La portada de mañana
Acceder
Patrimonio pagó gastos de la casa de Corinna y a 100 empleados de Zarzuela
Entrevista – Javier Ramos, rector de la URJC
Opinión - Lo más grave del caso Máster quedará impune, por Ignacio Escolar

Visita el belén napolitano del Museo de Historia de Madrid

Belén Napolitano

Un año más el Museo de Historia de Madrid expone estas navidades su belén napolitano del siglo XVIII, uno de los más valiosos conjuntos escultóricos de sus colecciones. Compuesto por más de 50 figuras articuladas, junto con sus accesorios, enriquecido por una escenografía de aire oriental, el belén del museo ejemplifica el espíritu cortesano de la cultura barroca.

Los días 9, 10, 16 y 17 se realizarán visitas comentadas a las 12 horas, en las que se analizará la iconografía de los belenes, especialmente del napolitano, haciendo un recorrido detenido por las figuras, la ambientación, la vestimenta del que mostramos en el museo. 

Las visitas admitirán un máximo de 6 personas, con la garantía de las medidas de seguridad sanitaria precepetivas

Según la página web del Ayuntamiento de Madrid, este tipo de belén se difundió en España en el siglo XVIII, y en concreto en el círculo cortesano, gracias a Carlos III, que había sido rey de Nápoles. El monarca montaba un gran belén en palacio y las figuras eran realizadas por la manufactura de porcelana de Capodimonte. De esta forma promovió en España una nueva actividad artesanal relacionada con la producción de personajes de belenes, acorde con el espíritu ilustrado alentado por los Borbones.

En el belén napolitano se evoca la Natividad de Jesús en un escenario irreal, en el que el tradicional portal ha sido sustituido por un templo clásico en ruinas rodeado de tenderetes y cabañas, donde se mezclan figuras populares italianas, ataviadas según la moda dieciochesca, con el mundo oriental de los Reyes Magos y su séquito.

Las 50 figuras, de gran realismo y fuerza expresiva, son articuladas, lo que permite representar el movimiento, y reproducen distintos tipos sociales: campesinos, pastores, burgueses, nobles. Destacan en algunos personajes los ricos ropajes de seda, raso o terciopelo y las diminutas joyas.

Las cabezas, brazos y manos son de terracota policromada, las piernas de madera y el cuerpo de alambre forrado de estopa o cuerda enrollada. Los animales, los cestos con mercancías y los instrumentos musicales que acompañan a los personajes otorgan un cierto desorden en estas composiciones ya de por sí abigarradas.

Etiquetas
Publicado el
8 de diciembre de 2020 - 00:00 h

Descubre nuestras apps

stats