eldiario.es

9

La venganza de la geografía

Robert Kaplan explica en el libro 'La venganza de la geografía' que las condiciones geográficas de un país terminan condicionando su historia tanto o más que la política o la economía

El Hindu Kush en Afganistán, visto desde una base militar norteamericana. Foto: Flickr de 401 st_AFSB CC

El Hindu Kush en Afganistán, visto desde una base militar norteamericana. Foto: Flickr de 401 st_AFSB CC

El periodista y ensayista Robert Kaplan es un seguidor de la escuela realista de las relaciones internacionales. Defiende que la única política exterior viable es aquella en la que un país defiende sus intereses, con independencia de los valores y principios con los que se le relacione. Alejado de los impulsos intervencionistas de los neoconservadores, Kaplan ha sido en ocasiones considerado una versión periodística de Kissinger. Es decir, no cree que EEUU o Europa puedan alterar las estructuras políticas y culturales de otros países, desarrolladas durante siglos.

En su libro La venganza de la geografía, publicado en España por RBA, va un paso más lejos en este determinismo, ya apuntado en otras de sus obras. Montañas, ríos, llanuras, océanos..., eso es lo que en primer lugar condiciona la política de un país. Todos esos accidentes geográficos forman fronteras naturales. Cuando las fronteras políticas no coinciden, podemos apostar a que el conflicto se prolongará durante mucho tiempo. Al final, los mapas tienen tanto peso o más que las constituciones o las ideas políticas.

Este es el prólogo del libro.


Prólogo LA VENGANZA DE LA GEOGRAFIA by eldiario.es


Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha