Abren diligencias previas a López Miras y a un alto cargo de Salud por supuesto cohecho en favor de García Egea

El secretario general del PP, Teodoro García Egea, y el presidente de Murcia, Fernando López MIras, en la Asamblea de Murcia.

elDiariomurcia


2

El Juzgado de Instrucción número 7 de Murcia ha abierto diligencias previas para aclarar si el presidente regional, Fernando López Miras, y el secretario general de la Consejería de Salud, Andrés Torrente, cometieron un delito de cohecho por un supuesto trato de favor hacia el secretario general del PP, Teodoro García Egea. El pasado mes de junio Podemos e Izquierda Unida denunciaron este hecho tras las filtraciones de unas fotografías del Whatsapp de López Miras.

El juez de instrucción, el magistrado José Fernández Ayuso, ha solicitado el pasado 2 de diciembre al Ministerio Fiscal que informe “acerca de la viabilidad jurídica” de la denuncia interpuesta, “con carácter previo a decidir acerca de si se dirige formalmente o no el procedimiento contra los denunciados”.

Desde la formación morada subrayan que “ninguno de los implicados ha negado los hechos, sino que se han dedicado a intimidar a los medios que hablan de este caso”, un ataque a la libertad de prensa que, en opinión de Sánchez Serna, supone “una prueba más de que el PP ha traspasado en esta legislatura todas las líneas rojas”.

El coordinador de Podemos en la Región de Murcia y diputado en el Congreso, Javier Sánchez Serna ha valorado duramente este nuevo escándalo: “No es la primera vez que juegan con las vidas de la gente. Las vacunas vip a altos cargos en enero ya demostraron lo mucho que piensan en sí mismos y lo poco que les importan las vidas del resto. Este escándalo es otra prueba más. Cuando un político favorece a un familiar para saltarse la lista de espera aprovechándose de su cargo, lo hace en detrimento de otro paciente”.

Desde Izquierda Unida, el secretario regional de la organización, Jose Luis Álvarez-Castellanos, manifiesta "mucha satisfacción, un hecho tan grave y evidente como el que denunciamos no puede pasar desaparecido".

Álvarez-Castellanos ha subrayado además que “estos chanchullos tienen consecuencias fatales”, en referencia a la denuncia presentada por dos médicos del Hospital de la Arrixaca por la manipulación de las listas de espera en cardiología, una manipulación que los denunciantes consideran detrás de al menos 30 muertes de pacientes en listas de espera. “Murcia tiene que dejar de ser el cortijo del PP”, concluyen desde Izquierda Unida. 

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats