La portada de mañana
Acceder
La carrera por bajar impuestos choca contra el criterio internacional
Erradicar o convivir: proteger la naturaleza de los gatos asilvestrados
OPINIÓN | El advenimiento de monsieur Reynders, por Elisa Beni

La pesadilla con final feliz de seis familias que perdieron su plaza en la ESO por la “negligencia” de un colegio en Madrid

Una pancarta pide la plaza de los 14 niños que se han quedado fuera del IES Ayala.

Catorce menores se habían quedado sin plaza en el instituto que a priori tenían asignado en Madrid. Un día en clase se les hizo un sondeo a los niños, todos ellos de 11 o 12 años, para saber si iban a seguir en el IES Francisco Ayala para el curso 2022/2023, si no iban a hacerlo o si no lo sabían. La “pesadilla” comenzó, según han relatado los padres, cuando la dirección del CEIP Antonio Machado, el colegio público en el barrio de Carabanchel Alto al que pertenecían, decidió tomarse al pie de la letra las respuestas a la encuesta.

Sin plan para septiembre: los retrasos con la Ley de Educación dejan en el aire las novedades del próximo curso

Sin plan para septiembre: los retrasos con la Ley de Educación dejan en el aire las novedades del próximo curso

Desde el momento en que supieron que estaban fuera, ocho de las familias afectadas comenzaron una batalla por su plaza que terminó el pasado lunes para seis de ellas, después de un mes de lucha con el Machado, de llamadas a la inspección y de reclamaciones a la Comunidad. Las otras dos continúan con la incertidumbre a la espera de su resolución.

“Me enteré por una llamada telefónica. Cuando me dijeron que mi hijo no tenía plaza yo contesté que le correspondía el Ayala y que por eso estaba tranquila”, comentaba Clara, una de las madres afectadas, a elDiario.es hace unos días, cuando aún los menores no tenían centro o se les había asignado otro lugar lejos de su barrio para cursar la ESO.

La plaza en el IES Ayala les corresponde a las familias, según han defendido a este periódico, de manera automática, por adscripción única. No es esa la versión de la Consejería de Educación, que dice que esa adscripción única es solamente para aquellos alumnos que hayan cursado el programa de inmersión lingüística en francés, algo que niegan los padres del colegio.

“No ha dado de francés ni la primera página”, dice una madre, que cuenta a elDiario.es que su hijo fue por la vía bilingüe, de castellano e inglés, y ya está matriculado en el citado IES. “La mía tampoco lo cursó. Le cuestan los idiomas y no la metí por esa vía”, completa otra en la misma situación. La web de ambos centros no especifica que esa adscripción única sea para francés, aunque fuentes de la Comunidad aseguran que va a instarles a que en adelante lo hagan.

El día en que la profesora les hizo la encuesta en clase no todo fueron síes rotundos. Así, al no expresar 14 alumnos de manera definitiva que continuarían en la línea que les tocaba, perdieron el derecho a una plaza que, denunciaban los padres, les pertenecía, porque en el colegio cumplieron a rajatabla los resultados de lo que algunas de las familias afectadas calificaron como “estudio de mercado”.

“La historia comienza a principios de junio”. Marta, una de las madres afectadas, relató a este medio la semana pasada cómo se enteró de lo que estaba ocurriendo. “Oye, que es que no vas a tener instituto”, cuenta que le dijeron. Después de esa conversación, en la que ella aseguraba que no entendía nada, fue al colegio a intentar hablar con la dirección. “Me recibió abajo y con la puerta del colegio semicerrada”, narra. 

La madre y el resto de familias han denunciado que la dirección del centro responsabilizó de lo sucedido a los niños, por haber dicho en esa encuesta que no iban a ir al IES Ayala. “Yo le dije, ¿pero estás poniendo en las manos de mi hija de 11 años su futuro?” La mujer cuenta indignada que en el colegio les hacen firmar “para todo” y lamenta que en esta ocasión “tuvieran en cuenta un sondeo sin importancia” sin llamada previa a los padres. “Lo que tenían que hacer era pasar las listas de todo el alumnado. ¿Por qué a unos sí y a otros no y dejas a 14 fuera?”, se pregunta.

Los afectados calificaron lo sucedido como “negligencia” por parte del CEIP Antonio Machado, como también lo hace CCOO Madrid, en palabras de su secretaria general de Enseñanza, Isabel Galvín. De hecho, el documento del proceso de admisión de alumnos en centros públicos de la Comunidad dice que si se tiene adscripción única o permanente a un centro educativo, como insisten que es el caso, para hacer efectiva la plaza “no es necesario participar en el proceso de admisión y solo es necesario matricularse en dicho centro en los plazos establecidos para ello”.

También que se pierde la plaza en el centro “si se obtiene en otro de los solicitados”. Pero esto no le sucedió a ninguna de las 14 familias, porque nadie pidió ir a otro instituto, sostiene el AMPA. Simplemente perdieron su plaza “por no haber indicado el deseo de ir al Francisco Ayala” en el colegio actual, según un comunicado que les remitieron y al que tuvo acceso elDiario.es.

“El rato que estuve allí, el equipo directivo me intentaba cerrar la puerta todo el rato. Me sentí como un despojo. Me llamó maleducada y me dijo que básicamente toda la culpa la tenía mi niña. Me fui de ahí llorando de la rabia”, expresa Marta, para añadir que al resto de familias ni siquiera las recibieron, como tampoco lo hicieron al AMPA.

“A mí me atendió por un telefonillo”, explica Clara. Cuando la llamaron desde el colegio para informarle de lo que iba a ocurrir, le dijeron que su hijo “habría dicho que no o algo y que por eso estaba fuera”. Después, la mandaron al instituto, para “ver qué se podía hacer”: “Yo estaba llorando a moco tendido”.

Tras acercarse al Ayala, donde no podían solucionarlo, esta madre fue al Machado a intentar ver a la dirección para recibir una explicación. Después de una hora y media en la calle, según argumenta a este periódico, y a través de un portero automático, fue atendida: “No dieron la cara en ningún momento. Dije que antes de quitarle una plaza que es directa, tendrían que haberme preguntado a mí. Y que además eso tenía que ir por escrito”.

Sin poder hablar en persona con la dirección, que “se ha desentendido y escondido”, las familias que no tenían plaza para la ESO recibieron un correo electrónico en el que les decían que quienes no habían dicho que querían ir al IES Francisco Ayala deberían personarse en el Servicio de Apoyo a la Escolarización (SAE), para ver los institutos disponibles.

“Nadie ha hecho nada para reservar. Ni los afectados, ni los que sí hemos tenido sitio desde el principio”. Habla Marta Dávila, es miembro del AMPA del Machado y madre de una niña de sexto que sí cursará el año que viene en el instituto que les corresponde. “Es que nosotros no teníamos que hacer nada. Si me dijeras que no nos tocaba por derecho o que teníamos que hacer algo que no hemos hecho… pues yo acarreo con mis consecuencias y es lo que hay. Pero es que no me parece justo que salgamos nosotros perjudicados y ellos se vayan de rositas”, dijo a este periódico una de las afectadas.

Reclamaciones y llamadas diarias a la inspección

Las madres y padres de los ocho menores afectados han puesto reclamaciones ante la Dirección de Área Territorial con el fin de que se resuelva de manera favorable su caso. Además, hicieron llamadas a la inspección a diario. “En este momento, en pleno periodo de matriculación, dos alumnos y alumnas no tienen asignado ningún centro para formalizar su matrícula, quedando fuera del sistema”, denuncia Isabel Galvín. La secretaria general de Enseñanza de CCOO asegura que han presentado un escrito de reclamación contra esta situación y exige “que se les devuelva su plaza en el Instituto Francisco de Ayala y no se les asignen otros centros dado que el error es un fallo de cumplimiento de la normativa vigente en materia de escolarización”.

En el proceso, varias de las madres aseguraron que no iban a matricular a sus hijos en un instituto que no fuera el Ayala. “Yo lo he dicho a todo el mundo: no voy a matricularlo en un instituto que me pilla en la otra punta”, dijo Clara a elDiario.es antes de conocerse la resolución del pasado lunes. “No trabajo y podría acompañarlo. Pero, ¿de dónde voy a sacar el dinero para pagar dos abonos transportes? Además, si en algún momento estoy mala, no podría ir a clase, porque no va a ir solo a las 7 de la mañana. Es un niño. No es un capricho”.

Desde el AMPA apoyaban esa decisión, porque de lo contrario, aseguraban, “ya perderían su lucha y no tendría sentido lo que han venido haciendo”. En nombre de la organización de madres y padres, Marta Dávila calificó de “injusticia” lo sucedido a unas personas que, sostiene, son “vulnerables”: “Se está privando a los menores del derecho a tener su plaza”, dijo hace unos días a este periódico.

Es “necesario” poner una reclamación para resolver los casos

“Yo creo que en su día, cuando hicieron esto, pensaron que nos íbamos a quedar con ello y tan pichis”, dice una de las madres, que explica que enseguida acudieron al AMPA, que les ha dado “mucho apoyo”. También se volcaron con ellos asociaciones de vecinos, como la de Carabanchel Alto o la de La Fraternidad, sindicatos, asociaciones de madres y padres de colegios, entre ellos la del IES Ayala o la FAPA Giner de los Ríos, que les respaldó desde el principio.

La reclamación ha llegado también a los partidos políticos. Se adhirieron tanto Más Madrid Carabanchel, como PSOE y Podemos. De hecho, el grupo parlamentario socialista en la Asamblea de Madrid registró una pregunta para el Gobierno de Ayuso sobre las actuaciones que ha realizado la Comunidad tras conocer el error del colegio.

Este periódico intentó en repetidas ocasiones ponerse en contacto con la dirección del centro para conocer su versión, pero no recibió respuesta. Sí la obtuvo del Ejecutivo regional. Fuentes de la Consejería de Educación informaron de la resolución favorable de los casos de seis alumnos y apuntaron que el resto que se habían reclamado se estaban estudiando en la inspección, junto a las incidencias recibidas.

Esas mismas fuentes insistieron en que es muy importante que las familias que han tenido problemas en el proceso presenten una reclamación en la Dirección de Área Territorial para que pueda resolverse el expediente y recuerdan que el plazo para ello continúa abierto. “Se están solucionando todos los casos en los que ha habido incidencias desde el minuto uno”.

Mientras se resolvían las reclamaciones presentadas, las familias celebraron asambleas o se reunieron para pintar junto a los niños carteles que han decorado las paredes de la entrada del centro y en los que se denuncia la situación. Actualmente solo uno permanece en la verja. El resto han sido retirados: “La dirección del Machado deja sin insti a 14 niños”, reza con letras negras sobre un fondo blanco. Para la miembro del AMPA Marta Dávila hay una frase que define la lucha de estos padres: “'Por nuestras plazas, hasta el infinito y más allá'. La adaptamos ahora que está de moda Buzz Lightyear, y creo que resume a la perfección lo que han hecho estos padres por los derechos de sus hijos”, termina.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats