Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
El PP rebaja sus exigencias del Poder Judicial y alimenta el optimismo del Gobierno
Bruselas obliga a España a recuperar de la degradación el 75% de sus hábitats
Opinión - Los fiscales que no querían aplicar la ley. Por Joaquín Urías

Zelenski, al Consejo de Seguridad de la ONU: “Si creen que la legislación internacional aún tiene sentido, actúen inmediatamente”

El presidente Volodímir Zelenski, en su intervención ante el Consejo de Seguridad.

Icíar Gutiérrez

2

El presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, ha intervenido telemáticamente este martes ante el Consejo de Seguridad de la ONU, que celebra una nueva sesión sobre la guerra en medio de la creciente indignación por el descubrimiento de cadáveres de decenas de civiles tras la retirada rusa de localidades alrededor de Kiev, lo que ha provocado acusaciones de crímenes de guerra y demandas de sanciones más duras contra Moscú, que insiste en tildar la matanza de “montaje”.

Tras su visita este lunes a la ciudad de Bucha, cercana a Kiev, Zelenski ha dicho ante los miembros reunidos en Nueva York que “no hay ni un solo crimen de guerra que no se haya cometido allí”. “Los militares rusos buscaron y mataron a conciencia a todos los que servían a nuestro Estado. Ejecutaron a las mujeres en las puertas de sus casas, a familias enteras, a adultos y a niños, e intentaron quemar sus cadáveres”, ha descrito el presidente ucraniano.

“Recordamos la memoria de los civiles que recibieron un disparo en la nuca o en el ojo después de ser torturados. Que fueron arrojados al pozo, para que murieran allí sufriendo. (...) Que fueron aplastados por tanques en coches civiles en medio de la carretera. Para divertirse”, ha detallado. “A quienes les cortaron los extremidades, les cortaron la garganta. Las que fueron violadas y asesinadas delante de sus propios hijos. A quienes se les arrancó la lengua sólo porque no escucharon de ellos lo que querían oír. ¿En qué se diferencia esto de lo que hacían los terroristas del ISIS? Pero hablamos de un miembro del Consejo de Seguridad”.

Lo ocurrido en Bucha, señala, es “solo uno de los muchos ejemplos” de lo que Rusia ha estado haciendo en los últimos 41 días en el país. “El mundo está viendo ahora lo que ha hecho el Ejercito ruso en Bucha, pero todavía no ha visto lo que han hecho en otras ciudades. La geografía puede ser diferente, pero la crueldad es la misma. Los crímenes son los mismos”.

“¿Dónde está la seguridad que el Consejo de Seguridad tiene que garantizar? No la hay. Entonces, ¿dónde está la paz para la que se crearon las Naciones Unidas? Es obvio que la institución clave del mundo, que debe garantizar la coerción de cualquier agresor a la paz, simplemente no puede funcionar con eficacia”, ha dicho.

“Se están cometiendo los crímenes de guerra más atroces de todos los tiempos desde el final de la Segunda Guerra Mundial”, ha dicho. “Las tropas rusas están destruyendo deliberadamente ciudades ucranianas hasta convertirlas en cenizas con artillería y ataques aéreos. Están bloqueando deliberadamente las ciudades, creando una hambruna masiva en ellas. Están disparando deliberadamente a columnas de civiles en las carreteras que intentan escapar del territorio de las hostilidades”.

Los dirigentes rusos, ha declarado Zelenski, “se sienten colonizadores, como en la antigüedad. (..) Rusia quiere convertir a los ucranianos en esclavos silenciosos. Los militares rusos están saqueando abiertamente las ciudades y pueblos que han capturado. Esto es un saqueo de la más alta escala. Roban todo, desde alimentos hasta pendientes de oro que arrancan con sangre”.

El mandatario ucraniano ha exigido que Rusia rinda cuentas y sea llevada ante un tribunal internacional. “El Ejército ruso y los que dan las órdenes tienen que ser llevados a la justicia, un tribunal que sea parecido al de Nuremberg”.

Zelenski ha señalado la imposibilidad de que la ONU tome alguna medida contra Rusia, dado su puesto permanente en el Consejo de Seguridad y, por tanto, su poder de veto y lo que, a su juicio, “les permite permanecer impunes y les permite destruir todo lo que pueden”. “¿Creen que el derecho internacional ya no tiene sentido? Si su respuesta es no, entonces actúen inmediatamente”.

El presidente ucraniano ha pedido una representación justa de todas las regiones del mundo y una transformación del sistema de Naciones Unidas “para que el veto no se convierta en una imposición del derecho a la muerte”. “Todos los participantes tienen que ser iguales ante el derecho internacional”.

“Necesitamos decisiones del Consejo de Seguridad. Por la paz en Ucrania”, ha pedido Zelenski. “Si no saben cómo adoptar esta decisión, pueden hacer dos cosas. Impedir que Rusia, como agresor y fuente de guerra, bloquee las decisiones sobre su propia agresión, su propia guerra. Y luego hacer todo lo que pueda establecer la paz. O mostrar cómo se puede reformatear y trabajar realmente por la paz. O si su formato actual es inalterable y simplemente no hay salida, entonces la única opción sería disolverse por completo.”

La comparecencia de Zelenski ante el Consejo de Seguridad ha sido difundida por la representación de Reino Unido (presidente de turno del Consejo) en la ONU, en un tuit en el que dijo que la sesión servirá para “asegurarse de que se oye la verdad sobre los crímenes de guerra rusos”. Estados Unidos, por su parte, anunció que va a buscar la suspensión de Rusia del Consejo de Derechos Humanos de la ONU (UNHRC).

Zelenski, que ha abogado por continuar las conversaciones de paz, ha dicho en los últimos días que las fuerzas rusas probablemente tratarán de “ocultar las huellas de sus crímenes” y ha anunciado una investigación, asegurando que tienen información sobre más de 300 personas asesinadas y torturadas solo en Bucha. Las autoridades ucranianas indican que se han encontrado los cuerpos de al menos 410 civiles en pueblos alrededor de Kiev que fueron recuperados por las fuerzas ucranianas.

Periodistas internacionales han estado en los últimos días en la localidad de Bucha y han contado decenas de cuerpos sin vida vestidos de civil y aparentemente sin armas esparcidos por las calles, muchos con disparos a quemarropa y algunos con las manos atadas, así como cuerpos apilados en una fosa común. También han hablado con supervivientes y recopilado testimonios que relatan los horrores vividos bajo la ocupación rusa.

Las duras imágenes de Bucha marcan las discusiones en Naciones Unidas, donde Rusia trató sin éxito de convocar este lunes una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad para abordar lo que llamó “atroces provocaciones de los radicales ucranianos en Bucha”, un hecho por el que Vasily Nebenzya, representante ruso, ha protestado al comienzo del encuentro en Nueva York este martes. “Quiero que quede claro que no rechazamos la celebración de la reunión”, ha respondido la representante británica.

Sin mostrar pruebas para respaldar sus afirmaciones, las autoridades rusas han negado su responsabilidad asegurando que “ninguna persona local ha sufrido ninguna acción violenta” y alegando que las informaciones son falsas y un montaje para desacreditar a Moscú, o que las muertes ocurrieron posteriormente a la retirada de las fuerzas rusas. El representante ruso ha repetido estas afirmaciones ante el Consejo de Seguridad.

Sin embargo, imágenes de satélite muestran que muchos de los cuerpos han estado a la intemperie durante semanas, durante el tiempo que las fuerzas rusas estuvieron en Bucha, según han analizado medios internacionales como el New York Times. El Kremlin ha difundido también bulos que han sido desmontados por verificadores internacionales.

Tras las imágenes de Bucha, varios países europeos como España han anunciado la expulsión de diplomáticos rusos y la Comisión Europea ha presentado una propuesta a los 27 Estados miembros que incluye, por primera vez, sanciones energéticas contra Rusia.

El secretario general de la ONU, António Guterres, ha dicho que la guerra ha provocado pérdidas de vidas “sin sentido”, una devastación masiva en los centros urbanos y la destrucción de la infraestructura civil. “Nunca olvidaré las horribles imágenes de civiles asesinados en Bucha”, ha dicho Guterres, quien ha asegurado estar “igualmente conmocionado por el testimonio personal de violaciones y violencia sexual” que ahora están emergiendo del conflicto.

La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos ha registrado la muerte de 1.480 civiles en Ucrania desde el inicio de la invasión rusa el 24 de febrero.

Etiquetas
stats