Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
Israel baraja posibles respuestas al insólito ataque de Irán
El hospital Zendal apenas ingresó un paciente al día en 2023
OPINIÓN | 'Guerra para llevar', por Antón Losada

Las listas de espera se enquistan en los hospitales de Madrid: medio año para una operación

Personal sanitario del Hospital 12 de Octubre, momentos antes de una operación en los quirófanos pediátricos del centro.

María Santos Viñas / Ana Ordaz

22

El problema de las listas de espera para ser atendido en la sanidad pública madrileña se mantiene enquistado dos años después de que se haya superado la peor etapa de la pandemia que suspendió muchas actuaciones sanitarias en marzo de 2020. Con los hospitales saturados por los pacientes que ingresaban con COVID, las intervenciones quirúrgicas y las consultas quedaron suspendidas. Y las paralizaciones se tradujeron en largas listas de espera que aún perduran.

Durante la primera ola de la pandemia se pararon las operaciones. Solo se realizaban aquellas que eran urgentes y no se podían posponer. Las plantas y las UCI estaban en sus máximos de ocupación. Además, los quirófanos se transformaron en unidades de cuidados intensivos improvisadas. Las siguientes olas fueron llegando a Madrid y el problema de ocupación de camas, que no se resolvía, iba agravando el problema y posponiendo las intervenciones.

Ahora las afecciones derivadas de la enfermedad infecciosa se han reducido hasta rozar casi la normalidad. Pero los hospitales madrileños no se han recuperado, las urgencias siguen colapsadas, los sanitarios siguen reclamando una mejora estructural y las listas de espera siguen creciendo.

La espera para ser operado en la Comunidad de Madrid se ha disparado. En febrero de 2020 solo había 230 personas que esperaban más de 180 días –seis meses– para operarse. Ahora la cifra se ha multiplicado exponencialmente, llegando a las 3.865 personas en junio de 2022, última fecha con registros. Sin embargo, la cifra más alta se alcanzó en agosto de 2021, con 10.370 personas esperando más de medio año para ser intervenidas. 15.334 esperan entre tres y seis meses para recibir la intervención.



También hay 72 personas que deberán esperar más de un año para ser operadas, cerca del doble que en febrero de 2020, cuando solo había 44 personas en esa lista. El tiempo que tarda de media un madrileño en someterse a una intervención quirúrgica ha pasado de los 47 días en febrero de 2020 a los 64 días en junio de 2022, según los datos publicados por la Consejería de Sanidad.

Máximo de las listas de espera para las pruebas diagnósticas

Los madrileños tardan una media de 49 días (datos de junio de 2022) en recibir los resultados de una analítica, una resonancia magnética, una ecografía, una mamografía o una endoscopia digestiva, entre otras pruebas diagnósticas.

Según los datos de la Comunidad de Madrid, en junio había 47.826 pacientes que esperaban una media de un mes para recibir sus resultados, 21.814 pacientes que esperaban entre uno y dos meses, 15.055 que tardaban entre dos y tres meses en recibir los informes y 81.177 que tienen que esperar más de tres meses, la cifra más alta desde 2017, aunque no se aleja demasiado de las ya elevadas cifras de febrero de 2020, cuando 65.008 pacientes tuvieron que esperar más de noventa días.



Casi 300.000 pacientes esperan más de 90 días a ser atendidos por un especialista

En febrero de 2020, había 140.470 madrileños que llevaban más de 90 días (tres meses) en la lista de espera para ser atendidos por un especialista. En dos años, y con la pandemia de por medio, la lista se ha duplicado alcanzando los 322.561 pacientes en espera. Sin embargo, antes de la pandemia la tendencia ya era al alza, pasando de los 76.680 pacientes en junio de 2016 a los 138.969 pacientes tres años después.



Los madrileños tardan una media de 47 días en ser atendidos en especialidades como oncología, pediatría y psiquiatría, entre otras. Además, hay más de medio millón de personas, un total de 569.595 pacientes en junio, esperando a ser atendidos en la consulta del especialista por primera vez, mientras que la media en febrero de 2020 se situaba en los 453.117.



A pesar de las cifras, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, prometía volver este año a “los 45 días de tiempo de espera” que existían antes de la pandemia “y, en pocos años, conseguir reducirlo a 30 días, siendo la región con menor lista de espera de toda España”. Pero los expertos no confían en que se vaya a producir esa bajada. Javier Ortega, cirujano y presidente de Atención Hospitalaria de la Asociación de Médicos y Titulados Superiores de Madrid (AMYTS), explica que es “imposible” bajar las listas de espera con “la línea que se está siguiendo hasta ahora”. “A mí me gustaría, como cirujano, que la publicidad política de nuestra presidenta fuese real, pero la veo poco real con los datos que tengo”, sentencia.

Ortega señala que la lista de espera para las cirugías sigue “una tendencia ascendente gradual” a pesar de que se realicen jornadas extraordinarias por la tarde “de forma voluntaria y cobrando una miseria”, o de que se deriven pacientes a la sanidad privada, “un jugoso negocio de muchos hospitales privados”. Para él, el problema está claro: “La mala gestión”. El cirujano, que lleva operando más de 35 años, cree que la mejor opción para agilizar los procesos es poner en funcionamiento más turnos: “Tenemos muchos hospitales en la red sanitaria pública que por las mañanas están al 100% y por las tardes al 10%, eso se llama mala gestión. Ese 90% de actividad perdida se puede activar invirtiendo en capital humano”.

Pero para invertir en capital humano, señala, primero son necesarias unas mejoras en las condiciones laborales. Cuenta que ahora hay entre 1.000 y 1.500 médicos contratados a los que denominan “fantasmas” porque no figuran en las plantillas orgánicas de los hospitales, ya que están contratados por guardias y días, “están ocultos y con contratos miserables”. “Si a ellos se les ofreciese un contrato por la tarde, disminuiría la lista de espera quirúrgica”, argumenta Ortega, que agrega que “las listas de de espera solo se pueden conseguir bajar invirtiendo dinero e invirtiendo en personal”.

Ortega también ha destacado que la precariedad está echando a los médicos de Madrid. “Ha habido mucha fuga de capital humano. Especialistas muy buenos que se han ido a otras comunidades donde les daban contratos decentes”, cuenta Ortega, que también denuncia que “la Comunidad (de Madrid) no lo quiere reconocer”.

Etiquetas
stats