Primer día de clases tras la nevada en Madrid: un colegio se cierra 'in extremis' con los niños ya dentro y once más reabrirán este jueves

Un familiar lleva de la mano a dos alumnos del colegio Arcangel Rafael el día de la reapertura de los centros educativos tras la gran nevada registrada por el paso de ‘Filomena’, en Aluche, Madrid, (España), a 20 de enero de 2021.

La vuelta al colegio de miles de alumnos madrileños tras la gran nevada ha dejado escenas de alegría y reencuentro, pero también momentos dantescos. Si bien muchos niños y niñas han llegado sorteando la nieve y el hielo a sus centros pero han podido comenzar las clases, a otros les han cerrado el colegio sobre la marcha cuando ya decenas de menores estaban dentro. Ha ocurrido en el CEIP Ausias March, en el distrito de Villaverde.

Las clases no vuelven al colegio Rufino Blanco después de Filomena: "No nos han dicho ningún plazo"

Las clases no vuelven al colegio Rufino Blanco después de Filomena: "No nos han dicho ningún plazo"

A primerísima hora de la mañana, las familias que usan el servicio de desayuno se han encontrado con el centro precintado por la Policía Municipal. La última noticia del equipo directivo es que las clases se retomaban este miércoles. Ante el desconcierto, un agente ha acudido a las instalaciones y ha permitido la entrada de los menores, según el relato de las familias presentes. Eran las siete y media de la mañana. Poco más de una hora después, la directora del colegio salía de urgencia a la puerta para avisar a las madres y padres que estaban a punto de dejar a los niños de que el centro se cerraba. Entonces ya había dentro varias decenas de alumnos desayunando. La loca secuencia de acontecimientos ha terminado con la recogida de urgencia de los menores de un colegio con daños que en unas horas ha pasado de ser seguro a inseguro.

"Esto ha sido un guirigay. Todavía no sabemos qué daños tiene el colegio y por qué lo han cerrado. Si hay peligro somos los primeros que no queremos que vayan nuestros hijos, pero pedimos que nos informen", declara Marta Calvo, vicepresidenta del AMPA del centro y madre de dos alumnos de cuatro y ocho años. El desconcierto ha atravesado también a los menores, que no entendían nada de lo que estaba pasando.

El aviso de que el centro no podía seguir abierto llegó a las 8:50 de la mañana, diez minutos antes del inicio de las clases, según el testimonio de las familias. A partir de aquí, las versiones sobre a quién hay que pedirle explicaciones sobre tal nivel de desorganización difieren. El consejero de Educación, Enrique Ossorio, asegura que el Ayuntamiento de Madrid ha pedido a las 8:05 a su departamento que ordenara el cierre porque tenía "dudas" por una cuestión "estructural". "El problema ha sido un alero con nieve", ha concretado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, en la que ha asegurado que previsiblemente la reapertura se producirá mañana.

La Junta de Distrito ha explicado, varias horas después de lo ocurrido, que sus técnicos realizaron una visita el martes por la tarde al centro e informaron por la noche, in extremis, a la Consejería de Educación de que "las cubiertas de los accesos estaban comprometidas". A las familias, según su relato, la información que les llegó es que la inspección tardía la había hecho la Dirección de Área Territorial, algo que desmienten las administraciones.

Al margen de esta situación, el 98% de los centros educativos de la región ha reanudado su actividad presencial este miércoles. Algunos tienen todavía importantes cantidades de nieve en el interior. Los accesos se han tratado de despejar en los últimos días a base de la movilización organizada de las familias, que se han enfundado el abrigo y cogido la pala por su cuenta ante la falta de respuesta de las administraciones. El Ayuntamiento de Madrid puso en marcha un contrato de emergencia el pasado jueves, presionado por el trabajo que ya estaban asumiendo los vecinos, cuyos operarios actuaron durante el fin de semana.

El relato se repite: "Cuando vimos que el Ayuntamiento no tomaba la iniciativa nos organizamos con la asociación vecinal del barrio, La Unión. Nos prestaron palas. Hasta el domingo no entraron los bomberos ni el mantenimiento municipal porque no se podía por la nieve", cuentan desde el AMPA del CEIP Filósofo Séneca, de Hortaleza. "Esto les ha desbordado pero no podemos entender que se envíe un mensaje de tranquilidad con 43 colegios cerrados. Es una gestión nefasta", se queja Marta March, parte del Consejo Escolar del CEIP Rosa de Luxemburgo, en Aravaca.

Los que no han vuelto: "Esto no se puede alargar"

Ninguno de estos centros han podido reanudar las clases este miércoles. El retraso, auguran las familias, apuntala según pasan los días el estrés por la conciliación, la dificultad de tener todos los ordenadores que necesitan, la incertidumbre sobre cuánto tiempo durará la situación... "No puedo teletrabajar y atender a mis hijos a la vez. Estoy mirando para contratar a alguien. En el confinamiento aguantamos, pero esto no se puede alargar, no puede ser una cosa indefinida", remata March, a quien también le preocupa que su hijo de seis años pase una jornada escolar completa en clases online. "Estos días ha estado dos horas y no aguantaba ni un minuto más. Después tienes que poner a pelearte para que hagan fichas o deberes. Los niños necesitan contacto, convivir... para aprender", zanja.

El consejero de Educación ha avanzado que la apertura de los 43 centros que no han podido hacerlo este miércoles se hará en forma de "goteo" en los "próximos días" según se vayan arreglando los problemas que presentan. Ossorio, con tono optimista, ha reconocido no obstante que hay un número "afortunadamente pequeño" que presentan daños estructurales y que "además de arreglarlos" se está buscando en la Consejería dónde reubicar a los alumnos. Se abre por tanto la puerta a traslados de niños y niñas temporales a otros centros.

Ese goteo de aperturas empieza ya este jueves. Ossorio ha detallado que a partir de mañana 11 centros educativos ya podrán abrir tras haberse solucionado todos los problemas. Estos son: en Fuencarral, el Príncipe de Asturias; en Parla, el Séneca; en Fuenlabrada, el centro Moncayo; en Arganda, el Poveda; en Coslada, el IES María Moliner; en Fuente Vidueña, el CEIP Alarilla, en Pozuelo del Rey, el Cra Vega de Tajuña, en el Torrejón, el IES Isaac Peral, en Valdilecha, el CEIP Miguel de Cervantes y en Chincón, el centro educativo Chincón. "Son buenas noticias, no tenemos notificadas incidencias ya vemos la lista de aquellos centros que ayer no podían abrir y que ya se han subsanado y trabajaremos con los ayuntamientos para que en los próximos días puedan abrir todos", ha añadido el consejero.

Cuatro escuelas infantiles dependientes del Ayuntamiento de Madrid tampoco han abierto sus puertas este miércoles y las familias esperan noticias. De momento, para una parte pequeña de los padres y madres de la región, la semana sigue llena de incertidumbres.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats