El dominio histórico de la derecha en Madrid: consigue la mayoría ganando solo en el 30% más rico

El gráfico muestra el porcentaje de voto a los partidos de la derecha en cada percentil de renta (grupos de 3) en las pasadas elecciones de 2019 en la Comunidad de Madrid.

Esto es, ordenando de más pobre a más rico las 4.000 secciones censales que forman la región.
Como se ve, el voto a PP, Cs, Vox y UPyD se dispara entre el 10% más rico de Madrid.

Si vamos al 3% con más renta de la comunidad, 8 de cada 10 votos fueron a parar a la derecha.
Por el contrario, consigue mucha menos fuerza en las zonas más pobres ubicados principalmente en los barrios y ciudades del sur de Madrid.

Sus peores resultados están entre las secciones censales que se ubican en el 10% más pobre.
¿Y la izquierda? Así cambia el porcentaje de voto a PSOE, Podemos, Más Madrid y PACMA en cada percentil.

Las formaciones de izquierda tienen más fuerza en las zonas pobres que en las más ricas.
El voto a la izquierda es mayoritario entre el 70% con menos renta de la Comunidad de Madrid.
Mientras que el voto conservador solo es mayoritario entre el 30% más rico de Madrid.

¿Entonces, cómo es que casi siempre gana la derecha las elecciones en Madrid?
Veámoslo en números absolutos: así se distribuyen los votos totales de la izquierda por nivel de renta.

Aunque arrasa en % de voto, la suma de PSOE, Más Madrid y Podemos solo alcanza 32.000 votos en el 3% más pobre de Madrid.
Y así se distribuyen los votos de la derecha.

En el 3% más rico de Madrid, PP, Cs y Vox suman más de 100.000 votos. ¿Por qué tanta diferencia entre las zonas con más y menos renta de la capital?
La participación es clave. Las zonas ricas votan mucho más que las zonas con menos renta en Madrid.

Como se ve en el gráfico, el número de papeletas introducidas en la urna desciende según nos acercamos a los vecindarios más pobres.
Mientras que más de la mitad se abstiene entre el 3% más pobre de Madrid, apenas el 22% no acude a votar entre las secciones censales con más renta de la Comunidad.
Pero no es solo la distinta movilización electoral sino también la exclusión política. Para votar en unas elecciones autonómicas en España tienes que tener la nacionalidad, da igual cuántos años lleves viviendo en el país.

La línea muestra el % de población residente en Madrid con nacionalidad extranjera en cada decil de renta.
Una distribución que es consecuencia de la segregación de inmigrantes en las zonas más pobres de la capital.

En las secciones censales del 10% más pobre de Madrid, el porcentaje de residentes sin derecho a voto triplica al de las áreas más ricas de la capital.
¿Y qué pasó en 2019 respecto a 2015, cuando la izquierda fue mayoritaria en Madrid? Veámoslo a partir de las cifras de abstención.

Así se distribuyó el porcentaje de votantes que se quedaron en casa en las elecciones de 2015.
Pero en 2019 se movilizaron los votantes de los municipios y barrios más ricos donde cayó la abstención (flecha verde ↓) mientras el cinturón del sur se quedó en casa (flecha negra ↑).
Una movilización que provocó el giro a la derecha en Madrid en las autonómicas de 2019.

El gráfico muestra los votos totales a PP, Cs, Vox y UPyD en 2015.
Y así subieron en cada nivel de renta en 2019: las flechas azules ↑ muestran los nuevos votos a la derecha.

La movilización de zonas como Pozuelo de Alarcón, Boadilla, Salamanca o Chamartín añadió más de 100.000 votos al bloque.
Por el contrario, la izquierda consiguió prácticamente los mismos votos que en 2015.

Los pocos votos que ganó en las zonas ricas (flecha roja ↑) lo perdió con la desmovilización de las más pobres (flecha negra ↓)
Una brecha de participación en las elecciones que será clave en los próximos comicios del 4 de mayo.

La izquierda en Madrid, fragmentada en tres partidos al igual que en los dos anteriores comicios, acude a unas elecciones autonómicas buscando una mayoría parlamentaria que no consigue desde las elecciones de 2003. La decisión de Pablo Iglesias de dejar el Gobierno para presentarse a las elecciones madrileñas tiene una misión complicada: movilizar un electorado abstencionista en mitad de una pandemia.

En las últimas dos décadas, la derecha solo ha perdido las elecciones autonómicas en Madrid en 2 de las últimas 7 ocasiones. Una hegemonía que consigue ganando únicamente en el 30% más rico del área metropolitana, según los datos de renta media por secciones censales y los resultados de las últimas elecciones autonómicas de 2019 y 2015 analizados por elDiario.es. En los últimos comicios que llevaron a Díaz Ayuso a la presidencia de la región, el bloque confirmado por PP, Ciudadanos, Vox y UPyD solo tuvo más votos que la izquierda en las secciones censales que forman el 30% con más renta de la Comunidad de Madrid.

Entre el 10% más rico, la derecha arrasa. No solo consigue acaparar el 75% de los votos sino que también aventaja al bloque de la izquierda en más de 200.000 votos. No pasa igual en el lado contrario: en las zonas más empobrecidas de Madrid, la izquierda solo aventaja en 50.000 votos a la derecha.



¿Y cómo es que casi siempre gana la derecha las elecciones en Madrid? Principalmente, por tres razones: la diferencia de participación entre las zonas ricas y pobres, la mayor hegemonía de la derecha en las áreas con más renta que la de la izquierda en las zonas con menos renta media y la segregación de inmigrantes en los barrios y municipios más empobrecidos de Madrid.

La geografía de la victoria electoral del bloque liderado por Díaz Ayuso en estas elecciones de 2019 señala la brecha económica y social que existe entre zonas ricas y pobres del área metropolitana de Madrid.

Los barrios y municipios del sur, como Villaverde, Vallecas, Getafe y Fuenlabrada, se abstienen casi el triple que las lujosas zonas más ricas del norte como Salamanca, Chamartín o Pozuelo. Un mapa que dibuja los feudos conservadores que siempre votan en las elecciones autonómicas frente a los dominios abstencionistas de PSOE, Podemos y Más Madrid. Esta diferencia se hace más palpable cuando se analiza por percentiles. Entre el 3% más rico, solo se abstiene el 22%. En el 3% más pobre, más de la mitad.

El urbanismo es clave en el voto en Madrid. Por un lado, las grandes victorias de la izquierda se ubican en los núcleos con altas densidades de población en el sur de la comunidad. En las zonas del norte y del este donde la derecha arrasó, las urbanizaciones y zonas residenciales predominan. Desde Las Tablas y Montecarmelo hasta Torrelodones o Las Rozas.



Norte y sur, este y oeste, centro y periferia o costa e interior pueden marcar las fronteras invisibles de una ciudad. Muchas veces, esos límites no solo señalan las desigualdades económicas sino también políticas. Vivir en un barrio rico o pobre influye de manera determinante en las probabilidades de que una persona acuda a votar a su colegio electoral o se quede en casa en unas elecciones generales. Sin embargo, la abstención no es el único factor que explica la diferencia de voto.

Los ciudadanos extranjeros con residencia legal en España no pudieron participar en las elecciones generales y tampoco pueden hacerlo en las autonómicas. Aunque muchos extranjeros pueden elegir a su alcalde, ninguno puede elegir al presidente de su comunidad autónoma. Hay que tener la nacionalidad española para votar en los comicios al Parlamento regional.

En el caso de Madrid, esta exclusión afecta de manera muy distinta a los barrios y municipios más ricos y los más empobrecidos. En las secciones censales del 10% más pobre de Madrid, el porcentaje de residentes sin la nacionalidad española triplica al de las áreas más ricas.

La segregación de inmigrantes en las zonas más pobres de la capital es una tendencia que se repite en prácticamente todas las grandes urbes españolas, según una investigación publicada por elDiario.es. Algunos ejemplos de esta segregación son los barrios de Lavapiés, San Cristóbal, Usera, Vallecas y Tetuán, donde la proporción de residentes sin nacionalidad española alcanza más del 30% de la población en algunas secciones censales.



Precisamente, el cambio en la movilización electoral fue clave en la victoria del bloque conservador en las últimas autonómicas de 2019. La mayoría de grandes municipios de la comunidad giraron a la derecha: desde los feudos de la izquierda como Fuenlabrada y Getafe hasta lugares donde el PP siempre ha arrasado como Las Rozas o Majadahonda.

La distinta movilización de unas zonas y otras respecto a 2015 ha sido clave en este giro a la derecha: mientras que cayó la participación en los municipios donde la izquierda fue mayoritaria en 2015, aumentó la movilización de los feudos de PP, Cs y Vox en las autonómicas de 2019.

Por ejemplo, en el 10% más rico de Madrid, el bloque de la derecha sumó 30.000 votos. Por el contrario, la izquierda se dejó más de 15.000 votos entre el 10% más pobre del área metropolitana de Madrid.

En concreto, las localidades del cinturón obrero del sur madrileño como Parla, Leganés o Fuenlabrada fueron las que más se desmovilizaron en 2019. Frente a ellas, la participación aumentó en los municipios y barrios más ricos de Madrid: Pozuelo de Alarcón, Boadilla o los distritos de Salamanca o Chamartín.



Etiquetas
Publicado el
4 de abril de 2021 - 21:45 h

Descubre nuestras apps

stats