".

Así, el vicepresidente económico del Ejecutivo comunitario y encargado de Comercio, Valdis Dombrovskis, ha explicado que "la Comisión Europea quiere presentar una propuesta a la OMC que se basará en tres elementos: facilitar el comercio y la eliminación de las restricciones a las exportaciones para que las cadenas logísticas puedan estar liberadas: no se pueden aplicar restricciones de exportaciones y no se puede limitar el comercio y la producción de vacunas".

Y ha añadido: "La Unión Europea quiere examinar las propuestas para una suspensión temporal y limitada de los derechos de propiedad para compartir licencias. Pero esto va a requerir tiempo para que surta efecto, y por eso primero tenemos que apostar por ampliar la producción y que aquellos países que ya han vacunado a gran parte de la población sigan nuestro ejemplo y compartan su producción inmediatamente con los países que más necesiten las vacunas. Ampliar la producción y compartir las vacunas a precio de saldo de producción es la manera más eficaz de luchar contra la pandemia en el mundo en este momento".

Dombrovskis, además, ha insistido en que "los gobiernos tienen que alentar que los fabricantes amplíen su producción y garanticen la entrega de vacunas a precio de saldo para los países de ingresos medios y bajos. Pero también la difusión de conocimientos y la inversión en capacidades de producción sobre el terreno en esos países en desarrollo. Esperamos que todos los productores de vacunas tomen medidas concretas para garantizar un incremento de la producción y la entrega de vacunas en esos países. Es lo mejor para ampliar la producción y también para luchar contra nuevas variantes del virus".

La presidenta de los socialistas europeos en la Eurocámara, Iratxe García, ha defendido que "la Comisión Europea que apoye en la Organización Mundial del Comercio la suspensión temporal de patentes para compartir licencias y asegurar la distribución planetaria de las vacunas. Reconocemos el papel que la propiedad intelectual ha jugado a lo largo de la historia como motor de progreso económico, pero las extraordinarias circunstancias de una pandemia que ha matado a más de tres millones de personas y llevado a decenas de millones a la indigencia, requiere soluciones extraordinarias. Es la hora de decidir qué lugar queremos ocupar en la historia. Porque ponerse del lado de los monopolios de las farmacéuticas en una pandemia simplemente supone permitir que muchas personas mueran cuando realmente podrían salvarse".  

Augusto Santos Silva, ministro de Exteriores portugués y presidente de turno del Consejo de la UE, ha afirmado en su intervención: "En cuanto a la suspensión del acuerdo a la OMC de los derechos de propiedad, la Unión Europea quiere discutir cualquier propuesta sobre la suspensión de los derechos de propiedad. Pero tenemos que saber lo que proponen. Por ejemplo, parece que la propuesta estadounidense no es la misma que las propuestas que nos han llegado de India y de Suráfrica. Pero en la situación actual, la rapidez y la aumento de la capacidad de producción son fundamentales. Por eso, a corto plazo, la prioridad de la Unión Europea es la de incrementar la producción de vacunas contra la COVID-19 para conseguir una vacunación global".

Santos Silva ha afirmado que "la Unión Europea considera que el acuerdo sobre patentes y el sistema de derechos de propiedad forman parte de la solución, ya que reflejan un equilibrio muy cuidadoso entre la protección de la propiedad intelectual, por una parte, y la promoción de un acceso lo más amplio posible al derecho a la sanidad. Por eso nos tendríamos que centrar en la aplicación de la flexibilidad que existen ya en el acuerdo de la Organización Mundial de Comercio".

En este sentido, el ministro portugués sí abre la puerta a que "la suspensión temporal del derecho de exclusividad del titular de una patente para compartir licencias se podría hacer extensiva a aquellos países que carecen de capacidad de producción. Estamos comprometidos con entrar en un diálogo lo más amplio posible en la Organización Mundial de Comercio y en la OMS y en otros foros relevantes".

Iratxe García ha añadido "No solo se trata de la suspensión temporal de las patentes. Hay que promover los acuerdos de licencias voluntarias. Adaptar las normas mundiales sobre derechos de propiedad intelectual a las necesidades de la lucha contra las pandemias. Eliminar todos los obstáculos al comercio a lo largo de la cadena de valor para que las vacunas y sus componentes y establecer una alianza público privada para garantizar la distribución de vacunas e insumos. Sabemos que el camino hasta lograr la vacunación mundial es arduo en el proceso que ahora se abre en la Organización Mundial del Comercio".

García ha recordado a Nelson Mandela, quien se enfrentó a las farmacéuticas "que intentaron impedir que Suráfrica importara medicamentos vitales más baratos en plena pandemia del sida". Y ha añadido: "Harían bien los conservadores y liberales de esta Cámara en abandonar su actitud obstruccionista? Si aumentamos nuestro compromiso con la vacunación mundial, los países y ciudadanos y ciudadanas de todos los continentes nunca olvidarán dónde estuvo la Unión Europea en este momento de necesidad".

En efecto, liberales y conservadores se han mostrado contrarios al levantamiento de patentes en la Eurocámara. El vicepresidente del grupo popular europeo, Esteban González Pons, ha afirmado: "Las empresas que han desarrollado la tecnología a ARN mensajero en Europa son pequeñas y con menos de 20 años en el sector. Si se les obliga ahora a compartir su trabajo con las farmacéuticas chinas, indias o rusas, por ejemplo, no sólo se arruinará su trabajo, sino también el liderazgo europeo en uno de los pocos campos en los que aún lo mantenemos, y los países que más las necesitan seguirán sin fabricar vacunas. Se pinchan vacunas, no patentes. La escasez de vacunas no la provoca la patente, sino la insuficiente producción. Estamos ante una emergencia humanitaria internacional. Incentivamos, pues, acuerdos entre empresas para que multipliquen las vacunas que fabrican. Pero tratándose de algo tan estratégico como la salud pública, protejamos a nuestros investigadores de las ambiciones de Rusia o de China, que, por cierto, jamás compartirán sus avances. Fabriquemos vacunas para todos, pero no corramos el riesgo de no saber quién fabrica las nuestras".

El vicepresidente de los Verdes y eurodiputado de Catalunya en Comú, Ernest Urtasun, ha defendido la liberación de patentes: "A los 29 países más pobres del mundo han llegado sólo el 0,3% de las vacunas, y la iniciativa COVAX sólo va a cubrir las necesidades del 20% de los países más pobres. La Comisión Europea nos propone hoy acertadamente impulsar, levantar obstáculos al comercio, expandir la producción, promover las licencias obligatorias [suspensión temporal del derecho de exclusividad del titular sobre una patente]. Es una buena hoja de ruta, pero no es suficiente. Hay que apoyar el levantamiento de las patentes en el marco de la OMC. No vale decir que esto va a frenar los incentivos a la investigación. Cuando Pfizer, AstraZeneca y Johnson and Johnson han repartido en 2020 26 billones de dólares perdón en dividendos y en recompra de acciones".

El vicepresidente de Renew Europe y portavoz de Ciudadanos, Luis Garicano, se ha mostrado contrario a la liberalización de las patentes, y ha señalado que el debate se estaba produciendo "a causa de una maniobra política del presidente de los Estados Unidos para ocultar un hecho sangrante, la realidad es que los Estados Unidos han estado operando bajo una prohibición de las exportaciones de vacunas y de componentes hasta este momento. Esa es la realidad. La solución que propone el presidente americano no es una solución a nuestro problema. Tenemos un problema urgente, que es la vacunación.¿Quién va a investigar en vacunas en el futuro si piensa que la propiedad intelectual va a ser eliminada?"

Toni Comín, eurodiputado de Junts y ex conseller de Sanidad, ha señalado en el pleno: "¿Cuántas fábricas existirían dentro de unos meses si se suspendieran las patentes? A medio plazo no va a haber cambios si no lo impulsamos. Estoy escandalizado que la Comisión se haya reunido 50 veces con el lobby farmacéutico y no quiera entrevistarse con Médicos Sin Fronteras".

En este sentido, la eurodiputada de ERC, Diana Riba, ha afirmado: "Es difícil entender que mientras en algunos países nos empezamos a preguntar si vacunar a nuestros hijos e hijas, los 29 países más pobres sólo hayan recibido el 0,3% de las dosis disponibles. La Unión Europea debe apoyar una suspensión temporal de las patentes, y si no lo hacen por el bien común, háganlo por su propio interés, porque mientras no vacunemos a todo el mundo, nadie estará a salvo".

La copresidenta de La Izquierda en el Parlamento Europeo, Manon Aubry, se ha preguntado: "¿Cómo es posible que hoy debatamos sobre la liberación de las patentes? Tendría que haber sido evidente desde el principio si no se hubieran tenido en cuenta los intereses de las farmacéuticas. Hay millones de vidas en juego". Y ha añadido: "Se protege a toda costa el monopolio de producción. Es una vergüenza haber perdido un año cuando hay empresas dispuestas a fabricar. Somos rehenes de la industria farmacéutica, que se obstina en no liberar las patentes en la OMC. Deberían avergonzarse de ser el instrumento útil de las grandes farmacéuticas. La liberación de las patentes debe ser inmediata y sin condiciones, integral y sostenible. El resto del mundo les observa y no les va a perdonar una nueva traición".

Etiquetas

Descubre nuestras apps