eldiario.es

9

"Cualquier partido que se oponga a la unidad popular, va a sufrir un alto coste electoral"

Hablamos con Sergio Ramos, secretario de Unidad Popular de IU-V Región de Murcia, sobre el nuevo proceso de confluencia que se abre de cara a las elecciones generales

Sergio Ramos durante el Pleno dedicado al soterramiento en el ayuntamiento de Murcia

Sergio Ramos durante el Pleno dedicado al soterramiento en el ayuntamiento de Murcia

Las elecciones autonómicas y municipales trajeron buenos resultados para Izquierda Unida en los ayuntamientos murcianos, pero la formación se dejó cerca de 20 mil votos y el único diputado con el que contaba en la Asamblea Regional. Antes de los comicios, IU-V ya había optado por integrarse en los espacios de confluencia renunciando a sus siglas en la mayoría de los casos, y tras las elecciones, consciente de que los resultados podrían haber sido mejores, el coordinador regional, José Antonio Pujante, decidió renunciar a su cargo. El Consejo Político regional aprobó hace escasas fechas una dirección interina que estará en activo hasta las elecciones generales, y será en ese momento cuando IU-V lleve a cabo sus asambleas extraordinarias en todos los ámbitos, tanto municipal como regional y federal.

Para encargarse de un área tan importante como el de la confluencia política, y de aquello que llamamos la unidad popular, IU-V Región de Murcia ha confiado en Sergio Ramos, trabajador incansable de espacios de encuentro desde que surgió la posibilidad de construir una candidatura unitaria en el municipio de Murcia. El proceso tuvo sus sinsabores, pero no parece que los problemas hayan hecho mella en su ánimo. Sergio Ramos insiste en calificarse como "optimista" y persiste en la construcción de la unidad de cara a las elecciones generales, porque, según afirma, "la realidad objetiva acabará imponiéndose".

La dirección interina de IU-V tiene como horizonte de acción las elecciones generales, pero en el caso de su ámbito de responsabilidad, es hasta las elecciones generales cuando tiene su sentido, ¿no?

No, no... La unidad popular va más allá de las generales. Creemos que hay que crear unidad popular a todos los niveles. De hecho la unidad popular en el municipio de Murcia no se ha agotado con las municipales. En Ahora Madrid, por ejemplo, están expandiéndose y construyendo su estructura, y en Cambiemos Murcia también. Estamos yendo a todos los barrios y pedanías eligiendo a nuestros vocales democráticamente, y nos hemos dotado de un documento organizativo. Pero sí que es verdad que hay un hito histórico en las próximas generales, y que es un momento muy importante para cambiar realmente este país. Tenemos una responsabilidad muy grande todos.

¿Va a construir IU-V esos espacios de unidad? Pablo Iglesias ha dado por supuesto que la reciente iniciativa de 'Ahora en Común' es cosa de Izquierda Unida-Verdes.

No, no le toca a IU-V construir los espacios de unidad popular. En Izquierda Unida tenemos claro, y es algo que ha costado un proceso de debate y reflexión, que somos una parte de la unidad popular. Una parte muy importante, y me atrevería a decir que imprescindible, pero somos una parte, con nuestras potencialidades, con nuestra experiencia, con nuestra red municipal que puede apoyar el proceso... Pero la unidad popular va más allá de Izquierda Unida, de Podemos y del resto de partidos que están en la órbita del cambio.

¿Está ya maduro el fruto del 15M? Parece que estábamos en una etapa preparatoria, y que ahora empieza el partido. Ahora se suele invocar al 15M reclamando su representatividad.

Hay una realidad, y es que después del 15M, la gente en este país se politizó y entendió que había una manera de participar. En este momento es necesario darle voz a ese colectivo social que se movilizó después del 15M, a ese colectivo del cambio. Hay que rebasar los espacios tradicionales de los partidos políticos. De todos. Un ejemplo de que la unidad popular va más allá de los partidos es lo que sucedió en las elecciones municipales. En el municipio de Madrid, Ahora Madrid tuvo el doble de votos que Podemos en las autonómicas. Es verdad que Podemos tuvo un resultado excepcional, y no niego que Podemos sea una parte esencial de la unidad popular... Creo que Podemos en la Región de Murcia tiene que estar en la primera línea de la unidad popular y que todo el mundo tiene que estar presente: Podemos, EQUO, Cli AS, Izquierda Unida... Pero sobre todo, quienes tienen que estar son los colectivos sociales y la ciudadanía, que deben ser los protagonistas del cambio, de ese espacio de unidad popular que supere a los partidos. Sobre todo si queremos ganar las generales.

La dirección de Podemos no comparte el planteamiento, al menos a tenor de las declaraciones de su secretario general. Iglesias cree que en un espacio como 'Ahora en Común', recién creado, Podemos perdería las elecciones.

Podemos podría ir en solitario a las generales y tener buen resultado. Puede tener muchos diputados y que gobiernen el PSOE o el PP otros cuatro años, o bien podemos construir entre todos un bloque político de unidad popular, tejido desde la base, con asambleas, donde la gente se empodere, y que gane las elecciones. Un bloque que sea primera fuerza política en esta Región, que aporte tres o cuatro diputados a ese cambio y que en toda España sea mayoritario. Esa es la decisión que debemos tomar ahora, y todos los espacios políticos tenemos que ser conscientes de eso. La unidad popular no estará liderada por IU-V ni por Podemos, debe estar liderada por la gente con las asambleas que construyamos en todos los municipios y regiones.

¿Será posible ahora, si no ha sido posible en muchos municipios y en ninguna comunidad autónoma?

Tenemos que ser conscientes del momento histórico, un momento que permite ganar y poner el Gobierno de España a disposición de los ciudadanos, que permite hacer políticas para el bien común. Se ha conseguido ganar para los ciudadanos Barcelona, Madrid, Zaragoza, Santiago de Compostela... Tenemos que usar esas experiencias y ese caudal de voto para construir la unidad popular a nivel estatal, y en eso IU quiere poner todos sus recursos y su potencialidad, toda su gente...

Al igual que antes de las elecciones municipales y autonómicas, ya se dice que IU-V quiere un flotador.

Esto no se quiere hacer porque entendamos que es necesario para Izquierda Unida, para sobrevivir. Esto va más allá de Izquierda Unida, porque Izquierda Unida va a sobrevivir pase lo que pase. Todos los proyectos se construyen para cambiar la sociedad, no para situarnos en un 5% o un 10%. Y no queremos esperar a que Podemos tenga peores resultados para subir nosotros. Creemos que es el momento de construir, porque la ventana de oportunidad de la que tanto se habla en Podemos, se cerrará antes o después. De hecho las encuestas nos dicen que ahora estamos un poco más lejos de poder cambiar España.

Podemos tiene que decidir qué quiere ser de mayor, si quiere tener 20 diputados o si quiere formar parte del cambio

Algunas encuestas apuntan a que Podemos está cayendo levemente en la intención de voto o, al menos, frenando su ascenso fulgurante de hace unos meses. ¿Cree que eso se está percibiendo en la dirección de Podemos? ¿Qué análisis cree que se está haciendo? ¿Puede hacerles pensar que quizá la unidad popular es el camino?

Yo creo que la mayoría de la gente de Podemos está trabajando y está totalmente de acuerdo con la unidad popular. La gente de base piensa así. Lo que pasa es que Podemos tiene una estructura bastante jerárquica, que quizá impide que lo que piensan las bases llegue a la dirección. No obstante yo creo que en Podemos están reflexionando sobre lo que ese partido quiere ser de mayor. ¿Quiere tener 20 diputados, o quiere ser parte del cambio de este país? Eso es fundamental. La realidad es la que es. Las encuestas de opinión, e incluso los resultados de las municipales nos dicen que la gente prefiere las candidaturas de unidad. Y es una reflexión muy clara: la gente quiere ser protagonista del cambio. En Podemos, sólo pueden ser protagonistas del cambio los que están afiliados a Podemos. En un espacio de unidad popular sin adscripción, asambleario, todo el mundo puede ser partícipe directo de esa nueva forma de hacer política.

Pero se entiende que Podemos reclame su protagonismo, porque puso en práctica muchas de esas ideas de asamblea, de empoderamiento ciudadano, de participación...

Yo soy el primero que reconozco que Podemos trajo cosas muy buenas al panorama político español. Primarias, asambleas... Cosas con las que por cierto, ahora parece que no están tan de acuerdo... Ellos defendían las primarias como algo sustantivo, y ahora van a hacer un simulacro de primarias que no respeta lo que la ciudadanía quiere y apoya.

Con este panorama, entonces, ¿cree que se puede construir una candidatura unitaria de cara a las generales?

Yo soy optimista porque creo que hay amplios sectores ciudadanos que nos lo van a pedir y lo van a exigir. Ningún partido se puede poner en contra de esa ola. Si somos capaces de analizar los resultados de las pasadas elecciones, de ver lo que pasó, yo creo que sí se puede.

¿Entiende usted que el ejemplo de algunas de las grandes ciudades refuerza la necesidad de este tipo de experiencias? Aquí en Murcia sólo fue posible en contados lugares, como Santomera.

Si vemos el ejemplo de Madrid, de Barcelona, de la Comunidad Valenciana... Yo creo que sí, que esa lectura es sencilla. Y en Murcia es verdad que tenemos un problema. Aquí se dio la unidad popular, que es Cambiemos Murcia, y salió como salió y ha dificultado que haya una comunicación fluida entre Podemos e Izquierda Unida, pero yo creo que hay que superar eso. Hay que ir a espacios nuevos. A las asambleas de Cambiemos va gente de Podemos, porque son las únicas asambleas que hay en su pedanía. De todo eso tenemos que aprender, porque independientemente de los resultados electorales, tenemos que ver la capacidad de ilusión que tienen las candidaturas de unidad popular. Tenemos que recordar cómo la gente en Madrid, en Barcelona, en Alicante o en Murcia se ilusionaba, y cómo llenaban actos en barrios y pedanías, cómo participaban directamente... Esa capacidad de ilusionar no debe caer en saco roto. Nadie puede ponerse en contra de eso, y espero que las bases de Podemos hablen, y estoy convencido de que reflexionarán.

¿Y si eso no pasa?

La unidad popular se va a construir con o sin Podemos. La van a crear los ciudadanos. Izquierda Unida estará ahí porque así se ha decidido, pero en el caso de que Izquierda Unida dijera que no, sucedería lo mismo. La unidad popular nos pasaría por encima. Hasta ahora hemos podido cometer errores, pero ahora vamos a apostar firmemente por esto. Cualquier partido que se oponga a la unidad popular, va a sufrir un alto coste electoral. La unidad popular rebasa a los partidos políticos, rebasa a los planes establecidos y rebasa a las direcciones de los partidos. Es horizontal.

Hace poco, Pablo Iglesias hizo unas declaraciones duras que ofendieron a muchos votantes de Izquierda Unida. Luego se disculpó por las formas y matizó el fondo. ¿Qué le parecieron?

Las declaraciones de Pablo Iglesias demostraron su enfado hacia que IU apoye la unidad popular. Sabe perfectamente que eso le crea contradicciones. A Podemos le encantaría que Izquierda Unida siguiera refugiada en su trinchera y no apoyara estos procesos, porque sería una manera de ser el único interlocutor del cambio. Ahora lo ponemos en una contradicción porque apostamos por la convergencia, porque hemos solucionado por problemas de Madrid, porque hemos apostado por un candidato como Alberto Garzón, joven y reconocido y que todo el mundo entiende que es una de las caras visibles de la convergencia, de la nueva manera de entender la política... Y todo eso a Pablo Iglesias le molesta, y con sus declaraciones intentaba incendiar Izquierda Unidad. Pero en Izquierda Unida somos maduros, no tenemos que responder a eso. Entendemos que fueron unas declaraciones desafortunadas, pero no por IU, sino por los millones de españoles que han luchado, y muchos de ellos han muerto, por defender una sociedad más justa, por defender unas banderas que tienen el valor del símbolo y de la lucha que representan. Yo sé que las bases de Podemos no están de acuerdo con eso, que las bases quieren la unidad popular, y que Podemos tiene un problema de representación de minorías en sus órganos de dirección. Eso tendrán que solucionarlo y buscarán sus métodos. No creo que la mayoría de la gente de Podemos acepte sin más lo que decida la dirección de Madrid sin más debate. Al final la dirección de Podemos en Madrid, que son gente muy formada y muy inteligente, y que sabe mucho de política, dará un paso y aceptará.

Adelantándonos mucho, ¿qué modelo prefiere para configurar la candidatura? ¿Primarias o lista de consenso?

La construcción de ese sujeto de unidad popular no puede llevar ya de entrada un modelo... El modelo se irá construyendo. No sé cómo se harán esas candidaturas, si con primarias o consenso, porque habrá que decidirlo entre todos los que defendemos el bien común y el cambio de sistema. De todos modos, opino que las primarias son importantes y creo en la inteligencia colectiva. Creo que siempre es mejor que la gente decida, aunque el resultado no sea perfecto, a que haya una reunión de consenso en una mesa-camilla. En este proceso no caben acuerdos entre partidos. No caben procesos poco transparentes. Las primarias son la mejor fórmula, haciéndolas muy participativas, muy transparentes... Luego se puede discutir si se hacen con listas o sin listas, pero lo que tengo claro es que no puede ser un acuerdo de partidos. Tiene que ser transparente y asambleario. Las primarias no son la panacea, pero lo más importante es la transparencia.

El tiempo no corre, vuela. ¿Cómo influirá ese factor?

Hay poco tiempo, sí, pero sobre eso tengo una opinión muy personal. Estamos en un momento de urgencia política. El tiempo ha cambiado. Marcas poco conocidas fueron capaces de venderse en las municipales de manera muy rápida, porque la gente está muy movilizada. La urgencia la tenemos que ver como algo a favor. ¿Qué pasaría si tuviéramos cinco años por delante? Pues que a lo mejor nos tiraríamos cuatro años y medio discutiendo sobre clases sociales y hegemonía. Tenemos una urgencia. Hay que llegar a un acuerdo de mínimos, y ese tiempo escaso puede ayudar a que se den consensos que no se habrían dado si tuviéramos años por delante. Las redes sociales y la comunicación han hecho que cambien los tiempos, y crear una marca y darla a conocer ya no es tan difícil. Lo que es más difícil es cambiar las cosas, y no podremos hacerlo en cuatro años, pero ahora tenemos la ventana de oportunidad para empezar a hacerlo.

Se le ve con muchas ganas, a pesar de lo que sucedió con la confluencia en Murcia...

En Murcia tenemos un problema. Hemos sido quizá la comunidad que más ha trabajado la confluencia y la unidad popular, y tanto trabajo ha creado muchos problemas. Hemos quemado todos los cauces, pero yo soy optimista porque creo que la realidad se impone siempre. La realidad objetiva está ahí. En esta Región es muy difícil llegar a un 10%, es difícil llegar a un diputado con un partido solo, pero es posible que si vamos juntos podamos sacar tres o cuatro. En esa dinámica, los agentes sociales están ahí. Tenemos que volver a sentarnos, hacer borrón y cuenta nueva de las cosas malas, pero también hay muchas cosas buenas. Espero que en la Región de Murcia seamos un símbolo de esa unidad.

¿El nombre de ese nuevo espacio puede ser 'Ahora en Común'? Y otro asunto muy repetido en el pasado: ¿Con qué forma jurídica?

No es una cuestión de nombres, y a mí no me importaría que la marca fuera 'Podemos y algo más'. Lo importante es que lo construya la ciudadanía. Aquí nadie se va a disolver, ni colectivos sociales ni partidos políticos, y nadie debe capitalizarlo. Todos debemos tener nuestros espacios de autonomía, pero debe ser algo nuevo. Y lo que hemos aprendido con este proceso es que la forma jurídica no es lo prioritario.

Parecía que lo era.

Ese fue uno de los problemas, quizá. La forma jurídica no es lo importante, lo importante es el funcionamiento político. Ahora vamos a iniciar una ronda informal de contactos con colectivos y asociaciones, con otros partidos y sensibilidades, para construir un nuevo proyecto. La idea es que Izquierda Unida no capitanee esto. Lo debe liderar la gente que pueda mediar entre los espacios políticos.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha