Gobierno y oposición optan por el diálogo en la ciudad de Madrid: "Es buena noticia que esto no se parezca al Congreso"

José Luis Martínez-Almeida escucha la intervención de la portavozde Más Madrid, Rita Maestre, en el Pleno del Ayuntamiento

La crispación que impregna el panorama político se ha tomado un respiro en el Ayuntamiento de Madrid. El primer pleno municipal, un monográfico con solo un puñado de concejales para dar explicaciones sobre la gestión de la crisis, no dejó ni furibundas críticas a las decisiones del Gobierno de Pedro Sánchez por parte de PP y Ciudadanos ni tampoco una voz más alta que otra contra las decisiones del equipo del alcalde, José Luis Martínez-Almeida, para enfrentar la epidemia en la zona cero. 

La escena de buen tono y colaboración en la sesión, a excepción de algunos intercambios verbales agrios entre PSOE y Gobierno, coloca a la política municipal de Madrid como una excepción en medio de una gran tormenta entre partidos en la que el PP está ejerciendo la oposición más agresiva desde el Gobierno de la Comunidad y en el Congreso de los Diputados. Y al regidor como un dirigente del PP que se aleja de la estrategia de confrontación marcada por el líder, Pablo Casado. 

La apuesta por el diálogo, sin embargo, no ha orillado las críticas de la oposición hacia políticas concretas del Gobierno, como la actuación con las escuelas infantiles o el silencio del Ejecutivo sobre la gestión de las residencias de mayores por parte de la Comunidad. Una "lealtad crítica", según el alcalde.

"Es una buena noticia que esto no se parezca al Congreso y creo que eso es gracias a lo que estáis haciendo como Gobierno, al talante como Gobierno, y también al talante y a lo que estamos haciendo como oposición", destacó Rita Maestre, la portavoz de Más Madrid, que aseguró al Ejecutivo que las medidas que tomen tendrá el "apoyo total" de su partido. "Tenemos una confianza sincera. Creemos que queréis hacer lo mejor para nuestra ciudad". 

El alcalde recogió el guante de Maestre con unas palabras de agradecimiento. "Nos separan antípodas casi ideológicas, pero hoy nos acerca la humanidad. Hoy nos acerca saber y ser conscientes de que tenemos un objetivo común". El entendimiento entre partidos se escenificó desde bien pronto en Madrid: la semana previa a la declaración del estado de alarma todos los grupos municipales comparecieron juntos.

Después se han reunido semanalmente para recibir información del Gobierno y trasladar al equipo de Martínez-Almeida sus propuestas. La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, acaba de eliminar el contacto semanal con los grupos parlamentarios de la oposición para informarles de la gestión con el argumento de que se ha "reactivado la actividad parlamentaria". 

La brecha con Ayuso y Casado

La crisis ha abierto una brecha entre la gestión de Díaz Ayuso y Martínez-Almeida, las dos apuestas de Pablo Casado para ganar Madrid en las pasadas elecciones de mayo. Fueron elegidos a la vez pero sus caminos, hasta ahora más o menos paralelos, han comenzado a separarse. La epidemia ha elevado el perfil del alcalde, conocido mediáticamente por sus enfrentamientos con Manuela Carmena y por tomar decisiones muy cuestionadas desde el inicio del mandato en  materia de medioambiente.

La postura favorable a la colaboración choca también con la del líder de su partido, Pablo Casado, que plantó al presidente del Gobierno para asistir a un acto en Ifema con Díaz Ayuso y dirige a los suyos, a través un argumentario, para que repitan la idea de que fue Sánchez quien "rompió la unidad" con su gestión. 

"Usted se ha distinguido de los compañeros de partido al mantener otro talante y no haberse entregado al juego sucio", le apuntaba el portavoz del PSOE, Pepu Hernández, al alcalde. "Usted ha sido la cara amable de su partido. Usted lo ha hecho mejor cuando se ha apartado de las directrices de su partido", añadía después José Manuel Calvo, otro concejal de Más Madrid. 

Tensión con el PSOE

Los únicos momentos de confrontación se produjeron con el PSOE y fueron a cuenta de la política nacional, cuando el grupo salió en defensa de la actuación del Gobierno de Pedro Sánchez. "Ha interpelado al presidente del Gobierno pero ningún momento se ha dirigido a su compañera de la Comunidad de Madrid cuando es evidente la negligente gestión", reprochó Hernández en su turno de intervención. "No se puede apelar a la unidad y al mismo tiempo apelar a la deficiente gestión", respondía el alcalde, que trató de defender las medidas de su homóloga regional en las residencias de mayores. "Acepto las críticas sobre las residencias. Entiendo que la Comunidad tomó medidas y que lo que estaba en manos del Ayuntamiento era colaborar con esas medidas". 

La vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, tuvo su propio turno de palabra en el pleno ante las críticas del Partido Socialista. "Pide unidad territorial pero comparecen dos. Esto es un problema de espacio personal, pero no debe convertirse un problema del pleno", le afeó la concejala socialista Mercedes González en un turno de palabra tenso. "Usted no me conoce de nada y tiene la mente muy retorcida", le espetó Villacís en un intercambio tirante. Probablemente el de más alto voltaje, por la crítica personal, de toda la jornada, que terminó con un anuncio del alcalde: la próxima medalla de oro de San Isidro será para el pueblo de Madrid por su "actitud ejemplar" en la crisis. La celebración de las fiestas locales para brindar por el reconocimiento de todos tendrá de momento que esperar. 

Etiquetas
Publicado el
17 de abril de 2020 - 21:20 h

Descubre nuestras apps

stats